Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

domingo, 18 de mayo de 2014

Qué le pongo al bebé...

¿Y qué le pongo al bebé?
En estos días de primavera veraniega que tenemos, muchas madres de recién nacidos o niños de pocos meses, me hacen esta pregunta.
Parece ser que lo que yo llamo “pautas de las abuelas”, sigue teniendo mucha difusión en nuestra cultura. La idea de que los niños no pueden tener los pies desnudos, “porque se enfrían”, o que hay que cubrirles la cabeza aunque estemos a cuarenta grados, por lo mismo. Sé que incluso se recomiendan manoplas “para que no se arañen", sin caer en la cuenta de que en estos días podemos estar a 25 o 30 grados centígrados.

Realmente, lo único que necesita un bebé para regular la temperatura, es estar lo más desnudito posible, encima de una madre/padre que esté también lo más desnudo posible. Esto es así en cualquier época del año, y en cualquier situación (podemos ver los estudios de Nils Bergman en niños prematuros, claramente el piel con piel es lo que mejor equilibra la temperatura del bebé). Pero en verano es especialmente cierto. El piel con piel, el acceso fácil y rápido al pecho (en verano los bebés maman cada muy poco tiempo, ya que necesitan hidratarse), el porteo, son estrategias para conseguir que nuestros bebés mantengan una temperatura ideal, sin importar la temperatura del exterior.
Por alguna razón se supone que los niños necesitan más calor que los adultos. Y esto no es cierto. La temperatura ideal para los bebés está entre los 18 y los 22 grados centígrados. 
He estado en casas en las que habían puesto la calefacción a 24 grados “para que el bebé no se enfríe”. Y en verano, bajaban la temperatura por debajo de los 17 grados, “para que no se deshidrate con el sudor”… claro, luego le ponían calcetines porque se le quedaban los pies fríos…

El mito de los pies fríos:
“Tiene frío, mira cómo están los pies, claro, esa moda de llevarlos sin calcetines”… Veamos: Los bebés tienen más frías las partes acras que el centro del cuerpo… ¡¡igual que nosotros!! Lo que pasa es que para los bebés es especialmente importante que manos y pies estén más frescos, ya que su “termostato interno”, el que tenemos en el cerebro, aún no está todo lo maduro que debería. Para mantener una temperatura entre 36 y 37 grados, sobre todo cuando hace mucho calor fuera, necesita que los pies y las manos no estén tapados, y le sirvan para “enfriarse”. Muchas mamás han acudido asustadas al centro de salud en verano porque su bebé de dos semanas tenía 37,5ºC… Temperatura que ha bajado sin problemas al quitarle al bebé el arrullo, los calcetines y el gorrito de lana que le había puesto, con todo su amor, la abuela temerosa de que el nieto “se le enfriara”.

Vale, y ¿¿¿entonces qué le pongo???

Pues si lo vas a tener pegadito a ti, lo ideal cuando en el exterior la temperatura supera los 20 grados, es dejarlo sólo con el pañal. Y si lo vas a dejar en la cuna, o vas a salir de paseo sin portearlo, ponerle la misma cantidad de ropa que llevas tú (si llevas camiseta y pantalones cortos, ponle un body de manga corta, por ejemplo). Puedes llevar una sabanita ligera para taparlo si se queja de frío.
En cuanto al invierno, si la temperatura baja de 17 grados, lo ideal es poner al bebé la misma ropa que llevemos nosotros (igual que en verano), pero llevar una mantita o algo para cubrirlo si lo llevamos en carrito (no lo necesitará si va porteado y pegado a nuestro cuerpo).
No te preocupes, tanto si tiene calor como si tiene frío, va a protestar, y va a pedir lo que necesite. Pero insisto en que muchas veces en verano la queja será por calor, no por frío, y el malestar se les va a aliviar al desnudarlos, soplarles un poquito, e incluso  podemos ponernos un poco el ventilador. Desaconsejo el aire acondicionado tanto para niños como para adultos… pero a veces es la única manera de dormir (y más en Madrid). Si tenéis que usar el aire acondicionado, aseguraros de tener a vuestros niños cerca para detectar si se quedan excesivamente fríos (si tenemos un bebé y ponemos el aire acondicionado, lo ideal es que duerma en nuestra cama, o que apaguemos el aire en cuanto lo dejemos en la cuna).

¡Espero que estas pautas os sirvan para afrontar un verano que promete ser caluroso!

1 comentario:

  1. Tengo mellizos de 6 meses. Vivimos en madrid y lo cierto es que ya hace frio. Pero cuando se ven sin calcetines les encanta tocar se y cogerse los pies. Mi pregunta sería si dentro de casa (tengo la calefacción bajita) podrían estar sin calcetines. Yo siempre estoy descalza y sin calcetines pero las abuelas me tienen frita! Gracias!

    ResponderEliminar