Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

martes, 19 de marzo de 2013

Razones médicas para utilizar sucedáneos de leche

Como siempre, gracias a la sabiduría y buen hacer de Carmela Baeza, que me lleva a páginas tan interesantes como ésta:

http://whqlibdoc.who.int/hq/2009/WHO_FCH_CAH_09.01_spa.pdf

Os pongo las principales recomendaciones: 


AFECCIONES INFANTILES 
Lactantes que no deben recibir leche materna ni otra leche excepto fórmula 
especializada 
- Lactantes con galactosemia clásica: se necesita una fórmula especial libre de galactosa. 
- Lactantes con enfermedad de orina en jarabe de arce: se necesita una fórmula especial libre 
de leucina, isoleucina y valina. 
- Lactantes con fenilcetonuria: se requiere una fórmula especial libre de fenilalanina (se 
permite algo de lactancia materna, con monitorización cuidadosa). 

Recién nacidos para quienes la leche materna es la mejor opción de 
alimentación, pero que pueden necesitar otros alimentos por un periodo 
limitado además de leche materna 
- Lactantes nacidos con peso menor a 1500 g (muy bajo peso al nacer). 
- Lactantes nacidos con menos de 32 semanas de gestación (muy prematuros). 
- Recién nacidos con riesgo de hipoglicemia debido a una alteración en la adaptación 
metabólica, o incremento de la demanda de la glucosa, en particular aquellos que son 
prematuros, pequeños para la edad gestacional o que han experimentado estrés significativo 
intraparto con hipoxia o isquemia, aquellos que están enfermos y aquellos cuyas madres son 
diabéticas (5) si la glicemia no responde a lactancia materna óptima o alimentación con 
leche materna. 

AFECCIONES MATERNAS 
Las madres afectadas por alguna de las condiciones mencionadas abajo deberían recibir 
tratamiento de acuerdo a guías estándar. 
Afecciones maternas que podrían justificar que se evite la lactancia 
permanentemente 
- Infección por VIH1 : si la alimentación de sustitución es aceptable, factible, asequible, 
sostenible y segura (AFASS) (6). 

 La opción más apropiada de alimentación infantil para una madre infectada con el VIH depende de las circunstancias individuales de ella y su bebé, incluyendo su condición de salud, pero se debe considerar los servicios de salud disponibles y la consejería y apoyo que pueda recibir. Se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida a menos que la alimentación de sustitución sea AFASS. Cuando la alimentación de sustitución es AFASS, debe evitar todo tipo de lactancia materna. La madre 
infectada con el VIH debe evitar la lactancia mixta (es decir lactancia además de otros alimentos, líquidos o fórmula) en los primeros 6 meses de vida. 


Afecciones maternas que podrían justificar que se evite la lactancia 
temporalmente 
- Enfermedad grave que hace que la madre no pueda cuidar a su bebé, por ejemplo 
septicemia. 
- Herpes simplex Tipo I (HSV-1): se debe evitar contacto directo entre las lesiones en el 
pecho materno y la boca del bebé hasta que toda lesión activa se haya resuelto. 
Medicación materna: 
– los medicamentos psicoterapéuticos sedativos, antiepilépticos, opioides y sus 
combinaciones pueden causar efectos colaterales tales como mareo y depresión 
respiratoria, por lo que deben evitarse o buscar las alternativas más seguras disponibles (7); 
- es recomendable evitar el uso de iodo radioactivo-131 debido a que están disponibles 
opciones más seguras - la madre puede reiniciar la lactancia pasados dos meses de 
haber recibido esta sustancia; 
- el uso excesivo de yodo o yodóforos tópicos (yodo-povidone), especialmente en heridas 
abiertas o membranas mucosas, puede resultar en supresión tiroidea o anormalidades 
electrolíticas en el bebé amamantado y deberían ser evitados; 
- la quimioterapia citotóxica requiere que la madre suspenda el amamantamiento durante 
la terapia. 

Afecciones maternas durante las cuales puede continuar la lactancia, 
aunque representan problemas de salud preocupantes 
- Absceso mamario: el amamantamiento debería continuar con el lado no afectado; el 
amamantamiento con el pecho afectado puede reiniciarse una vez se ha iniciado el 
tratamiento (8).  Ésto es controvertido, de hecho si el niño acepta el pecho, se le podría amamantar a menos que el dolor sea muy intenso, incluso si no se ha iniciado el tratamiento. Lo ideal es utilizar el sacaleches para evitar la ingurgitación del pecho con el absceso.

- Hepatitis B: los lactantes deben recibir la vacuna de la hepatitis B, en las primeras 48 horas 
o apenas sea posible después (9). 
- Hepatitis C. 
- Mastitis: si la lactancia es muy dolorosa, debe extraerse la leche para evitar que progrese la 
afección (8). De nuevo, controvertido, realmente el mejor tratamiento para la mastitis es precisamente que el bebé vacíe el pecho.

- Tuberculosis: el manejo de la madre y el bebé debe hacerse de acuerdo a las normas 
nacionales de tuberculosis (10). 

Uso de sustancias(11): 

 – se ha demostrado que el uso materno de nicotina, alcohol, éxtasis, anfetaminas, cocaína 
y estimulantes relacionados tiene un efecto dañino en los bebés amamantados; 

Las madres que eligen no suspender el uso de estas sustancias o no pueden hacerlo, deberían buscar consejo individual sobre los riesgos y beneficios de la lactancia dependiendo de sus circunstancias individuales. Para las madres que utilizan estas sustancias por 
periodos cortos se debe considerar la suspensión temporal de la lactancia materna durante el tiempo que usen dichas sustancias. – el alcohol, los opioides, las benzodiacepinas y el cannabis pueden causar sedación tanto en la madre como en el bebé. 
Se debe motivar a las madres a no utilizar estas substancias y darles oportunidades y apoyo para abstenerse.

¡Espero que os haya resultado útil!! Un abrazo.

3 comentarios:

  1. Gracias por la síntesis Teresa, de mucha utilidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por el resumen y por el enlace al documento oficial.
    Un saludo.

    ResponderEliminar