Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

jueves, 19 de enero de 2012

Sobre lactancia

Hoy, como cada día que paso con Carmela Baeza, he aprendido cosas sobre lactancia. Aprovecho para hacer publicidad a su estupendo Centro de Atención a la Familia. Su web: www.centroraices.com. Para dudas sobre lactancia, podéis escribirle a lactancia@centroraices.com

Voy a copiarle (con su permiso) las recomendaciones generales que da ella a las mamás que acuden a la consulta para hacer talleres de lactancia. También añado cosas "de mi cosecha" y de mi experiencia en estos años como pediatra ( y como acompañante "pediátrica y espiritual" de una prima que, dieciocho meses después de dar a luz a su nena, le sigue dando de mamar... y sigue pensando que dar de mamar es un placer):

1.- Tu confianza en que PUEDES tener suficiente leche para nutrir a tu bebé es el factor más importante para mantener la lactancia.

2.- Ponte en contacto con un grupo de apoyo  a la lactancia para recibir apoyo moral y práctico de otras madres (¡a veces es taaaan necesario!). En Madrid puedes consultar en la Liga de la Leche y Multilacta, habla con la matrona de tu centro de salud para saber si hay algún grupo cerca de tu localidad.

3.- Recuerda que la lactancia NO duele. Si tienes molestias ponte en contacto con una especialista.

4.- Cuanto más tiempo pase el niño chupando, más leche vas a tener. Olvida los horarios, ponte al bebé al pecho siempre que te lo pida. Si por cualquier circunstancia tienen que separarte del bebé, extrae tu leche de forma manual o con extractor al menos 5 veces al día. Aprende cómo almacenar tu leche.

5.- Picotea cosas nutritivas frecuentemente (queso, jamón, vegetales, yogur, frutas, galletas), deja pequeños tentempiés en el salón y en otras zonas de la casa para tener fácil acceso mientras amamantas. Lleva siempre contigo una botellita de agua. (¡dar de mamar da mucha sed!)

6.- Duerme todo lo que puedas, aprovechando los momentos de sueño del bebé.

7.- Limita las visitas las primeras semanas. Las buenas visitas son las que vienen con la fiambrera y la comida preparada, o dispuestas a coger la escoba y echar una mano en casa. Acepta (y agradece) la ayuda de familiares y amigos (que traigan comida cuando te visiten, que cambien al bebé, que te den un masaje en el cuello o los pies mientras tú estás dando de mamar, que te cojan a los niños mientras te das una ducha o vas al baño, o a dar un paseo, que te escuchen, que te vayan a la compra...). Analiza tus prioridades, las necesidades de las personas primero, especialmente del bebé. Que haya más o menos polvo en casa no debería ser una prioridad en este momento.

8.- Informa a las visitas antes de que lleguen sobre que estás amamantando.

9.- Rodéate de personas positivas, que compartan tu visión sobre la lactancia y la crianza,  detecta personas que favorezcan la lactancia para cuando lleguen las dudas, informate de qué pediatras hay en tu centro de salud y conoce su visión sobre la lactancia, protégete de las críticas.

Aquí llega la misión de papá (cónyuge, pareja, persona de referencia para la mamá y el niño...): Papás, vuestra principal misión es proteger a mamá y al peque de visitas no deseadas y de críticas destructivas tipo: "¿Y con esos pechos tan pequeños (o tan grandes) le vas a dar de mamar?", "¿Y no te parece que se queda con hambre?", "Pues siempre se ha dicho que los niños tienen que mamar cada 3 horas"... Ojo, la mayoría de estas cosas se dicen con la mejor intención, y pretenden que la madre tenga "más tiempo para ella". Genial, si quieren darte más "tiempo para tí", que te limpien la cocina, pero que no critiquen tu decisión de dar de mamar.

Iré colgando más cositas de lactancia, por hoy ya tenéis algo para leer y reflexionar. Mucho ánimo a las mamás lactantes, ¡vosotras podéis!

2 comentarios:

  1. hola Teresa!
    me pareció muy buena idea poner estas recomendaciones por escrito. Le agregaria un punto mas sobre la alimentacion de la mama: "si quieres que tu leche tenga rico sabor puedes comer hinojo, que la endulza. Evita las coles y el alcaucil porque le dan sabor amargo. El ajo y la cebolla conviene comerlos en pocas cantidades porque cambian el sabor de la leche. Las almendras, nueces, castañas y el sésamo son bienvenidos ya que te dan un aporte extra de calcio y estimulan la produccion de leche, al igual que la malta y la levadura. Evita comer demasiados chocolates porque inhibe la produccion de leche"
    Te invito a que te des una vuelta por mi espacio: www.desdece.blogspot.com
    te sigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola , Cecilia! Gracias por la aportación. En general yo recomiendo a las mamis que coman durante la lactancia lo mismo que comieron en el embarazo, ya que las moléculas de sabor también pasan al líquido amniótico y todo lo que haya comido la mami durante el embarazo es un sabor "conocido" para el bebé. Se suele recomendar evitar el picante, pero por ejemplo mi cuñada comió muchísimo picante en el embarazo y lo siguió comiendo durante la lactancia... y mi sobrina seguía mamando sin problemas!! Un saludo.

      Eliminar