Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

lunes, 9 de abril de 2012

Alimentación del primer año

Os cuelgo aquí la hoja que le doy a las madres en el centro de salud.  Está basada en recomendaciones de expertos, ya que las recomendaciones de la OMS son mucho más laxas, básicamente dicen que no se introduzca el gluten antes de los 6 meses ni después de los 7, y que no se introduzca la leche de vaca hasta los 12 meses, todo lo demás lo dejan bastante libre. Creo que estas recomendaciones son fáciles de seguir y os pueden ser útiles con vuestros peques. Un saludo.
 Alimentación en el primer año:

-    Hasta los 6 meses: Lactancia exclusiva. Materna o artificial (preferiblemente materna )

-    A partir de los 6 meses se empieza a introducir la alimentación complementaria. El nombre “complementaria” lo que indica es precisamente eso, la alimentación básica del niño va a seguir siendo la leche, aunque aprovechemos para empezar a introducir alimentos nuevos para que pruebe nuevos sabores y vaya probando distintas texturas.

-    Se pueden iniciar los cereales sin gluten a los 5 meses, sobre todo si la madre se tiene que incorporar a trabajar. Se puede añadir un cacito en los biberones que tome cuando la madre esté fuera de casa. Pero si es posible prolongar la lactancia exclusiva hasta los 6 meses, es lo mejor para el niño.

-    A los 5 meses también pueden empezar a probar la fruta, en papilla. Hay que lavar y pelar bien las frutas, y triturarlas. Se puede iniciar fruta a fruta ( un día papilla de manzana, otro día de pera, otro de plátano), o varias frutas a la vez. A esta edad no deben tomar frutas con gran potencial alergénico: Melocotón, fresa, kivi o piña y otras frutas tropicales. El resto de frutas pueden introducirse sin problemas. NO AÑADIR AZUCAR, MIEL O SACARINA A LA PAPILLA. Sí se puede añadir leche ( a veces la aceptan mejor mezclada con leche)

-    A partir de los 6 meses se pueden iniciar los cereales con gluten. Es preferible prepararlos en papilla y dejar el biberón exclusivamente para la leche. También se puede añadir una galleta a la papilla de frutas, y se puede dejar que el niño pruebe la miga del pan.

-    A partir de los 6 meses se puede iniciar también la papilla de verduras, empezando por patata y zanahoria, y añadiendo sucesivamente puerro, calabaza y calabacín. Al final del 6º mes se puede añadir el pollo. La preparación es: Cocer bien las verduras, hasta que sea fácil triturarlas, sin sal y sin otros aditivos. Una vez triturado, se puede añadir un chorrito de aceite de oliva virgen para mejorar la palatabilidad.

-    A partir de los 7 meses se puede añadir ternera y combinar ternera y pollo.

-    A partir de los 9 meses se puede añadir pescado blanco, preferiblemente ultracongelado, se añade al puré de verduras y se combina con la ternera y el pollo.

-    A partir de los 10 meses introducir la yema del huevo cocida al puré de verduras.

-    A partir de los 12 meses: Ya puede comer lo mismo que los adultos. Es aconsejable sentarlo a la mesa y que empiece a probar aquello que le llame la atención, aunque le sigamos preparando papilla de verduras y de frutas.

-    A partir de los 12 meses se pueden empezar a añadir legumbres a la papilla de verduras, y también puede empezar a comer verdura de hoja verde (espinacas, acelgas), coliflor, nabo, remolacha, cebolla, ajo y espárragos. Es aconsejable ir introduciéndolos en pequeñas cantidades, pues tanto por su sabor fuerte, como por la flatulencia que producen (gases), es probable que el niño al principio los rechace.
-    Se puede empezar a introducir pescado azul y la clara del huevo a partir de los 12 meses.
-    Los yogures de leche de vaca no deben introducirse antes de los 11 meses. Los yogures tipo “mi primer danone” pueden empezar a darse a partir de los 7 meses.
-    A partir del año se puede endulzar con miel tanto la papilla de frutas como los cereales ( no más de una cucharadita de café al día).
-    Ahora sabemos que los niños tienen unos requerimientos menores de los que pensábamos. Es especialmente importante NO FORZAR, sobre todo cuando estamos introduciendo un alimento nuevo. 
Un niño que está alegre, que juega, que se encuentra bien, ESTÁ BIEN ALIMENTADO, aunque lo veamos delgadito o esté en un percentil bajo. Acudiendo a las revisiones programadas, se le pesará cuando realmente sea necesario, no se obsesione, los niños no ganan peso todas las semanas ( ni todos los días).

-    Aproveche los momentos en que el niño tiene hambre para darle la comida que menos le guste (verduras, frutas…).

-    Un exceso de leche, de cereales, de bollería y otros alimentos hipercalóricos, provocarán que el niño no tenga hambre a la hora de comer. Evite los picoteos entre horas y las “chuches”.

-    No, no hay ninguna leche artificial que sea mejor que otra, elija la que mejor le siente a su hijo. (de hecho, puede cambiar de leche. Sí, cambia el sabor… y el sabor de la leche materna cambia según lo que usted haya comido el día anterior). Y no, no se necesita leche de crecimiento hasta los 3 años, a partir del año puede tomar leche de vaca entera sin ningún problema ( excepto los niños alérgicos a la proteína de leche de vaca, lógicamente)


Autora: Teresa Escudero Ozores. Médico de familia y pediatra de primaria. 2011

2 comentarios:

  1. muchas gracias, Teresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo espero que os sea útil. Con que sepáis que es imposible hacerlo "mal" siempre que se respete el apetito del niño y que se le ofrezcan cosas sanas y naturales para comer, me doy por satisfecha. ¡Un saludo!

      Eliminar