Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

martes, 24 de enero de 2012

Toses y mocos

Vaya por delante mi defensa a ultranza de éstos 2 estupendos mecanismos de defensa que tiene nuestro cuerpo. 
Comprendo que es agotador escuchar a un niño toser toda la noche (sobre todo si al día siguiente hay que trabajar), y que da mucha penita verlo cargadito de mocos hasta los ojos (literalmente).... pero la mayor parte de las veces los niños con estos síntomas no tienen ninguna enfermedad grave, ¡aunque los mocos sean verdes!. 

El otro día nos hizo un compañero residente una estupenda revisión del resfriado común: La causa del mismo son, en general, virus de la familia de los adenovirus o los rinovirus, amplias y numerosas familias que nos tienen todo el invierno en jaque, a los niños, a las madres y padres, y a los pediatras.
"¿Y cómo es posible que coja un catarro tras otro?" Pruebe usted a comerle los mocos a sus compañeros de trabajo, verá como también se los coje.

"¿Y por qué no le manda un antibiótico?" Porque son totalmente inútiles contra los virus (insisto, independientemente del color o consistencia de los mocos), cuando no contraproducentes, al debilitar el sistema inmunológico del niño.

"¿ Y por qué antes había jarabes que quitaban la tos?" Bueno, en mi experiencia (de niña, no de pediatra), cuando era pequeña había un jarabe que se llamaba bronquidiacina, o algo parecido, que al parecer quitaba la tos. Lo investigué hace poco: Se retiró del mercado porque tenía un nada despreciable 10% de alcohol. Vamos, que yo dormía sin tos, claro, porque estaba borracha perdida... Y si investigamos más atrás, veremos que a principios de siglo había eficacísimos antitusígenos para niños... cuya base era la heroína.
Porque sí, hay medicamentos que quitan la tos... pero son muy peligrosos para los niños, y la farmacia no se los vende sin receta porque resulta que son muy apreciados en el mercado negro. Durante un año trabajé en una comunidad terapéutica, y muchos de los heroinómanos me contaban que ellos se quitaban el "mono" a base de toseína (jarabe muy apreciado por su capacidad antitusígena... pero que lleva codeína, un derivado de la morfina y de la familia de la heroína).
En la AAP (Asociación Americana de Pediatría) directamente han prohibido todo jarabe antitusígeno y mucolítico para los niños, porque los que no son peligrosos tampoco son eficaces, y los que son eficaces, son peligrosos, así que no insistan, NO VOY A RECETAR JARABES PARA LA TOS.
Os dejo una pequeña guía que hice para la escuela de padres de mi centro de salud, sacada de la estupenda web de la AEPAP: 
Toses y mocos.

Motivo de consulta frecuente, su etiología es múltiple, desde un simple catarro hasta una neumonía, desde una simple faringitis, a una laringitis potencialmente peligrosa.
Hoy hablaremos un poquito de las toses, los mocos, sus diversas causas y el tratamiento de las mismas.

¿Para qué sirve la tos?:

La tos es un mecanismo de defensa de las vías respiratorias, que mantiene a los gérmenes en las vías respiratorias superiores, evitando que progresen hacia las vías bajas y produzcan infecciones más graves (bronquitis, neumonía), por eso no sólo no es necesario, sino que tampoco es bueno quitar completamente la tos.

Catarro:
Con mucho, la causa más frecuente de tos y mocos. Llamamos catarro a una infección viral, generalmente causada por adenovirus o rinovirus, que cursa con rinitis (inflamación de la nariz), aumento de la mucosidad, tos más o menos productiva, y muy frecuentemente se acompaña de faringitis y conjuntivitis. Puede cursar con fiebre, generalmente leve (no más de 38,5ºC- 39ºC).
Al ser una infección viral NO SE TRATA CON ANTIBIÓTICOS. Se puede tratar con antitérmicos (paracetamol), y si hay inflamación, faringitis, etc, con antiinflamatorios (ibuprofeno).
Para los mocos del catarro el mejor mucolítico es EL AGUA. Lavados nasales, vahos por la noche, humidificador, líquidos abundantes….
La tos del catarro puede mejorar bastante simplemente con las medidas previas, pues el acúmulo de mocos es su causa, un “jarabe” natural es el zumo de naranja con miel de romero. También son adecuadas las infusiones de tomillo en niños mayorcitos.
NINGÚN MUCOLÍTICO HA DEMOSTRADO SER MEJOR QUE EL AGUA EN LOS ESTUDIOS POBLACIONALES.

Broncoespasmo:
Causa de tos en la bronquiolitis, en algunas neumonías, en niños asmáticos y/o con alergias o en tos por broncoespasmo secundario al ejercicio. Algunos catarros pueden cursar con crisis de tos por broncoespasmo.
Lo que sucede es que los bronquios “se asustan”, se cierran e impiden el paso libre del aire. Suele dar lugar a una tos persistente, seca, improductiva y cansina, que agota al niño ( y a los padres).
El broncoespasmo se escucha a veces en forma de “pitos”, a veces en forma de “ronroneo”, a veces se puede palpar (se nota como un “gorgoteo” al tocar la espalda del niño). Ojo, los mocos del catarro pueden imitar un broncoespasmo, se pueden escuchar “pitos” porque el moco impide en parte el paso del aire a nivel nasal. Es el pediatra quien tendrá que diferenciar la “tos de mocos” de la tos por broncoespasmo. Cuando la tos se debe al broncoespasmo, hay que tratarla con broncodilatadores, salbutamol o terbutalina. Dependiendo de la gravedad del espasmo (de lo “cerrados” que estén los bronquios), puede ser necesario añadir un corticoide (budesonida, fluticasona…).
Dependiendo de la etiología del broncoespasmo, habrá que añadir o no antibióticos. Cuando hay una neumonía o una infección respiratoria baja sugestiva de ser bacteriana, hay que pautar antibióticos.
Cuando la causa del broncoespasmo es el asma, la bronquiolitis (que es una infección viral) u otra infección viral de vías altas, el antibiótico no sirve para nada, e incluso puede ser contraproducente.

Faringitis:
Causa de tos tras amigdalitis, a veces después de una gripe, y también en catarros con poco moco. La inflamación de la faringe causa una tos irritativa, seca, sobre todo por la noche. El tratamiento es intentar disminuir la inflamación con un antiinflamatorio pautado (generalmente ibuprofeno), y dar abundantes líquidos. Como en el catarro, los vahos pueden ser útiles, al igual que el zumo de naranja con miel. Como el catarro, la faringitis es una infección viral, por lo que no precisa antibióticos.

Laringitis:
Causa la típica tos “perruna”, sobre todo nocturna. Empeora con el calor y el ambiente seco, mejora con frío y humedad, con reposo de la voz y antiinflamatorios (ibuprofeno).
Potencialmente peligrosa cuando se produce edema, ya que la laringe es la entrada a las vías respiratorias. Si se inflama en exceso y se cierra, dificulta tanto la entrada de aire que la sintomatología es muy importante, el niño intenta respirar y no puede, produciéndose un quejido típico (estridor), tiraje intercostal (se hunde la piel entre las costillas por el esfuerzo respiratorio) y pueden ponérsele los labios azulados. Cuando eso sucede es una emergencia y hay que llevar al niño lo antes posible al centro de salud más cercano. Mejora con corticoides inhalados (budesonida) u orales (prednisolona). Durante la emergencia se deberá utilizar adrenalina nebulizada. Las laringitis son siempre víricas, se puede dar el caso de que el niño tenga una epiglotitis por una bacteria, el H. influenzae B, (generalmente con más tos, estridor, y síntomas más graves), aunque esta infección ha disminuido mucho desde que se incluyó su vacuna en el calendario.

¿El humo del tabaco influye en los problemas respiratorios de los niños?:
SI. El humo del tabaco les provoca tos, y lo que es peor, debilita el sistema inmunológico a nivel de las vías aéreas, con el consiguiente aumento de todas las infecciones respiratorias (catarros, faringitis, laringitis y neumonía), empeora los síntomas del asma y puede, por su efecto irritante, provocar broncoespasmo en niños predispuestos. LO MEJOR QUE PUEDE HACER POR SU SALUD Y LA DE SUS HIJOS ES DEJAR DE FUMAR (Y por supuesto NO PERMITIR que otros fumen cerca de ellos) Otro día hablaremos más largo y tendido del tabaco, pero por ahora, si es fumador y tiene hijos pequeños, vaya planteándose dejar de fumar.

Fuentes:
www.aepap.org

8 comentarios:

  1. Hola Teresa! Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aquí.

    ¿Qué base 'científica' tiene el poner una cebolla partida en la habitación para la tos? Yo lo he hecho y excepto la última vez, el resto parece que bajaba la intensidad de la tos del niño.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así en facilito, parece ser que la cebolla tiene unas proteinas "olorosas" que se desprenden al cortarla y actúan como descongestivos, son las mismas sustancias que nos provocan el llanto al cortarla.Mi teoría es que al dejar la cebolla cortada, esas sustancias provocan un aumento del lagrimeo, y al bajar las lágrimas a la nariz, ablandan los mocos, pero esa es solo mi teoría!! Un saludo!

      Eliminar
  2. Hola Teresa, gracias por tu blog. Acabo de leer este artículo porque mi hijo de 10 meses lleva una semana enfermo.Empezó con una laringitis y se ha transfomado en bonquitis! ¿Por qué pasa esto? ¿Podríamos haber hecho algo para evitarlo? Le han dado corticoides e inhaladores como tratamiento ¿Hay algo más que pueda aliviarlo? Está realmente mal, cada vez que tose llora y por la tos no puede dormir. UN saludo cariñoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola tesoro!! Es muy frecuente en los niños pequeños, que los catarros de vías altas "se bajen al pecho", tiene que ver con la inmadurez del sistema inmunológico. En los niños de la consulta he comprobado que les sucede sobre todo a los hijos de fumadores (fumen o no fumen delante de ellos, o en una sola estancia de la casa) y a los niños que van a guardería (porque la guardería en general les estresa y también hace que el sistema inmunológico funcione peor). Para aliviarle el dolor de las toses le puedes añadir algún antiinflamatorio oral (ibuprofeno, por ejemplo). El humidificador ayuda, pero no lo pongas toda la noche, sólo al principio y al final de la noche. Alivian los masajitos en el pecho con aceite y también las percusiones, y en general es fundamental mantener al niño bien hidratado (agua, zumos naturales...). ¡Espero que se mejore el peque!! Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Teresa, agradezco tu respuesta ¡qué rápida! Hoy está mucho mejor (es increible como recuperan los críos), sigue con mucha tos, pero por lo menos no llora cada vez que tose. En nuestro caso, no somos fumadores, ni llevamos al peque a la guardería. Me imagino que tendrá más que ver con el hecho de que su padre es asmático? Lo de la hidratación lo llevamos bien porque cuando está enfermo lo único que quiere es mamá y teta (siempre que los mocos le dejan)Muchísimas gracias y otro abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas de nadas, la rapidez depende de que tenga acceso fácil a internet o no, que no siempre lo hay en el pueblo donde vivo!! Los nenes que tienen la suerte de tener mamá y teta se suelen recuperar antes. Y sí, claro que el hecho de que el padre sea asmático tiene que ver, la predisposición genética es importante... pero una bronquiolitis (que es lo que ha tenido tu niño) no hace un asmático, a ver si hay suerte y se queda sólo en eso. ¡Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Hola Teresa! Gracias por este blog, es excelente! Queria preguntar por los riesgos de que mi marido sea fumador y el colecho. El fuma solo en la terraza, nunca dentro de casa. Tenemos un bebe de 3 meses y medio y duerme con nosotros pero de mi lado, no en medio. Yo no se si puede ser perjudicial para el bebé. Hace un mes tuvo bronquiolitis y ke pregunto si pudo tener que ver. Por otro lado cuando mi marido sube a fumar y al volver alza al bebé puede afectarle su aliento? Gracias por todo! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos!! Lo ideal sería que tu marido dejara de fumar. Ya con 3 meses y si sólo duerme en tu lado, en principio el colecho no es tan peligroso... pero igual sería mejor la cohabitación o poner una cuna de colecho, al menos hasta los 5-6 meses. Si le cuesta mucho dejar de fumar, sí que le aconsejaría que se lavara manos y boca después de fumar y antes de coger al niño, algo menos de nicotina le transmite. Y sí, la bronquiolitis, como cualquier otra infección de vías respiratorias altas, tiene que ver con el humo del tabaco. ¡Un abrazo!

      Eliminar