Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

jueves, 21 de marzo de 2013

Censura a las madres


Artículo de Ibone Olza. Yo he leído el libro y me parece imprescindible, especialmente para los profesionales. Lo tengo en pdf, os lo mando a quienes os interese. Un abrazo!!


Censura a las madres

librocensuradoministerioEl año pasado desde el Observatorio de Salud de las Mujeres, del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, nos pidieron a varias profesionales colaboración para escribir un libro que completara las publicaciones de la Estrategia de Atención al Parto Normal. En concreto se nos pidió que plasmáramos conocimientos y experiencias que hemos compartido en diversos talleres formativos de la estrategia y que habían despertado gran interés entre los profesionales de la atención del parto y las asociaciones de usuarias. Esa petición dio lugar a una obra colectiva:Maternidad y Salud: Ciencia, Conciencia y Experiencia. Las autoras y los autores: pediatras, socióloga, obstetra, bióloga, madres, padres, yo misma.  Todo este trabajo realizado de forma absolutamente gratuita, sin recibir ningún tipo de remuneración.
La obra iba a presentarse en la Jornada de Buenas Prácticas  del 20 de febrero pasado, tal y cómo se puede comprobar en este programa (PROGRAMA JORNADA BUENAS PRACTICAS). Sin embargo, cinco días antes a las autoras y colaboradores de la obra se nos comunicó que esta no se iba a presentar en dicha jornada por “razones de agenda”. Ese mismo día, 15 de febrero, la obra fue retirada de la web ministerial donde había sido publicada. Al parecer alguna persona dentro del propio ministerio leyó la obra tras su publicación y decidió ordenar la retirada. En la Jornada de Buenas Prácticas del día 20 de febrero no se hizo mención a la obra y además se suprimió el espacio previsto para el debate y preguntas del público. Las autoras hemos escrito una carta pidiendo explicaciones hace varias semanas, carta que sigue sin respuesta.
La obra ha sido censurada. Algo absurdo en los tiempos que corren, desde luego, cuando la obra ya ha cobrado vida propia y circula por infinidad de foros, blogs y páginas webs. Probablemente su retirada motive un mayor interés por parte de un público amplio e internacional, como corroboran los mensajes que estamos recibiendo de felicitación desde diversos países de habla hispana.
Estas líneas de mi amiga Stella Villarmea reflejan muy bien mi sentir:
A mí lo que más me impactó cuando supe que se había cambiado la agenda del día y retirado el libro de la web fue que alguien en un puesto de poder (“Directora de…”, por ejemplo) creyera que podía tomar esa decisión simplemente porque era ella la que la tomaba. Algo del estilo: “como soy jefa, mando, hago y deshago a mi voluntad”. Y que probablemente no se diera cuenta siquiera que era un procedimiento inaceptable. Desde el primer momento me pareció un ejemplo más del conjunto de comportamientos que se extienden a velocidad de vértigo: totalitarismo (intervención en todos los órdenes de la vida social) + censura (prohibición de una publicación por un gestor/a de un organismo público) = corrupción (utilización de una institución para provecho propio: el “provecho propio” no ha de entenderse solo en lo económico sino también, por supuesto, referido a la promoción de las propias ideas, creencias, etc.)
RAE: corrupción. (Del lat. corruptio, -onis). 4. f. Der. En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores.
Que los gestores se salten a la ligera los protocolos institucionales y las prácticas de la vida pública hace que como sociedad nos vayamos sintiendo cada vez más vulnerables. Yo quiero recuperar espacios para la ciudadanía el buen saber y el buen hacer.
Conforme avanzan los días comprendo que no es casual que se haya censurado una obra colectiva que incluía vívidos testimonios de madres y padres hablando de sus experiencias en torno a la maternidad, paternidad y crianza. Para muchos y muchas escuchar a las madres resulta desestabilizador. Me vienen a la memoria tantas ocasiones en las que al compartir en distintas charlas y cursos en hospitales testimonios de madres traumatizadas por sus partos se me tachó de “exagerada”, “radical”, “fanática” etc…Me cansa tener que ir siempre pensando en no ofender al exponer el sentir de las madres mientras veo aginesaurios decir barbaridades a diario y quedarse tan anchos, a ellos nadie les tacha de radicales.
Desde aquí mi defensa de la obra colectiva, que podéis descargar aquí mismo y cuya lectura recomiendo. Os dejo con algunos párrafos de la misma que me han parecido magistrales.
El maridaje entre el patriarcado y el capitalismo ha resultado de enor­me eficiencia para la acumulación de poder y beneficios privados por parte  de una minoría de la población mundial, hasta llegar a los síntomas de satu­ración mórbida del actual modelo reproductivo de criaturas, bienes y servi­cios, como consecuencia de haber interferido sistemáticamente los inmemo­riales ciclos de auto-regulación ecológica del planeta, y haber devastado pro­gresivamente la vida de cada vez más especies –entre ellas la humana- así  como la regeneración, disponibilidad y reserva de los recursos energéticos 
Comprender la evolución de la maternidad en la sociedad española desde las experiencias de las mujeres, requiere contextualizar la evolución de los discursos normativos dominantes y emergentes existentes al respecto, y eva­luar el lugar que las vivencias de las madres actuales  ocupan en ellos a par­tir de las posibles formas de articulación narrativa que han podido lograr o fracasar como estrategias de empoderamiento personal y colectivo.
Las mujeres continúan pagando un desproporcionado e inequitativo peaje sea cual sea la opción que adopten con respecto a la maternidad en un momento u otro de sus vidas, ya sea distanciándose (desmadres),  ya sea acercándose (enmadres) o hermanándose (comadres)  más de lo debido según los cánones patriarcales y capitalistas de los tiempos modernos, pues son hijas de un crimen-secuestro histórico, material y simbólico, que persis­te: el matricidio o la negación de la autoridad creadora de las madres (Sau, 2004) y del reconocimiento de su trabajo de cuidados cotidianos. Una autoridad truncada y trucada en los anales escritos de las ciencias por un modelo científico segregado, precisamente porque las madres traba­jadoras don el testimonio más tangible de la necesidad de cuidar del víncu­ lo indivisible entre individuo, naturaleza, sociedad y cultura.
Isabel Aler, en  Sociología de la maternidad en España. Alba, C.; Aler I, Olza I. .  Maternidad y Salud: ciencia, conciencia y experiencia. Edita Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 2012. NIPO en línea: 680-12-110-X

Las conclusiones ante el sentir de las madres, por parte de los profesionales, requieren un trabajo de aceptación profunda, para reconocer que las prácticas que se han estado realizando a lo largo de los años, con la mejor de las intenciones, eran malas prácticas, pero así las aprendieron en las universidades y en la práctica diaria.
Maria Jesús Blázquez en Experiencias propias vividas y narradas.  Alba, C.; Aler I, Olza I. .  Maternidad y Salud: ciencia, conciencia y experiencia. Edita Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 2012. NIPO en línea: 680-12-110-X
Al llegar con la matrona del turno siguiente me sentí muy mal porque le dijo a mi marido que eso de pedir parto a la carta era una moda que no tenía ningún criterio científico y que si seguía sin avanzar en la dilatación me practicarían una cesárea y así fue finalmente. Me sentí muy mal, derrotada, entre personas extrañas, una de ellas dijo, ya ves cómo terminan las modas de parto natural, si es que os lían con tonterías, eso me dejó absolutamente rota, estaba deseando que todo terminara cuanto antes, hubo momentos que ni pensaba en mi bebé, solo quería marcharme de allí, sentí rabia y vergüenza. Sólo vi a mi hija durante un instante cuando nació, desde lejos, antes de que se la llevaran y le grité frases cariñosas hasta que las miradas extrañadas me cohibieron y callé. No me dejaron tocarla, nadie me informó sobre qué pasaba y por qué nos separaban. Me trasladaron durante 4 horas a otra planta….
Unos años después en el mismo hospital, nadie se burló de mi decisión de presentar un plan de parto, incluso sentimos que estaban contentas las personas que nos atendieron y me dijeron que iban a darme todo su apoyo para que mi bebé naciera mediante parto vaginal.
Susana Poza. En Experiencias propias vividas y narradas.  Alba, C.; Aler I, Olza I. .  Maternidad y Salud: ciencia, conciencia y experiencia. Edita Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 2012. NIPO en línea: 680-12-110-X
Ser padre es una experiencia nueva y enriquecedora, de una inusitada vitalidad, emocionante y perdurable, privilegiada y enamorada, que pugna contra lo viejo, lo grotesco, lo blando, lo patético y putrefacto. Los putrefactos son exactamente eso: lo arcaico e inactual, lo conservador y tradicional, lo tópico y lo retórico, lo sentimental y lo cursi. Nunca me he sentido tan cerca de mí como jugando con mi niña o abrazándola cuando solo quiere estar son su padre. Ser padre de una hija es un destino, algo que nos interpela y nos obliga muy por encima de la vida corriente y de la gran rutina.
Carlos Clavo Nieto.  En Experiencias propias vividas y narradas.  Alba, C.; Aler I, Olza I. .  Maternidad y Salud: ciencia, conciencia y experiencia. Edita Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 2012. NIPO en línea: 680-12-110-X

No hay comentarios:

Publicar un comentario