Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

miércoles, 21 de noviembre de 2012

La sanidad no se vende, se defiende

Alguna que otra vez he dejado caer mis opiniones sobre la privatización. Por una vez voy a escribir una entrada puramente "política". Porque es necesario que se sepa:
NINGÚN SISTEMA DE SALUD PRIVADO ES MEJOR QUE UNO PÚBLICO.
Nunca, ninguno, en ninguna circunstancia. Lo que se está haciendo en la Comunidad de Madrid es vergonzoso, se mire por donde se mire. Se está vendiendo la posibilidad de tener una población sana, sin diferencias de sexo, raza, religión o situación económica. Se está vendiendo una sanidad universal. Y no estamos haciendo lo suficiente para defenderla. Muchos sabéis de mi situación, llevo más de 2 años en la misma consulta, pero con contratos de meses (uno, hasta de 15 días), sobreviviendo a la incertidumbre. Intento que no se note, intento que ni los niños, ni vosotros, sus padres y madres, lo notéis. Porque estoy cansada de pelear. Estoy cansada de hacer huelgas que no llevan a ninguna parte (pero algo habrá que hacer, ya que sólo tengo el derecho al "pataleo",¡¡ pues lo ejerzo!!). Estoy cansada de no saber si en enero seguiré con vosotros o no. Porque en la gerencia me dicen que no me preocupe, que los pacientes "ni son míos ni son de nadie" (parece que es su "mantra", nos lo dicen a todos, me sorprendió leer hace unos día a Ibone Olza y encontrar prácticamente las mismas palabras)... Pero resulta que yo no puedo trabajar así. No sé hacerlo. 
Soy médico de familia, me educaron para hacer el seguimiento de mis pacientes, para trabajar con la PERSONA,  en mayúsculas, pues no otra cosa es el enfermo, no otra cosa es el niño. Me educaron para prevenir enfermedades y me contaron que la vacunación era fundamental para esa prevención... pero resulta que en lo primero que recortan es en vacunas. Me educaron en salud comunitaria, me contaron que era mejor detectar la enfermedad en sus inicios, sobre todo las enfermedades infecciosas... y deciden dejar fuera de la sanidad a los inmigrantes sin papeles, el colectivo con más riesgo de contraer (y propagar) enfermedades infecciosas. Y ahora me ponen cada día "Españoles por el mundo"... Va a ser eso... me educaron así para que pudiera ser médico en Inglaterra, o en Francia... porque está claro que en España ya no apostamos por el Sistema Nacional de Salud. Qué triste. 
Y a pesar de todo, mientras siga contratada, seguiré recibiéndoos con una sonrisa, seguiré mirando a vuestros niños con respeto y a vosotros con cariño... porque, diga lo que diga la gerencia, sois mis pacientes, y lo seguiréis siendo hasta que me echen. Un abrazo, ¡¡y gracias por leer este desahogo!!

4 comentarios:

  1. Ánimo, sigue luchando por favor. Esto va cuesta abajo y sin frenos, pero como tú dices, yo no pienso dejar de quejarme con cada hostia que me den. Yo quiero más médicas como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bichilla, somos muchos más de los que parecemos!! Os dejo colgado aquí el enlace al documental 6 minutos, que me encanta porque representa todo lo que yo deseo ser como médico. Disfrutadlo!!
      http://www.seisminutos.com/

      Eliminar
  2. Verdaderamente esta situación deja sin palabras...pero seguro que no nos dejará sin actos, porque algo haremos,seguro..

    Mil gracias, porque a pesar de todo tú estás ahí dándolo todo por nuestros niños y no solo por ellos, sino también por las mamás que a veces necesitamos de atención, cariño y unas palabras amables que tú nunca dudas en proporcionarnos.

    Gracias por tu profesionalidad y por tu forma de ser.

    Eres NUESTRA pediatra, NUESTRA Teresa...


    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, que me emociono y tó!! Mil gracias, de vez en cuando se necesita una palabra de ánimo, y afortunadamente mis pacientes y sus mamás nunca me falláis. Ojalá consigamos algo, por ahora a seguir protestando, ¡viva la marea blanca!!

      Eliminar