Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

martes, 20 de marzo de 2012

Sobre las cacas en general

Decía mi querido maestro, el doctor Prieto, que a un pediatra de primaria le tenían que gustar los mocos y las cacas, porque las consultas sobre unos y otras iban a ser la base de nuestra práctica diaria. ¡Y qué razón tenía! Unas pequeñas indicaciones sobre diarreas, estreñimientos, y cacas en general. ¡Espero que os sirvan!.
Como siempre, empezamos con unas pocas definiciones:

¿Qué es diarrea?

Definimos diarrea como un aumento en el número de deposiciones (con respecto a las deposiciones habituales de la persona que la padece) y una disminución de su consistencia. Un niño de 15 días normalmente hará de 3 a 5 cacas al día, de color mostaza y  consistencia líquida con grumitos, y eso es normal, no es una diarrea

¿Qué es estreñimiento?

El estreñimiento es una disminución en la frecuencia de las deposiciones que provoca disconfort, un aumento de la consistencia de las heces (heces duras), y dificultad para defecar, de manera típica con dolor y llanto, a veces hasta con fisura anal y sangre en las heces. 

No es estreñimiento cuando el niño de 2 a 3 meses disminuye la frecuencia de las cacas, pero la caca sigue siendo blandita. Es frecuente a estas edades que hagan una caca cada 2-3 y hasta 4 días, y no es estreñimiento si la consistencia de la caca sigue siendo blanda.

¿Cómo tratar la diarrea aguda?

Llamamos diarrea aguda a todo aumento del número de deposiciones con disminución de la consistencia, que dure menos de una semana. 

El único tratamiento de la diarrea aguda es la rehidratación con soluciones salinas (sales de rehidratación oral).
 La diarrea es el mecanismo de defensa que tiene nuestro cuerpo para eliminar infecciones intestinales, cuanta más diarrea se haga, en menos tiempo se elimina la infección. 
Para evitar la deshidratación los niños que tomen pecho deben tomar pecho cada vez que tengan una deposición, y los niños que no tomen pecho deben tomar sales de rehidratación oral. La reposición de agua y sales sólo con agua o con bebidas isotónicas como aquarius no es adecuada (pero si es lo que el niño tolera, mejor eso que nada!!).

¿Cuándo tengo que preocuparme por la diarrea?

Si además de la diarrea hay vómitos y el niño no puede rehidratarse. Cuando hay mucha fiebre y mal estado general además de la diarrea. Cuando en la caca líquida hay además sangre o pus. Cuando la diarrea dura más de una semana. En todos esos casos hay que consultar con el pediatra.

¿Qué dieta es la más adecuada en la diarrea aguda?


En el niño de pecho, pecho a demanda. En el  niño que no tome pecho, alimentos suaves, no grasos ni picantes ni azucarados, disminuir el consumo de lácteos durante la fase aguda de la diarrea, así como el consumo de irritantes gástricos (zumos cítricos, frutas cítricas…)

¿Cómo tratar el estreñimiento?


Lo básico es crear unos hábitos adecuados desde el principio, abundantes líquidos, ejercicio adecuado y dieta rica en fibra. 

OJO una dieta rica en fibra y pobre en líquidos podría EMPEORAR el estreñimiento!! 
En los bebés de pecho, se les puede ofrecer agua después del pecho (sí, se puede hacer desde el principio, la leche es un 95% de agua!!), hacer masajes colónicos después del baño (con aceite, se moviliza la tripa de derecha a izquierda, siguiendo el recorrido del cólon) y estimular  LIGERAMENTE el esfínter anal externo ya sea con el dedo, con supositorio de glicerina o con el termómetro (digital, nunca de mercurio). 
En los niños de pecho es muy importante que la mamá beba abundantes líquidos y tome fibra (fruta y verdura), en general si la madre va estreñida es bastante frecuente que el niño también se estriña.

¿Cuándo tengo que preocuparme por el estreñimiento?

El hábito intestinal es muy variable en los niños, sobre todo en los niños de pecho. 

Es habitual que empiecen teniendo deposiciones cada vez que comen, y que más o menos al mes-2 meses, de repente pasen a tener una sola deposición al día e incluso una cada varios días, sin que eso signifique que están estreñidos. 
Si el niño se encuentra bien, no se queja, no tiene fiebre, descansa bien, y cuando defeca las heces son de color y consistencia normal, no es preocupante. 
De todos modos, si un bebé lleva más de 4 días sin defecar, sobre todo si está inquieto, es aconsejable que lo vea el pediatra.
En los niños mayorcitos, es fundamental crear el hábito de estar sentados en el baño todos los días más o menos a la misma hora, durante un ratito. Lo mejor es después de alguna de las comidas, para aprovechar el reflejo gastro-cólico (cuando entra comida en el estómago, el cólon se mueve, propiciando el avance de las heces). NO HAY QUE TENER PRISA

Cuando van al cole o a la guarde, es aconsejable preguntar si han defecado o si se han aguantado, y aconsejar no aguantarse en ningún caso. OJO, en algunos colegios no dejan a los niños ir al baño hasta que se ha terminado la clase. Informáos cuál es la política en el colegio de vuestro hijo, porque, sobre todo en los primeros años, es fundamental acudir al baño en cuanto se tienen ganas, si no se puede desarrollar un estreñimiento pertinaz que nos acompañará probablemente hasta la adultez.
Espero que os sirva, mucho ánimo con las cacas, al final todo se regulariza, pero como con todo, cuanto más respetemos los ritmos naturales de cada niño, mucho mejor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario