Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

lunes, 16 de enero de 2012

La Gripe

Como dice un avezado compañero bloguero y pediatra (en el blog el médico de mi hij@, altamente recomendable), estamos en plena epidemia de gripe. Aunque nos lo diga también el boletín epidemiológico, los pediatras lo sabemos en seguida, porque llevamos unas dos semanas convenciendo a madres de que, aunque su hijo tenga 39ºC de fiebre, no hay que darle antibiótico. Por esta situación se me ha ocurrido publicar esta entrada, y otra que quiero publicar en breve hablando exclusivamente de la fiebre. 
¿Qué es la gripe?
La gripe es una enfermedad viral, provocada por un virus que muta más o menos cada año. Aunque la de este año es menos "mediática" que la de años anteriores, sus síntomas son los mismos y su repercusión también. Cursa con fiebre alta, de unos 39-39.5ºC, con malestar general, lagrimeo y enrojecimiento conjuntival, dolores generalizados, y, dependiendo de la mutación de ese año, con dolor de garganta, o con algo de malestar abdominal, o con aumento de la mucosidad... o con un poquito de todo eso. Y no, los antibióticos no mejoran la fiebre.  Y sí, suele ser una fiebre muy resistente a antipiréticos (los antipiréticos son medicamentos contra la fiebre, dalsys, apìretales...), por lo que yo aconsejo, más que la clásica combinación de dalsy y apiretal cada 4 horas, desnudar al peque, bañarlo en agua tibia y dejarle con algo ligerito, un pijama de verano o similar.
 Hace ya tiempo que se demostró que esas combinaciones de antipiréticos cada 4 horas no servían para disminuir la fiebre ni sus síntomas. Es más, yo recomiendo dar la menos medicación posible, porque lo que sí está demostrado es que un exceso de medicación ralentiza la recuperación de las infecciones virales, tanto catarros como gripes.
 En general, excepto en niños con historia personal de convulsiones febriles, yo no recomiendo dar antipiréticos antes de los 38ºC, y en niños con buen estado general, no antes de los 38.5ºC. ¿Y si le pongo 2 veces el termómetro y una me pone 38ºC y otra 38.5ºC? Pues se lo pone una tercera vez y desempata (¿para qué le puso el termómetro 2 veces?). 
Es mejor pasarse de prudente a la hora de dar una medicación, que correr el riesgo de abusar de ella, y además los antipiréticos sólo sirven para mejorar los síntomas, si el niño sólo tiene fiebre pero se encuentra bien, activo y juguetón, no hay que bajarle la fiebre a toda costa. Como veremos en la siguiente entrada, la fiebre es nuestra amiga (como la tos y los mocos, pero de eso ya hablaremos en otra ocasión), a los virus en general no les gustan las temperaturas elevadas, por eso el cuerpo eleva su temperatura, para que el virus no esté cómodo y no se quiera quedar con nosotros.
¿Y le puedo llevar a la "guarde"? Lo siento mucho por su empresario, querida madre trabajadora, pero un niño con fiebre no debería ir a la guardería, debería quedarse en casa descansando, y preferiblemente con su mamá. Es importante asegurarse de que el niño bebe líquidos azucarados (lo ideal son zumos de naranja naturales recién exprimidos, a partir del año se le pueden endulzar con miel, que también ayuda al sistema inmunológico), no es tan importante que coma, de hecho es probable que durante unos días apenas coma o esté a base de yogures.
 En los niños que toman pecho es frecuente que sólo quieran estar enganchados al pecho todo el rato y no coman nada más, el niño es listo, sabe que la leche de su madre le va a aportar defensas que le van a ayudar a eliminar el virus. 
No se esfuerce por que coma, pero sí es importante que beba, porque la fiebre alta deshidrata y además provoca hipoglucemias (baja el azúcar en la sangre). La hipoglucemia provoca un aumento de cuerpos cetónicos (las abuelas lo llaman "subir la acetona") que a su vez puede provocar vómitos.


Resumiendo: Tratamiento para la gripe:
1.- REPOSO: Es el tratamiento más importante, el cuerpo necesita reposar y estar tranquilo para eliminar al virus, es el principal tratamiento también para los adultos. Dormir mucho y hacer poco.


2.- Hidratación: Preferiblemente con líquidos azucarados, lo que al niño le guste, pero lo ideal es zumo de naranja natural recién exprimido. En niños mayores de un añito se puede endulzar con miel. También es importante beber mucha agua.


3.- Antipiréticos: Preferible el paracetamol (apiretal), pero sólo si la fiebre sube de 38ºC. Cuantos menos antipiréticos, mejor.


¿Y ya está? Pues sí, después de múltiples estudios con antigripales diversos, se ha demostrado claramente que con tratamiento la gripe dura unos 7 días, y sin tratamiento dura más o menos una semana... Así que no abusen de los antigripales, descansen lo que puedan, y mucho ánimo, que ya queda menos. 
En algunos casos la gripe puede durar hasta 10-15 días, pero si persiste la fiebre más de 7 días es aconsejable reevaluar al niño. ¡No, aunque dure 10 días sigue sin ser necesario un antibiótico!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario