Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

jueves, 22 de marzo de 2012

Criar con apego: ¿Es tan difícil?

A menudo en la consulta veo madres sobrepasadas por el hecho de tener que cuidar las 24 horas de sus hijos, con la escasa ayuda de un marido que tiene que aumentar el horario de trabajo "por la crisis", y separadas de su familia de origen por muchos kilómetros de distancia. Me gustaría copiaros aquí un excelente artículo de Ileana Medina, basado en el testimonio de una de esas madres cansadas, agotadas, que han olvidado cómo disfrutar de sus hijos.  ¡Gracias por tu generosidad, Ileana!

"La madre que somos y la madre que queremos ser


Por Ileana Medina Hernández




Acabo de recibir la carta desesperada de una amiga, de una mujer inmensa, luchadora y maravillosa, madre de dos niños hermosísimos de pocos años. Y esta es su carta, la carta que cualquiera de nosotras podríamos haber escrito en algún momento de nuestra maternidad.

Conmovida, removida y sacudida, intento, desde la distancia, ofrecer a mi amiga lo único que puedo: mis palabras.


Y le he pedido poder compartirlas también con todas mis lectoras y lectores, con todas mis amigas de la red, con todas las madres del mundo que muchas veces sentimos que flaqueamos. Gracias, muchas gracias por acceder a que sea publicada.


CARTA DE UNA MADRE CUALQUIERA

«Hola Ileana. No se por dónde empezar. Igual pidiendo disculpas por confiar en ti. Curioso que quiera saber tu opinión y criterio en algo tan delicado como lo que voy a contarte, pero la quiero saber. No me sirven juicios ni opiniones de las mujeres que me rodean porque la conozco de antemano y no tienen nada que ver conmigo en mi forma de entender y vivir la maternidad.

Estoy viviendo algo así como una crisis de maternidad, si es que eso existe. Me siento angustiada y culpable por ello. No tolero a mis hijos, no les disfruto. Pierdo la paciencia enseguida, me cuesta empatizar, conectarme con su mundo, me molestan sus gritos, sus peleas constantes, sus llantos, sus exigencias, sus demandas. Cuento las horas para que se duerman, no juego con ellos, no les escucho, no les abrazo.


Siento a ratos que me ahogo y sólo quiero llorar. Me falta la energía y añoro un poco de silencio, de serenidad. El día empieza temprano y ahí mismo los conflictos, las peleas, los accidentes, los "no quiero", "no, no y no", los "porque yo lo quiero", sus pequeñas tiranías. Lavarse las manos para comer es una cruzada digna de un ejército, lavarse los dientes, meterse en el agua, lavarse el pelo, recoger la ropa del suelo, no tropezar con los miles de juguetes esparcidos a cientos por todo el suelo, y así, inventando cada segundo qué hacer para canalizar toda esa energía pasan horas y horas, sin un minuto para mi, sin un minuto para leer una hoja de un libro, escribir a una amiga, llamar por teléfono, cruzar tres frases seguidas con mi marido, hasta las once de la noche donde todo se vuelve aún más dificil por el efecto del cansancio. Y luego está el resentimiento de mi pareja, que me exige la perfección, la paciencia, la dulzura, la compresión, la contención, la improvisación, la fuerza que siento que no tengo, que tal vez no poseo.

 
Y me traslado a un lugar oscuro donde lo peor de mí misma aflora y veo a una madre incompetente, que no sabe dar lo que los otros necesitan, profundamente imperfecta, llena de agujeros por donde se escapa la que quiero ser, la que aspiro a ser, pero obviamente no soy. Miro hacia afuera y veo el pais de las maravillas: madres seguras, amorosas, llenas de recursos, pura poesía. Te veo a ti, por ejemplo, enamorada de tu hija, percibiéndola aún como el mayor regalo que te ha hecho la vida, disfrutándola. Y me pregunto qué me está pasando, qué coño se me está rompiendo por dentro y cómo hago para salir de esta sensación de asfixia. En fin Ileana, también entendería que ni contestaras, a veces determinados ejercicios de desnudez emocional resultan soeces para quienes los reciben. Un abrazo.»
 
 
Mi respuesta:

LA ACEPTACIÓN COMO ÚNICA VÍA DE SANACIÓN

Querida M:

Aunque las noticias no sean buenas, no sabes lo que me conmueve y me remueve tu confianza. Gracias.

Vamos a ver si puedo ayudarte en algo,  intentando ir por partes.

Lo primero: una madre necesita ser sostenida para poder sostener a sus hijos. Estás sola, estamos muy solas. El sostén que recibimos en nuestra infancia, a ojos vistas fue muy insuficiente para servirnos hoy. El que recibimos hoy sigue siendo insuficiente: no familia, no tribu, no amigas, solo un marido que a duras penas llega de noche a casa, con el pan de cada día y las facturas pagadas. "Patrocinador" llamo yo al mío a veces, medio en broma medio en serio. Llegará el día en que los dos podamos trabajar cada uno 4 horas, y el resto dedicarlo a la familia, pero todavía el sistema laboral es decimonónico. Lo que te pasa: la niña desamparada, rabiosa y necesitada que fuiste, sigue estando ahí, y aflora precisamente cuando más fuerzas necesitas. No las hay, simplemente, y hay que aceptarlo.
 
Lo segundo: qué fácil es para tu marido salir a trabajar 8 horas y volver a casa, y esperar que tú hayas tenido las toneladas de paciencia y de dulzura necesarias. Qué fácil es para él (como para mí, como para ti) saberse tan bien la teoría. Y no digo que no sea una persona maravillosa, que también lo es. No se trata eso. Se trata de energías emocionales para estar día tras día 24 horas  amorosamente con los niños: no las tenemos. Necesitamos apoyo, como dice Laura Gutman, una madre sola, la familia nuclear, no es buena para criar hijos. Necesitamos una tribu amorosa y sostenedora (tampoco depredadora como han sido muchas veces las familias hasta ahora).

Por eso, quizás, mi hija va al colegio. En el fondo de mi inconsciente, y cada vez más consciente, sé que yo no puedo permanecer 24 horas con ella y que todo fluya, darle todo lo que necesita. No, yo sola no puedo. Por eso, quizás piensas en el fondo si no debes escolarizar a los tuyos. Yo sé que no sirvo para homeschooling, no tengo la disponibiildad, la paciencia, la capacidad organizativa para estar con mi hija en casa, al menos desde dentro de este sistema, en la casa y en las condiciones en que vivo. Todavía si pudiera largarme a estar tirada todo el día en una playa del Caribe... descalzos y corriendo por la naturaleza... a lo mejor...

Por eso, todo el mundo hace lo que mejor puede en sus circunstancias. También el que escolariza pronto, la que no da la teta, la que aplica el Estivill... porque si se auto-exigiera más, no puede, enloquecería o maltrataría todavía más.

Por eso, tenemos que dejar de pretender ser perfectos, y aceptar que nuestros hijos van a un colegio, que no es ideal, que tiene miles de fallos, que el sistema educativo es caduco y necesita un revulsivo urgente... pero que dentro de eso, intentaremos darles lo que el sistema no les puede dar. O que ven la tele más de lo que debieran, o que comen más chuches de lo que deberían...


Aceptar que no podemos llegar a donde teóricamente vislumbramos que podríamos o deberíamos llegar,
que la perfección no existe, que en todas las familias hay basura bajo la alfombra, y que bastante hacemos con cobrar conciencia de tantas cosas... pero que de ahí a ir sanando las nuestras hay un largo camino por recorrer, que nos llevará toda la vida. Abrazar nuestra sombra como tú lo has hecho, es el acto verdaderamente sanador. 

Negar que los niños necesitan teta, tiempo, compañía, disponibilidad, juego, compañía para dormir... es el camino inconsciente que la gente utiliza para no reconocer que en realidad lo que sucede es que no estamos en condiciones de ofrecérselo, que no tenemos la disponibilidad emocional necesaria. Que ni nosotros individualmente, ni nuestras familias, ni nuestra sociedad está organizada y preparada para ofrecer todo ese confort que los niños necesitan.

Aceptar que sí, que todos los bebés y niños pequeños necesitan eso, es el primer paso para la sanación sincera de nuestra maternidad y nuestra crianza. Ése ya lo hemos dado, al menos a nivel personal. Falta darlo a nivel social.

Pretender que somos superwoman, heroínas, todo el tiempo enamoradas de nuestras crías y con una sonrisa en el rostro para jugar con ellos, para satisfacer sus demandas, para no levantar la voz, para llenar el agujero negro de amor que chupan todo el día... para estar todo el día disponibles para ellos, para el marido, para nuestros jefes, para la suegra y para las vecinas, es también falso e imposible.
Aceptar esto, es el segundo paso para la sanación de sincera de nuestra maternidad y nuestra crianza.
Sólo desde la aceptación simultánea de esas dos realidades, se produce la toma de conciencia y podemos avanzar. Tanto la negación de la verdad ("nuestros bebés no nos necesitan") como el autoengaño ("qué perfecta soy, qué bien lo hago") son neuróticos y peligrosos. En esa humildad, en esa conciencia, creo que comienza la cura, la posibilidad de reubicarnos y de construir una maternidad legítima, con más felicidad, desde ahí quizás recobremos la energía necesaria.
Reconocer nuestra humanidad, aceptar nuestras limitaciones, y confiar en que aún así lo que ofrecemos a nuestros hijos es mucho, es todo lo que somos capaces, que estamos en el camino, que les estamos dejando una herencia psico-emocional mejor que la que nosotros recibimos, nos permite darnos un respiro, dedicarnos unos momentos para nosotras, pararnos para recuperar fuerzas, recuperar nuestra dignidad y nuestra autoestima maltrechas, y seguir andando hacia ese lugar mejor donde estamos seguras podemos llegar. Mañana mejor que hoy. 

Nuestros hijos deben saber también que somos humanas, que no somos perfectas, que se nos acaba la paciencia, que flaqueamos, que nos enfadamos sin querer, que pedimos perdón cuando los tratamos mal a nuestro pesar... para que ellos puedan permitirse también flaquear, enfadarse, o entristecerse, expresarlo, y pedir ayuda.

Intenta buscar tribu, en casi todas las ciudades están surgiendo grupos de apoyo a la crianza, grupos de madres amorosas que podemos apoyarnos unas a otras. Quizás puedas acercarte con los niños por las mañanas y cambiar aires, recibir energías.

Y aquí estoy, para lo que necesites y desde aquí pueda ayudarte.

Un abrazo inmenso, hondo!!! A ti, y contigo a me abrazo a mí misma, a todas las madres, mujeres, padres y  hombres del mundo :-) "
Para seguir disfrutando de Ileana, os aconsejo su estupendo blog:  http://www.tenemostetas.com
¡¡Hasta pronto, espero que os sirva!!

7 comentarios:

  1. a mi me ha tocado hondo esta carta y sobretodo la respuesta!! Me he sentido en ocasiones identificada y se me han llenado los ojos de lágrimas al verme reflejada.
    Me gustaría pedirte, si es posible, que pueda publicarla en mi blog (mencionándote a ti también, claro está!) sobretodo a modo de archivo para tenerla siempre a mano. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tesorete, gratis la recibí y gratis la entrego, me parece que puede ayudar a muchas madres, por eso le pedí a Ileana el poder colgarla yo aquí, así que cuanto más "rule", mejor!! Un besote!

      Eliminar
  2. Me encantó cuando lo leí en el blog de Ileana y me lo he vuelto a leer. Creo que debería hacerlo de vez en cuando :)

    Pero la historia no acaba ahí, en el blog de Ileana escribe un comentario el marido de esta mamá. Buscádlo y leedlo. Emocionante!!

    Gracias por recuperarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por animarme a buscar la respuesta del marido!! En estos momentos escribo con lágrimas de emoción en los ojos. Os animo a tod@s a leerla!! Gracias, Amaia!!

      Eliminar
  3. Fantásticas cartas! Queé realistas! Podéis poner el Lina a la entrada del blog de Ilena? Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! He puesto la dirección del blog de Ileana al final del post, pero no sale como enlace
      (y no sé por qué :(((). En la lista de blogs está "tenemos tetas", que es el blog de ella. Un besete!!

      Eliminar