Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

jueves, 2 de agosto de 2012

¿Y si no puedo dar el pecho?

Insistimos mucho en que la lactancia materna es fundamental para el niño y para la madre. Y lo es. Pero cuando no se puede, o realmente la madre no lo desea, el acompañamiento cálido y amoroso de esa madre y ese niño se hace, si cabe, más necesario. 

Mi admirada Ibone Olza lo ha expresado de una bellísima manera en su blog (lo tenéis aquí al lado, en mi lista de blogs). Cuando a un niño le falta la leche materna, hay que asegurarse de que tenga TODO LO DEMÁS. Cariño, brazos, mimos, colecho, porteo... Si la madre desea que chupe del pezón, y el niño se engancha,aunque no tenga leche, es aconsejable que lo haga, calma más que el chupete y es más ergonómico (y encima, no se cae al suelo!!). 

La creación del vínculo depende de lo atenta que esté la madre a las señales de su hijo, y la lactancia artificial debería ser a demanda, igual que la materna, atendiendo a cuándo el niño reclama comida más que al reloj. Lo ideal es que el biberón lo dé sólo la madre o la madre y el padre, en todo caso no más de 4-5 personas distintas, para favorecer la vinculación.

¿Y qué leche es mejor? Pues no tengo ningún artículo científico verdaderamente independiente que me haya demostrado que una sea mejor que otra. Como Carlos González, yo recomiendo ir cambiando de leches para que el niño pruebe distintos sabores (la leche materna sabe diferente cada día), y quedarnos con la que más le guste y mejor le siente, independientemente del precio. 

¿Y qué biberón es mejor? Pues aunque el calma de Medela y el "anticólicos" parecen disminuir la cantidad de gases que tiene el niño... pasa un poco como con las leches, el mejor bibe es el que acepta el niño, ni más ni menos.
Aconsejo usar el biberón exclusivamente para agua y leche, el zumo y líquidos azucarados deberían darse en vasito, y los cereales deberían comerse con cuchara. 
Sí, ya lo sé, con cuchara el niño come menos... ¿de verdad es importante que coma más cantidad? NO, no lo es, no hay una "cantidad adecuada" de cereales igual que no hay una "cantidad adecuada" de leche. Las cantidades que ponen en los botes de leche son cantidades que yo sólo he visto comerse a un niño de mi consulta, todos los demás invariablemente comían menos. Desengáñese, los fabricantes de leche QUIEREN VENDER LECHE. Ni ellos ni yo sabemos cuándo un niño tiene hambre ni cuánta cantidad tiene que comer en cada toma... eso sólo lo sabe el niño. Déjese guiar por él/ella y evitará muchos problemas.

¡Espero que estas recomendaciones os sean útiles! Un saludo.

6 comentarios:

  1. Hola, Teresa, aunque yo doy el pecho me gusta que es escribas este post dedicado a las mamis que no dan pecho. creo que uno de los grandes beneficios de la leche materna es la obligada presencia de la madre.
    Una cosilla...has hablado aquí del led weaning.
    Yo lo hago con mis melléis y estoy contenta, pero la presión existe...la gente o cree que pasan hambre o que m estoy arriesgando a un atragantamiento...gracias!

    ResponderEliminar
  2. Digo lo de la presencia materna dado que hablas de lo que hay que compensar si no se da pecho y lo de que no haya más de cuatro personas diferentes para dárselo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, Eva, la necesidad de presencia materna es clara para el bebé, sea la lactancia materna o artificial, ningún niño puede vincularse a más de 4-5 personas a la vez, lo ideal sería que al principio sólo se vinculara con dos, mamá y papá.
      Con respecto al led-weaning:
      a) Cuando un niño tiene hambre, come, si no la tiene, pues no come. PUNTO. Da igual que la comida esté entera o triturada, o que le bailes un vals mientras la come. De hecho la comida entera es más nutritiva que la triturada, pierde menos vitaminas y proteínas, y por eso comen menos que con la triturada.

      b) El atragantamiento con un sólido (trozo de pollo) se soluciona fácilmente con las maniobras de Heimlich para bebés o simplemente animando al niño a toser (hace un tiempo publiqué un post explicando qué hacer ante un atragantamiento). Si el niño se atraganta con un puré clarito, partículas del puré pueden ser aspiradas y provocarle una neumonía, por ejemplo. Vamos, que el riesgo de atragantamiento existe siempre, en niños y en adultos, y que los purés no evitan el riesgo, te digan lo que te digan.

      Para que tengas argumentos para los "opinólogos" profesionales... (qué manía tiene la gente de meterse en lo que no les importa, caramba!!!). Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Gracias, Teresa...aunque suene infantil, hoy mi madre, me ha dicho...quiero que sepas que estoy en contra de que los alimentes así...y me han entrado las dudas, aggggg! En fin....les daré argumentos,mmil gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me suena nada infantil. Me da muchísima pena que no puedas contar con tu madre en una decisión tan importante como la alimentación de tus hijos, ¡qué triste! Espero que el darte argumentos te ayude a reafirmarte en tu decisión. PORQUE EL CÓMO ALIMENTES A TUS HIJOS ES TU DECISIÓN y nadie debería meterse donde no le llaman. Como agente de salud, yo sólo velo porque el alimento sea nutritivo y saludable, el tipo de alimento es potestad de los padres del niño Y DE NADIE MÁS. Todos los nutricionistas que conozco, pediatras como Carlos González, logopedas... están de acuerdo en que lo ideal es que los niños vayan destetándose progresivamente con los mismos alimentos que tomamos los adultos: Por mil razones, como te decía, son más nutritivos enteros que en puré, mantienen más tiempo la lactancia materna, que les protege de enfermedades, se evita la obesidad, mejora la formación de la mandíbula y la lengua, más adelante, cuando hablan, tienen menos problemas de pronunciación (por eso la mayoría de los logopedas también abogan por el led-weaning). ¡Es que todo son ventajas, caramba!! Mucho ánimo y un abrazo muy fuerte. Le puedes decir a tu madre que le eche un vistazo a mi blog, a ver si se convence.

      Eliminar
  4. Hola Teresa,

    Yo no pude dar el pecho por motivos de salud, así que me pasé a la leche artificial. La verdad es que siempre hay muchas opiniones y críticas al respecto pero yo ni caso, no me siento peor madre por no dar el pecho, es más, siempre le busco los mejores productos, me leo todas las etiquetas y confio en profesionales como Ordesa. Me preocupo por su alimentación como la que más y si la veo sana y feliz para mi eso ya lo es todo.

    Un abrazo,
    María

    ResponderEliminar