Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

martes, 29 de mayo de 2012

Paternidad y maternidad pasiva

Los que me conocéis, sabéis que no me llevo demasiado bien con las nuevas tecnologías. Siempre recomiendo que los padres y madres jueguen con sus niños, que dejen los ordenadores, Tablets y móviles para cuando los peques crezcan, y que limiten la televisión a no más de 1 hora diaria (preferiblemente evitándola en los menores de 3 años). Os copio un artículo de El Mundo sobre estos temas, y los riesgos del exceso de "pantallas" en los peques de la casa. Un saludo!!

 
PSIQUIATRÍA INFANTIL | Adicciones

¡Sobredosis de pantallas!

Dos niños atentos a las noticias de la televisión. | E. LobatoDos niños atentos a las noticias de la televisión. | E. Lobato
  • El psicólogo Alic Sigman lanza la voz de la alarma por la adicción tecnológica
  • Los niños británicos pasan una media de seis horas al día ante una pantalla
  • Arremete contra la "paternidad pasiva" ante la intrusión mediática en las casas
Sacar la televisión y las videoconsolas fuera de los dormitorios. No exponer a un niño a una pantalla hasta los tres años. Fijar un tiempo máximo de una hora y media al día. No usar el iPad o el Blackberry delante de los niños... Son algunas de las recomendaciones drásticas del psicólogo Alic Sigman, que ha aprovechado su paso por la Conferencia de Pediatría y Salud Infantil en Glasgow para lanzar una campaña contra la "paternidad pasiva", ante la intrusión mediática que ha convertido los hogares en una sucesión interrumpida de pantallas.
"La tecnología debe ser una herramienta, no un peso para las familias ni un riesgo para la salud", ha advertido Sigman, que asegura que existe un vínculo muy directo entre el sedentarismo tecnológico y el aumento de obesidad infantil, la diabetes, el deficit de atención, los problemas cognitivos y la alteración del sueño de los niños.
Según el estudio presentado en Glasgow, los niños británicos de 12 a 15 años pasan una media de seis horas al día ante una pantalla en sus casas (sin tener en cuenta la exposición a ordenadores en el colegio o el uso de teléfonos inteligentes durante la jornada escolar).
En los hogares con más recursos, los niños tienen acceso directo –y muchas veces incontrolado- a un total de cinco pantallas. Sigman carga las tintas, no tanto sobre los niños como sobre los padres, entre quienes se ha impuesto "la peligrosa tendencia de usar la tecnología como niñera desde edades muy tempranas".
El psicólogo británico recomienda evitar a toda costa el uso de pantallas en la fase crítica de desarrollo del cerebro y, en especial, en los niños menores de tres años. Sigman apunta a los estudios que demuestran cómo el uso abusivo de la tecnología genera una conducta compulsiva en los niños.
"Lo de menos es si los niños o los adultos se pueden considerar como realmente 'adictos' a la tecnología", asegura Sigman. "Lo importante es que hemos constatado que el abuso de la tecnología conduce a una dependencia que no es saludable".
Tras la 'abstinencia' hasta los tres años, Sigman recomienda que se limiten los videojuegos y la televisión a un máximo de hora y media diaria hasta los siete años, con la posibilidad de aumentar la 'dosis' hasta dos horas como mucho a partir de los siete.

2 comentarios:

  1. y ¿qué nos dices de esos dibujos hechos para bebes, que tienen música, formas, colores? Yo se lo he puesto dos veces, y la tercera vez que se lo puse y me di cuenta de que la tía pasaba de mi totalmente se lo quite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que todo son herramientas. No me parece mal ponerles esos dibujos de vez en cuando, pero preferiblemente interaccionando con ellos, en plan "¿Donde está el elefante en ese dibujo? ¿Sabes cómo se llama ese niño?"... etc, etc. Incluso comprendo a los padres trabajadores que necesitan que el niño esté quieto un ratito y, como tú bien dices, que "pase totalmente" de ellos, y le ponen los dibujos unos minutos. Pero lo que no me parece bien, ni sano, es que los niños se críen con los cantajuegos y el pocoyó, y que no jueguen con sus padres ni desarrollen la imaginación con otro tipo de iniciativas. (Aunque claro, siempre mejor el pocoyó que la bola de dragón, por poner un ejemplo extremo!!) Un abrazo!!

      Eliminar