Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

miércoles, 18 de abril de 2012

In memoriam

Dedicado a un bebé espíritu y a la mamá que todavía lo llora. 

 

 
Llora, porque me amas.
¡Pero no olvides lo que es el Cielo!
Escucha el cántico de los ángeles y sé consciente de que me encuentro en medio de ellos.
Disfruta de los horizontes, los campos y los nuevos senderos que atravieso.
Tú me has amado en el país de las sombras, sé que me sigues amando en el país de las inmutables realidades.
Créeme.
Cuando tu alma venga a este cielo en que te ha precedido la mía,
ese día volverás a verme,
sentirás que te sigo amando,
que te amé, y encontrarás mi corazón
con todas sus ternuras purificadas.
Volverás a verme en transfiguración, en éxtasis, ¡feliz! 
Seguiré avanzando contigo, te llevaré de la mano 
por senderos nuevos de Luz...y de Vida...
Llora, porque me amas, 
pero no olvides que yo sigo por siempre contigo, como todas las almas, como todos los ángeles, como todos los niños que esperan a su madre... ¡Te quiero como siempre te he querido!

3 comentarios:

  1. muy bonito. Cuando pierdes un bebé te acuedas todos los días de él. Gracias por compartir este poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perder un bebé es una experiencia difícil que a mi modo de ver no está suficientemente acompañada, ni por la sociedad, ni mucho menos desde el punto de vista sanitario. ¡Ojalá vayamos aprendiendo a acompañar y a cuidar de la muerte igual que cuidamos de la vida! Un saludo.

      Eliminar
    2. tienes toda la razón, así me sentí yo, sólo me acompañó mi marido y las mujeres que ya habían pasado por eso.

      Eliminar