Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

viernes, 21 de noviembre de 2014

Día mundial del niño (con retraso)

Ayer fue el Día Mundial del Niño. No voy a hablar de la situación de la infancia en los países en vías de desarrollo, los miles de huérfanos del Ébola, los millones de niños que sufren hambre y viven en situaciones de extrema pobreza. Para informaros sobre ésto, podéis mirar en la estupenda web de Aldeas Infantiles SOS o de UNICEF (http://www.aldeasinfantiles.es/Conocenos/Pages/default.aspx, http://www.unicef.es/cooperacion-internacional).
Hoy quiero hablar de una situación mucho más sutil, pero no por ello menos dramática. Y lo voy a hacer echando mano del humor. Voy a daros 7 maneras para corregir a vuestro marido desobediente:

Cómo actuar si mi marido es desobediente

Manejar y educar a un marido desobediente puede ser complicado y de lo más agotador para el otro cónyuge, pero si tenemos ciertos principios claros, veremos que nos será mucho más fácil.
  1. No se negocia: cuando el marido está en pleno momento de acción no se puede negociar con él. El otro cónyuge no puede negociar con el comportamiento  y debemos mantenernos firmes ante nuestras directrices.
  2. - Las normas claras: no podemos esperar a que un marido se porte bien si no tenemos normas. Debemos establecer las normas de la familia y las debemos hacer cumplir en todo momento, sin excepciones.
  3. Actuar rápido: cuando el marido desobedece no podemos perder ni un minuto de tiempo y debemos actuar de manera inmediata. Por ejemplo, si le decimos que no más televisión y que vaya a hacer la colada, como hemos acordado y el marido no lo hace, debemos parar automáticamente la televisión y llevarlo a su cuarto.
  4. Riñas y llanto: lo normal es que el marido llore cuando su autoridad no pueda con la del otro cónyuge. No porque llore tenemos que perdonarlo o ablandarnos, pues le enseñaríamos a usar las lágrimas de cocodrilo.
  5. - Provocaciones, mejor no entrar: cuando el marido se empiece a quejar no le podemos seguir el juego porque gana tiempo para ahorrarse sus obligaciones. Debemos pasar a actuar rápido.
  6. Disciplina en todo y todos los días: los maridos, y concretamente los maridos desobedientes, tienden a mejorar cuando están acostumbrados a hacer una cosa. Por ello, es siempre mejor que tengamos unas rutinas establecidas y que las sigamos a diario.
  7. Autoridad positiva de los cónyuges: los maridos que se comportan de esta manera es porque, en su interior, no se sienten seguros y los padres debemos ayudarlos con nuestra actitud.
Supongo que si en lugar de "marido" pusiera "mujer", alguna feminista se me echaría encima... Como pone "marido", asumimos que es un texto humorístico... pero si pone "niño" (como en el original, cogido de una conocida web de consejos para padres... sí, sólo he cambiado la palabra "niño" por la palabra "marido" y la palabra "padres" por "cónyuge"), probablemente a todos nos parecería bien. 
¿Por qué seguimos considerando a los niños ciudadanos de segunda? ¿Por qué no les tratamos con el mismo respeto que reservamos a nuestro cónyuge o a cualquier otro adulto? ¿Por qué la "obediencia ciega" sigue siendo un valor en nuestra sociedad?
Los que me conocéis sabéis que yo no soy precisamente "obediente". Y me alegra mucho desobedecer cuando considero que se está cometiendo una injusticia. Me temo que vivimos en un país de adultos demasiado obedientes... quizá sea el momento de volvernos más niños y empezar a desobedecer. ¿No sería genial que los banqueros "desobedecieran" a sus jefes y devolvieran el dinero público a las personas que están penando con sus hipotecas? Por ejemplo.... 

lunes, 17 de noviembre de 2014

Sobre los deberes...

Los que me conocéis sabéis que nunca le he encontrado razón de ser a los deberes, ni en niños pequeños ni en mayorcitos. Me apetecía compartir las reflexiones de Richard Gerver, experto en educación que ha estado hace poco en nuestro país... ¡Muy muy interesante!!!

EDUCACIÓN Defiende el uso de las nuevas tecnologías

Richard Gerver: 'Los deberes no benefician a los niños'

  • El experto educativo arremete contra los exámenes y las tareas escolares

  • 'Hay que huir de los sistemas educativos que cambian cada cuatro años'



Richard Gerver (Londres, 1969) es de los pocos padres que no echan pestes de la PlayStation. Sus hijos utilizan los videojuegos y las redes sociales para estudiar y practicar idiomas y él les suele citar en sus conferencias para expresar cómo, en un mundo que cambia a gran velocidad, los jóvenes se están sirviendo de la tecnología para explorar nuevas formas de aprendizaje.
'Emprendedores de éxito han suspendido exámenes finales. Steve Jobs dejó la universidad'
Este profesor, uno de los más influyentes a nivel mundial, defiende que "los alumnos aprenden mejor si se sienten implicados", al tiempo que arremete contra los deberes y contra los exámenes. Cuando era director de colegio, convirtió la Grange Primary School, una de las peores de Reino Unido, en un ejemplo de innovación. Fue asesor de política educativa de Tony Blair y Premio Nacional de Enseñanza en su país. Estos días ha estado en Madrid, participando en el Congreso de Mentes Brillantes.
España tiene una tasa de abandono escolar temprano del 22%, la más alta de la UE. ¿Qué les pasa a nuestros estudiantes?
El sistema educativo español es uno de los más tradicionales del mundo y ocurre como con la educación durante la era industrial, en que se perseguía controlar la producción: se da a todos los alumnos el mismo mensaje y se les examina de la misma forma. Pero nuestros hijos son la generación más sofisticada de consumidores de la historia, sobre todo en tecnología. Conocen mucho más el mundo que nosotros a su edad. Ya no basta con atraparlos en clase, lo que necesitamos es un sistema que exprima lo mejor de cada uno. A pesar de que los niños tienen un instinto natural para aprender, el sistema actual hace aburrido el aprendizaje. Si creamos sistemas divertidos y estimulantes, los alumnos querrán seguir en las aulas.
El propio ministro de Educación, José Ignacio Wert, reconoce que nuestro modelo es excesivamente memorístico y rígido. ¿Puede estar aquí parte del problema?
Sí, por supuesto. El sistema aún cree en el mero proceso de memorizar y repetir información. Es un círculo vicioso porque los políticos les dicen a los profesores que evalúen así a los alumnos y a ellos les evalúan de la misma manera. Lo que necesitamos son políticos que digan: "Vamos a diseñar un nuevo sistema". Estamos constantemente parcheando modelos que no funcionan, en vez de crear uno nuevo.
Los partidos de la oposición han acordado derogar la séptima ley educativa en democracia, la Lomce, en cuanto el PP pierda su mayoría absoluta. ¿Hace falta un Pacto de Estado por la Educación?
Hay que huir de los sistemas que cambian cada cuatro años, cuando lo hace el Gobierno. En Finlandia han hecho un acuerdo entre los políticos y en 12 años no han modificado su sistema educativo.
¿Qué opina de las reválidas, pruebas externas, nacionales y estandarizadas al final de cada etapa educativa que ha recuperado Wert?
La mayoría de los países tiene estas pruebas, pero el problema es que miden sólo un tipo de inteligencia. La sociedad aún cree que la forma en que haces el examen define lo inteligente que eres, pero muchos emprendedores de éxito tienen en común que suspendieron estas pruebas finales.Steve Jobs, cofundador de Apple, abandonó la universidad, mientras que Richard Branson, de Virgin, dejó de estudiar a los 16 años. Necesitamos un sistema educativo que sea capaz de medir las inteligencias múltiples, no sólo las habilidades para superar un examen.
Si no hay exámenes, ¿cómo se evalúa lo que aprende el alumno?
Los exámenes son fáciles de gestionar, pero esto no significa que estén bien. Deberíamos ver el progreso del niño en un ámbito general, su desarrollo emocional, creativo y colaborativo, así como sus habilidades interpersonales.
¿No es un riesgo primar las habilidades frente a los conocimientos?El aprender a aprender ha provocado que los niños no tengan ni idea, por ejemplo, de los nombres de los presidentes del Gobierno o de quiénes eran los Reyes Católicos.
No hay que elegir entre una cosa u otra. Si se hace bien, habilidades y conocimientos van unidos. El conocimiento es importante, pero el sistema educativo se ha centrado sólo en él y se ha olvidado de las habilidades. Y el conocimiento por sí solo no significa nada. No es tan importante que los niños no recuerden los nombres de los presidentes del Gobierno porque pueden encontrarlos en Google, pero sí lo es más que sepan cómo funciona Google.
Dice que los niños de hoy están expuestos a más cosas y que eso ha cambiado su perspectiva del mundo. Los críos tienen más información que nunca, pero ¿saben clasificarla y darle la importancia debida?
Desde luego que no, porque no les estamos enseñando a clasificar esa información. Hay que enseñarles a hacerse preguntas, a ponerse retos, a investigar la información.
Los padres se quejan de que sus hijos tienen demasiados deberes. ¿Hasta qué punto son útiles?
Nunca he entendido el valor de los deberes. En mi opinión, se inventaron para que el niño tenga algo que hacer cuando llega a casa y para que los padres puedan ver qué es lo que hace en el colegio. Ninguna de estas razones beneficia a los niños. No he visto ningún informe serio que diga que son beneficiosos para el progreso de los niños. De hecho, en China están empezando a quitarlos en Primaria. No digo que los videojuegos sean buenos todo el rato, pero a mi hijo de 14 años le encanta jugar al FIFA en la consola, que tiene conectada a internet. Ha empezado a decir frases en ruso, español y alemán porque habla con los chicos con los que juega, que son de otros países. Es un buen ejemplo de cómo aprenden por sí mismos. Confiemos en ellos y dejemos que hagan lo que les interesa en su tiempo libre. Quiero que jueguen en la calle y que tengan tiempo para estar con sus padres, para hablar entre ellos, para leer libros... y no pueden hacerlo con dos o tres horas de deberes al día.
Como defensor de las nuevas tecnologías en la educación, ¿qué le parece la asignatura de Programación de Videojuegos que ha estrenado la Comunidad de Madrid?
[Sonríe] Alguien les debió de decir: "Ponles a aprender videojuegos, que ahí es donde está el dinero", pero lo que ocurrirá es que en unos años tendremos tantos programadores que ya no será una carrera rentable. Además, para cuando dejen la escuela, el lenguaje de programación será totalmente distinto. Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, no sabía de programación, pero sí entendía la naturaleza humana. Para salir de la crisis, España necesita una generación de emprendedores que cree sus propios negocios.

martes, 11 de noviembre de 2014

¿Mi lactancia está yendo bien?

Bueno, creo que es la duda más frecuente, sobre todo en los primeros días del bebé. Por eso os copio este estupendo cuadro desarrollado por mi admiradísima Rocío (Consulta médica de lactancia, podéis consultar su blog desde este enlace: http://consultamedicadelactancia.blogspot.com.es/) y el Centro Hebamme. Sobre todo a las mamis primerizas os puede servir para valorar si en los primeros días vuestro bebé está comiendo adecuadamente o no, y para pedir ayuda lo antes posible si es que no. ¡¡Gracias por una herramienta tan sencilla  y útil!!

sábado, 1 de noviembre de 2014

A vueltas con la vitamina D


Hay días en los que una se harta de leer inexactitudes científicas, opiniones partidistas, e incluso auténticas sandeces. Reconozco que este artículo surge de ese sentimiento de hartazgo, así que quizá sea más agrio de lo que me gustaría.

¿Qué es la vitamina D?

 La vitamina D, también denominada  calciferol, es una vitamina liposoluble (se acumula en los tejidos grasos del cuerpo) que sirve para fijar el calcio a los huesos. Debido a tal función, se denomina también vitamina “antirraquítica”, ya que previene el raquitismo, una enfermedad derivada de la falta de fijación del calcio en los huesos en formación, que puede provocar arqueamiento de las piernas y otras alteraciones en la formación de los huesos. Es especialmente importante para los niños en crecimiento, aunque también para los adultos.

¿Cómo podemos conseguir la vitamina D?

El cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol. Por eso, con frecuencia se denomina la vitamina de la "luz del sol". La mayoría de las personas satisfacen al menos algunas de sus necesidades de vitamina D de esta manera.
De 10 a 15 minutos de exposición al sol tres veces a la semana son suficientes para producir los requerimientos corporales de esta vitamina. Es necesario que el sol alumbre sobre la piel de la cara, los brazos, la espalda o las piernas (sin protector solar)
Muy pocos alimentos contienen vitamina D de manera natural. En consecuencia, muchos alimentos son enriquecidos con esta vitamina. Fortificado o enriquecido quiere decir que al alimento se le han agregado las vitaminas.
Los pescados grasos (atún, salmón y caballa) están entre las mejores fuentes naturales de vitamina D. El salmón es uno de los alimentos con más cantidad de vitamina D. Una ración de 100 gramos tiene 360 UI de vitamina D, un poco menos de la mitad de la ingesta diaria que los expertos recomiendan. El atún en aceite es otro alimento que aporta vitamina D. 85 gramos de atún en un sándwich o en una ensalada te darán 25 por ciento del mínimo diario, según sugieren los expertos.
El hígado de res, el queso y las yemas de los huevos suministran pequeñas cantidades.
Los champiñones proporcionan algo de vitamina D. El contenido de vitamina D también se está reforzando por la exposición de ciertos hongos disponibles comercialmente a la luz ultravioleta.
La vitamina D se le agrega a muchos cereales para el desayuno, a la mayoría de las marcas comerciales de leche y a algunas marcas de bebidas de soja y de arroz, jugo de naranja, yogur y margarina.  Para saber cuáles están fortificados con vitamina D, es importante revisar  la tabla de información nutricional en la etiqueta de los alimentos.

¿Cuándo se produce la deficiencia de vitamina D?

 La deficiencia en vitamina D es habitualmente consecuencia de la falta de radiación ultravioleta en la luz solar, que se necesita para convertir el 7-deshidrocolesterol en vitamina D3, junto al consumo de una dieta no equilibrada; también puede ocurrir por desórdenes que limiten su absorción, o condiciones que limiten la conversión de Vitamina D en metabolitos activos, tales como alteraciones en hígado o riñón, o raramente por algunos desordenes hereditarios.

¿Por qué se recomienda la vitamina D en los bebés, y especialmente en los que toman leche materna?

La leche materna tiene la concentración más alta de vitaminas y hierro de fácil absorción, la cual será suficiente una vez que el bebé comience a alimentarse con carne, o con cereales enriquecidos con hierro a partir de los seis meses de edad.
 Un bebé sano alimentado por una madre sana no necesita ningún otro complemento vitamínico o nutricional, con la excepción de la vitamina D. La leche materna contiene cierta cantidad de vitamina D, la cual es producida cuando el cuerpo se expone a la luz solar.
 La Asociación Americana de Pediatría recomienda que todos los bebés que se alimentan con leche materna comiencen a recibir complementos de vitamina D (400 UI/día) durante los primeros 2 meses y continúen hasta que el infante beba suficiente cantidad de fórmula o leche enriquecida con vitamina D (después del primer año de vida). Todos los lactantes menores de un año alimentados con leche artificial que ingieren menos de 1 litro diario de dicha fórmula también han de recibir un suplemento de Vitamina D.
Como hemos visto, con 10-15 minutos de exposición solar tres veces a la semana, tanto para la madre como para el niño, nos podríamos ahorrar el suplemento.
Pero, como no podemos estar seguros si la exposición de las madres al sol es adecuada o no o si tiene niveles adecuados de vitamina D, la Asociación Española de Pediatría (Aeped) recomienda suplemento de vitamina D para prevenir el Raquitismo que es un grave trastorno causado por una falta de vitamina D, calcio o fósforo.
 Este trastorno lleva a que se presente reblandecimiento y debilitamiento de los huesos. La vitamina D ayuda al cuerpo a controlar apropiadamente los niveles de calcio y fósforo. Si los niveles sanguíneos de estos minerales se tornan demasiado bajos, el cuerpo puede producir hormonas que estimulen la liberación de calcio y fósforo de los huesos, lo cual lleva a que se presenten huesos débiles y blandos.

¿Pero no era para cerrar la fontanela?

 NO. Si su pediatra le dijo eso, está equivocado. Si se lo dijo su enfermera, está equivocada. La vitamina D se recomienda como prevención del raquitismo. Es cierto que uno de los signos del raquitismo puede ser el retraso en el cierre de la fontanela, pero en ningún caso la vitamina D se usa para que la fontanela se cierre. La fontanela se cierra cuando se cierra, en general entre el primer y el segundo año de vida del niño, en unos niños antes, y en otros después.

¿Entonces si tomo el sol puedo dejar el suplemento?

Como hemos dicho, para conseguir los niveles adecuados de vitamina D, hay que tomar el sol SIN PROTECCIÓN, al menos 15 minutos, al menos 3 veces a la semana. Para minimizar el daño solar, lo ideal es que esta exposición se produzca a primera hora de la mañana (antes de las 10h en invierno, antes de las 9h en verano) o a última hora de la tarde (más o menos una hora antes de que se ponga el sol). Si la exposición va a ser menor, o no está seguro de que su hijo pueda recibir esa cantidad de sol (sobre todo en los meses de invierno), lo recomendable es tomar el suplemento. En el verano, lo más probable es que aquí en España se pueda uno olvidar el suplemento sin que se produzca raquitismo.

¿Por qué hay autoridades científicas que dicen que la vitamina D sólo se puede conseguir con la leche enriquecida?

Porque las multinacionales que producen la leche enriquecida les pagan para que digan eso. No es verdad, y en este artículo podemos ver claramente que lo único que necesitamos para tener la vitamina D que necesitamos es la exposición solar.
 Como hemos visto, la deficiencia en vitamina D es habitualmente consecuencia de la falta de radiación ultravioleta en la luz solar, que se necesita para convertir el 7-deshidrocolesterol en vitamina D3. Se ha postulado que los antecesores del Homo sapiens surgieron en los trópicos y eran de piel obscura. A medida que emigraron hacia el norte, el efecto de filtro de la radiación ultravioleta por los pigmentos oscuros de la piel resultaba desfavorable para la síntesis de vitamina D en la piel. La selección genética respecto a la piel más clara permitió a los pueblos nórdicos absorber más radiación ultravioleta. Esta selección no tuvo lugar entre los esquimales quienes consumen una dieta de pescado rica en vitamina D.
Es decir, si no hay suficiente exposición solar, habrá que tomar más salmón y pescados grasos (por eso los esquimales, a pesar de no tener apenas exposición solar, y de tener la piel más oscura que los nórdicos de otras razas, tampoco tienen apenas raquitismo, porque su dieta se basa en pescados grasos). Si no tenemos suficiente exposición solar ni podemos tomar pescados grasos (por alergias u otras causas), efectivamente la única forma de conseguir la suficiente vitamina D serían los suplementos, ya en alimentos “fortificados”, ya como suplementos alimenticios.

¿Cuánta más vitamina D, mejor?

Pues no, de hecho un exceso de vitamina D puede provocar muchos problemas .
Un exceso de vitamina D puede hacer que los intestinos absorban demasiado calcio, lo cual puede provocar niveles altos de este mineral en la sangre.

Los niveles altos de calcio en la sangre pueden llevar a que se presenten:
-Depósitos de este mineral en los tejidos blandos como el corazón y los pulmones.
-Confusión y desorientación.
-Daño renal (ya que el exceso de cálcio se elimina por riñón).
-Cálculos renales.
-Náuseas, vómitos, estreñimiento, inapetencia, debilidad y pérdida de peso.

¿Cuáles son las necesidades de vitamina D?

Dependen de la edad, del sexo, y de la situación de la persona (durante el embarazo y la lactancia las necesidades son mayores, por ejemplo)
Lactantes (ingesta adecuada de vitamina D)
0 - 6 meses: 400 UI (10 microgramos [mcg] por día).
7 - 12 meses: 400 UI (10 mcg/día).
Niños
1 - 3 años: 600 UI (15 mcg/día).
4 - 8 años: 600 UI (15 mcg/día).
Niños mayores y adultos
9 - 70 años: 600 UI (15 mcg/día).
Adultos de más de 70 años: 800 UI (20 mcg/día).
Embarazo y lactancia: 600 UI (15 mcg/día).
En general, las personas de más de 50 años necesitan cantidades mayores de vitamina D que las personas más jóvenes.
La toxicidad de la vitamina D casi siempre ocurre por el uso de demasiados suplementos.
El límite superior seguro para la vitamina D es: 1,000 a 1,500 UI/día para lactantes. 2,500 a 3,000 UI/día para niños de 1 a 8 años.4,000 UI/día para niños de 9 años en adelante, adultos, al igual que mujeres y adolescentes embarazadas y lactantes.

Espero que este artículo os haya aclarado las dudas que podáis tener, y que podáis decidir qué tipo de suplementos dar a vuestros hijos, o si preferís no dar ningún tipo de suplemento. Las recomendaciones son eso, recomendaciones, no son la verdad absoluta y, por desgracia, en algunos casos (como el de recomendar los productos enriquecidos en vitamina D en lugar de tomar otros productos que son ricos de manera natural en vitamina D, o simplemente tomar el sol a primera hora de la mañana) no tienen ninguna base científica, sino una base meramente comercial.


viernes, 31 de octubre de 2014

¿Truco o trato?.... AZÚCAR!!!!

La tradición celta de Halloween se ha extendido como la pólvora por nuestro país, y puede llegar a ser una pesadilla para los niños obesos o diabéticos... pero también para los que no tienen ningún problema. Los atracos de "chuches" que se producen durante estos días provocan una afluencia de dolores abdominales y de cólicos de gases a las urgencias que pueden triplicar la afluencia de un día normal. Aquí tenéis algunos consejos para pasar lo mejor posible esta fecha...

1.- Ayudadle a crear su disfraz “perfecto”, que la importancia de la fiesta sea compartir la ilusión de hacer el disfraz con sus padres, y no tanto las chucherías.
2.- Si el niño es diabético y ya entiende su enfermedad, decidle que los caramelos que reciba los coma en casa, o que sólo puede comer los caramelos que se le den en casa (sin azúcar). Si es pequeño, acompañadle, y aprovechad para explicar a otros niños que es la diabetes y por qué el azúcar es peligroso.
3.- Podéis darle sus dulces preferidos sin azúcar antes de salir a pedir con sus amigos. Estas son las golosinas que puede comer. Si van a pedir por el barrio, se puede hacer un acuerdo con los vecinos para que solo tengan dulces saludables.
4.- Procurad que no salga de casa con hambre, así no tendrá necesidad de comer.
5.-  Cread un concurso con sus amigos. “El que traiga más caramelos tendrá un premio”. Así podremos conseguir que coman menos caramelos durante el camino. Regalad un libro, un juguete...
6.- Cuando vuelvan a casa preparadles bebidas "de halloween" sin azúcar, utilizando unas pocas gotas de colorante alimentario.  ( bebidas de arroz o avena con colorante verde, o negro …. zumo de tomate o de frutos secos …. ) .
7.-  Utiliza la calabaza para hacer pastelillos con canela, pequeños bocadillos integrales con queso fresco o crema o flan. La calabaza a pesar de tener un índice glucémico medio-alto, contiene mucha fibra, lo que la hace apta para su consumo por personas diabéticas y obesas.
8.- No almacenéis los caramelos sobrantes en casa, eliminad tentaciones.
9.- Explicar a los niños cómo funciona el intestino, y cómo el azúcar provoca gases que después pueden doler, puede ser una buena manera de pasar la tarde (se puede enseñar haciendo un postre, que vean cómo el azúcar y la levadura provocan la reacción para que suba el bollo, por ejemplo), antes de que salgan a pedir las "chuches".
Que el azúcar no os amargue una fantasmagórica fiesta de Halloween.
 Quiero dar las gracias a Isabel Valdivieso , Asesora Nutricional, por su estupendo artículo en Super padres, en el que me he basado para realizar esta entrada. Su web:

lunes, 27 de octubre de 2014

Concilia... qué???

Sí, hombre, sí, se llama conciliación familiar y laboral... y no debería ser algo tan difícil de conseguir... De hecho, como se puede ver en el siguiente artículo, algo tan simple como cambiar una jornada partida por una contínua ya mejora con mucho el tiempo que los padres pueden pasar con sus hijos... ¿que no se puede?... Pues ya me dirán cómo lo hacen en otros países... Ah, claro, que tienen leyes que REALMENTE favorecen la conciliación... Igual cambiando las leyes... ¿no?
¡¡Espero que os guste el artículo que os comparto!!

Horarios laborales en España: ¿afectan a las familias?

El mercado laboral español tiene muchas singularidades. Una peculiaridad evidente, al menos a nivel europeo, es la “jornada partida”. En España un elevado número de empleados que comienza realizando actividades laborales por la mañana ve su jornada laboral interrumpida por un largo parón para la comida (normalmente de las 14:00 a las 16:00), para luego seguir con sus actividades laborales, que a menudo se alargan hasta cerca de la noche. Datos del INE indican que alrededor del 45% de los españoles trabaja con esta “jornada partida”, lo cual muestra la fuerte institucionalización de esta práctica en España.
Se ha debatido mucho sobre cómo los horarios laborales españoles afectan a las familias, visible por ejemplo en un artículo publicado este año en el New York Times. La razón de este debate es obvia: la “jornada partida” española no está sincronizada con los horarios escolares. Muchos niños terminan el colegio entre las 16:00 y las 17:00, precisamente cuando las madres y los padres con “jornada partida” vuelven al trabajo, después de una larga interrupción para comer. Las actividades familiares y el tiempo que los padres dedican a los niños, especialmente cuando éstos son más pequeños, se limitan a horas muy restringidas, que suelen ir desde la salida del colegio hasta que los niños se van a la cama (digamos entre las 17:00 y las 21:00). Cabe pues esperar que esta “jornada partida” es muy perjudicial para la vida familiar. Sin embargo, existe muy poca evidencia al respecto.
Saber cómo el horario laboral español afecta a las familias es fundamental. Al menos por tres motivos: (1) Muchos padres revelan no poder dedicar suficiente tiempo a las actividades familiares y con niños. Dichas actividades son esenciales para las relaciones familiares, el bienestar de los padres y el desarrollo socio-emocional y cognitivo de los niños; (2) El horario laboral se puede modificar a través de políticas públicas. En España, muchos padres y madres afirman no tener capacidad de decisión sobre su tiempo de trabajo y suelen ser las empresas quienes regulan los horarios de trabajo. Por tanto, las políticas familiares y laborales (que en España claramente no ayudan a las familias trabajadoras) ejercen un papel esencial en este terreno; (3) España presenta desigualdades de género muy elevadas en la esfera doméstica. La inflexibilidad de los horarios laborales, sin duda, influye en que, a falta de una jornada laboral adaptada a las necesidades de las familias, muchas mujeres españolas opten por dedicarse plena o parcialmente al trabajo doméstico.
La Encuesta de Empleo del Tiempo ofrece los mejores datos para evaluar cómo la “jornada partida” interfiere con la vida familiar en España. Los datos se refieren a madres y padres casados o cohabitando, con niños en el hogar entre 0 y 9 años. Esta encuesta nos permite estudiar tres actividades centrales para la vida familiar: (1) Actividades familiares: tiempo con el cónyuge e hijos en rutinas familiares diversas; (2) Tiempo con niños: tiempo con uno o más niños, sin la presencia del cónyuge; (3) Cuidado parental: tiempo dedicado al cuidado de los hijos, sin presencia del cónyuge. Esta encuesta permite distinguir dos grupos de padres: (i) padres con “ jornada continua” (cuya jornada laboral se desarrolla esencialmente entre las 9:00 y las 17:00); (ii) padres con “ jornada partida” (cuya jornada laboral incluye diversas horas de trabajo antes de las 14h, pero también después de las 16h). Con estos datos podemos pues determinar si la “jornada partida” deteriora la vida familiar en España.
Los datos muestran inequívocamente que sí. La “jornada partida” tiene implicaciones negativas sobre la vida familiar y el tiempo con los hijos. Los padres con “jornada continua” dedican 90 minutos a las actividades familiares, mientras que aquellos que tienen “jornada partida” sólo emplean 57 minutos en dichas actividades. Diferencias similares se observan para el tiempo con niños (85 versus 65 minutos) y para el tiempo en el cuidado parental (71 versus 50 minutos). Por ejemplo, trabajar con una “jornada partida” reduce un 30%  el tiempo al cuidado de los niños. Para ponerlo de un modo más gráfico: las niñas y niños cuyos padres trabajan con “jornada partida” reciben cerca de 130 horas anuales menos en cuidado parental que niñas y niños con padres que, teniendo características similares, trabajan con “jornada continua”. Estos resultados muestran como, al menos en lo que se refiere a la vida familiar (habrá que estudiar otros indicadores), la “jornada partida” es muy negativa para las familias.    
Los resultados presentados muestran que la “jornada partida”, que afecta a muchas madres y padres españoles, tiene repercusiones muy negativas sobre la vida familiar. Los padres y las madres, también en España, revelan tener un fuerte interés en participar en actividades con los hijos, ya sea solos o con el cónyuge. Sin embargo, los trabajadores y trabajadoras en España tienen muy poco control sobre su horario laboral. La evidencia mostrada aquí sugiere que España debe modificar el horario laboral para que mejore la vida familiar.
Un cambio en la conciliación entre la vida laboral y familiar sólo parece posible a través de cambios legislativos y políticos. Estas políticas debieran dar más poder de decisión a los padres y madres sobre su empleo, ya sea para salir antes del trabajo, reducir interrupciones laborales diarias largas, o teniendo en general una mayor capacidad de elección para conciliar la vida laboral y familiar. Indicadores relacionados, como la salud, el bienestar personal, pero también la productividad laboral y las desigualdades de género, necesitan ser considerados seriamente para tener un debate político riguroso e informado sobre cómo el horario laboral en España incide en la calidad de vida de diferentes generaciones.
Tiempo dedicado a diversas actividades según el tipo de jornada. Fuente: Elaboración propia con los datos de la Encuesta de uso del tiempo del INE
----
Nota final sobre los datos y el gráfico: Los datos provienen de la ‘Encuesta de Empleo del Tiempo 2003’ (N = 2.832) para diarios de actividades de lunes a viernes. El gráfico presenta valores predictivos en tres modelos de regresión lineal múltiple con los siguientes controles: ‘edad’, ‘género’, ‘horas de trabajo, ‘empleo del cónyuge’, ‘educación’, ‘educación del cónyuge’, ‘ayuda doméstica’, ‘número de niños’ y ‘niño de 0-2 años’. Las diferencias son estadísticamente significativas superiores al 99% para los tres modelos.

martes, 21 de octubre de 2014

Cuidados paliativos perinatales: Cuando las cosas no van bien...

Quiero dar difusión a la preciosa iniciativa que llevan a cabo en el Hospital San Juan De Dios. Os resumo parte de la entrevista realizada a una de las neonatólogas que allí trabajan por parte de la revista Aletheia. ¿Para cuando unidades similares en TODOS los hospitales???

Cuidados paliativos perinatales: 

Acompañando el parto y la despedida

Entrevista a la neonatóloga Ana Martín, del hospital San Juan de Dios de Barcelona






© Public Domain
Hay bebés que, con mucha probabilidad, fallecerán en el útero materno, tras el parto o durante los primeros días de vida extrauterina. Padecen patologías o malformaciones graves incompatibles con la vida.

Pero, aunque el diagnóstico de estos niños sea letal, es mucho lo que se puede hacer por ellos y por sus familias. No tienen cura, pero una atención médica adecuada puede ayudar a que estos momentos tan dolorosos sean un paso crucial en la vida de la familia que acoge, ama y acompaña a un pequeño en su breve paso por la vida.

En estos casos difíciles es especialista la neonatóloga Ana Martín Ancel y un equipo profesional multidisciplinar del Hospital San Juan de Dios de Barcelona (España). Allí han creado un programa de cuidados paliativos perinatales que da atención sanitaria completa tanto a los niños enfermos como a sus familias.

Todo comienza con un diagnóstico lo más preciso posible que les ayudará a prever el parto, así como la medicación que el pequeño pudiera necesitar.

Si tienen un diagnóstico cierto de que el bebé fallecerá tras nacer, procuran que los partos sean vaginales (no mediante cesárea) y no recurren a la monitorización ni a seguir la frecuencia cardiaca.

Para ello, procuran hacer una preparación al parto individualizada, puesto que, para estas mujeres, que saben que el día del nacimiento será también el momento del adiós de su bebé, es doloroso acudir a clase junto con madres de hijos sanos.

¿Cómo preparan a los padres para ese duro momento del parto y la despedida? 

Hay bebés que apenas viven diez minutos, media hora, una hora... Estos son momentos sumamente breves pero muy intensos. Y en aquellos aspectos en los que no hayan pensado, todo pasará tan rápido que no será posible improvisar.

Muchos papás están muy agradecidos porque les hayamossugerido hacer fotografías de su bebé, ya que el tiempo para custodiar las memorias tangibles de su hijo se reduce a la gestación y a este tiempo cortito que va a vivir. Guardar las imágenes de las ecografías, un vídeo o grabar el latido puede ser especialmente relevante.

A veces hay papás y mamás que hacen una memoria de la gestación, porque escribir las vivencias les ayuda. Cada familia encuentra su manera.

También puede ayudar que otros familiares o un amigo íntimo puedan estar presentes cuando se hacen las ecografías, y así la vida de este bebé se vaya abriendo también a otras personas. Otros papás traen un traje especial para él, o hacemos huellas impresas en colores de las palmas de las manos y de los pies.

Y, por supuesto, hay padres que quieren bautizar a su bebé, por lo que es importante pensar si pueden avisar a algún amigo sacerdote, al capellán del hospital o aprender a hacerlo ellos mismos.

¿Cuáles son los principales miedos que tienen los padres?

Depende de las familias, de la patología del bebé... Está, indudablemente, el posible sufrimiento de su hijo que, hoy en día, afortunadamente, podemos evitar. Dentro del útero sería totalmente excepcional que un bebé sintiera dolor por una enfermedad o una malformación, y, cuando los bebés nacen, podemos utilizar fármacos para sedarlos si es necesario o suministrarles analgesia si tuvieran dolor.

Muchos tienen miedo a si van a ser capaces de acompañar a su hijo, porque es una situación emocionalmente difícil y les preocupacómo puede afectar a sus hermanos...

Nuestra experiencia es que los hermanitos entienden que el bebé que esperan está enfermo y, muchas veces, ellos mismos, con la capacidad que tienen de afrontar la realidad tal como viene, son los que ayudan a los propios padres a acoger naturalmente al hermano enfermo.

A veces, les preocupa el momento del nacimiento porque es especialmente duro, y más aun si el bebé tiene malformaciones importantes. En este sentido, nos piden ayuda para que les acompañemos o para que, si el bebé tiene alguna deformidad llamativa, la ocultemos y no les resulte tan impactante.

¿Son muchos los casos que reciben?

En general, son pocos los bebés con malformaciones que requieren esta atención, pero, al mismo tiempo, debemos estar preparados para ellos, porque son pacientes que necesitan especialmente nuestra ayuda. 

Sus familias a veces se encuentran bastante abandonadas –es triste decirlo–: reciben un diagnóstico y parece como si no se pudiera hacer más por ellos, ¡pero nada más lejos de la realidad!

Todos sabemos lo importantes que son los últimos momentos en la vida de cualquier persona a la que queremos; pues lo mismo ocurre con estos bebés. 

¿De qué depende que, ante el diagnóstico letal de un hijo, unos padres decidan no abortar?

Sin duda, de las perspectivas de vida que las familias tienen y también de la atención que reciban desde el sistema sanitario.

Existen muy pocos datos publicados de programas de cuidados paliativos perinatales, y la mayoría hacen referencia a programas de EE UU. Pero, en estos pocos datos que se han publicado, llama la atención que entre el 40 y el 70 por ciento de padres que tienen hijos con este tipo de enfermedades, cuando se les ofrece un programa así, deciden acompañar a su hijo hasta al final.

Si les dejamos solos, es mucho más difícil: la gente lo pasa muy mal y hay una presión muy fuerte hacia el aborto, por lo que los papás perciben que es mejor terminar cuanto antes con esto.

Sin embargo, los programas de cuidados paliativos perinatales permiten que los padres tomen una decisión libre; no están abandonados y, si quieren acompañar a su hijo, cuentan con los recursos para hacerlo.

¿Puede llegar a ser positiva una experiencia de este tipo?

Este año, una prestigiosa revista de genética ha publicado los resultados de una encuesta realizada a más de 400 padres y madres de niños con trisomías 13 y 18. Estas son enfermedades que tienden a acortar la vida, y muchos bebés fallecen intraútero o poco después de nacer, aunque algunos, excepcionalmente, viven más.

El artículo afirma que más del 90 por ciento de los padres consideran que este hijo ha mejorado su familia y están contentos de haberlo acompañado hasta el final. Y cuando el bebé ha vivido más de tres meses, más del 97 por ciento considera que su hijo ha sido feliz.

Estos son datos que la gente ni se imagina, porque parece que todo es negro. Sin embargo, la experiencia de estos padres, que dan todo su afecto a su hijo, que lo acompañan hasta el final, que lo conocen y lo abrazan, es muy dolorosa por un lado, pero profundamente humana y muy enriquecedora, por otro.
¿Qué recomendaría a unos padres cuyo hijo tiene un diagnóstico letal?


Es muy importante que pidan ayuda, en primer lugar, a su entorno más cercano.
Y también es fundamental encontrar un equipo médico que les acompañe. Es importante buscar centros donde las familias perciban que su hijo es importante para los médicos y que desean luchar por ese bebé hasta el final.