Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

martes, 21 de octubre de 2014

Cuidados paliativos perinatales: Cuando las cosas no van bien...

Quiero dar difusión a la preciosa iniciativa que llevan a cabo en el Hospital San Juan De Dios. Os resumo parte de la entrevista realizada a una de las neonatólogas que allí trabajan por parte de la revista Aletheia. ¿Para cuando unidades similares en TODOS los hospitales???

Cuidados paliativos perinatales: 

Acompañando el parto y la despedida

Entrevista a la neonatóloga Ana Martín, del hospital San Juan de Dios de Barcelona






© Public Domain
Hay bebés que, con mucha probabilidad, fallecerán en el útero materno, tras el parto o durante los primeros días de vida extrauterina. Padecen patologías o malformaciones graves incompatibles con la vida.

Pero, aunque el diagnóstico de estos niños sea letal, es mucho lo que se puede hacer por ellos y por sus familias. No tienen cura, pero una atención médica adecuada puede ayudar a que estos momentos tan dolorosos sean un paso crucial en la vida de la familia que acoge, ama y acompaña a un pequeño en su breve paso por la vida.

En estos casos difíciles es especialista la neonatóloga Ana Martín Ancel y un equipo profesional multidisciplinar del Hospital San Juan de Dios de Barcelona (España). Allí han creado un programa de cuidados paliativos perinatales que da atención sanitaria completa tanto a los niños enfermos como a sus familias.

Todo comienza con un diagnóstico lo más preciso posible que les ayudará a prever el parto, así como la medicación que el pequeño pudiera necesitar.

Si tienen un diagnóstico cierto de que el bebé fallecerá tras nacer, procuran que los partos sean vaginales (no mediante cesárea) y no recurren a la monitorización ni a seguir la frecuencia cardiaca.

Para ello, procuran hacer una preparación al parto individualizada, puesto que, para estas mujeres, que saben que el día del nacimiento será también el momento del adiós de su bebé, es doloroso acudir a clase junto con madres de hijos sanos.

¿Cómo preparan a los padres para ese duro momento del parto y la despedida? 

Hay bebés que apenas viven diez minutos, media hora, una hora... Estos son momentos sumamente breves pero muy intensos. Y en aquellos aspectos en los que no hayan pensado, todo pasará tan rápido que no será posible improvisar.

Muchos papás están muy agradecidos porque les hayamossugerido hacer fotografías de su bebé, ya que el tiempo para custodiar las memorias tangibles de su hijo se reduce a la gestación y a este tiempo cortito que va a vivir. Guardar las imágenes de las ecografías, un vídeo o grabar el latido puede ser especialmente relevante.

A veces hay papás y mamás que hacen una memoria de la gestación, porque escribir las vivencias les ayuda. Cada familia encuentra su manera.

También puede ayudar que otros familiares o un amigo íntimo puedan estar presentes cuando se hacen las ecografías, y así la vida de este bebé se vaya abriendo también a otras personas. Otros papás traen un traje especial para él, o hacemos huellas impresas en colores de las palmas de las manos y de los pies.

Y, por supuesto, hay padres que quieren bautizar a su bebé, por lo que es importante pensar si pueden avisar a algún amigo sacerdote, al capellán del hospital o aprender a hacerlo ellos mismos.

¿Cuáles son los principales miedos que tienen los padres?

Depende de las familias, de la patología del bebé... Está, indudablemente, el posible sufrimiento de su hijo que, hoy en día, afortunadamente, podemos evitar. Dentro del útero sería totalmente excepcional que un bebé sintiera dolor por una enfermedad o una malformación, y, cuando los bebés nacen, podemos utilizar fármacos para sedarlos si es necesario o suministrarles analgesia si tuvieran dolor.

Muchos tienen miedo a si van a ser capaces de acompañar a su hijo, porque es una situación emocionalmente difícil y les preocupacómo puede afectar a sus hermanos...

Nuestra experiencia es que los hermanitos entienden que el bebé que esperan está enfermo y, muchas veces, ellos mismos, con la capacidad que tienen de afrontar la realidad tal como viene, son los que ayudan a los propios padres a acoger naturalmente al hermano enfermo.

A veces, les preocupa el momento del nacimiento porque es especialmente duro, y más aun si el bebé tiene malformaciones importantes. En este sentido, nos piden ayuda para que les acompañemos o para que, si el bebé tiene alguna deformidad llamativa, la ocultemos y no les resulte tan impactante.

¿Son muchos los casos que reciben?

En general, son pocos los bebés con malformaciones que requieren esta atención, pero, al mismo tiempo, debemos estar preparados para ellos, porque son pacientes que necesitan especialmente nuestra ayuda. 

Sus familias a veces se encuentran bastante abandonadas –es triste decirlo–: reciben un diagnóstico y parece como si no se pudiera hacer más por ellos, ¡pero nada más lejos de la realidad!

Todos sabemos lo importantes que son los últimos momentos en la vida de cualquier persona a la que queremos; pues lo mismo ocurre con estos bebés. 

¿De qué depende que, ante el diagnóstico letal de un hijo, unos padres decidan no abortar?

Sin duda, de las perspectivas de vida que las familias tienen y también de la atención que reciban desde el sistema sanitario.

Existen muy pocos datos publicados de programas de cuidados paliativos perinatales, y la mayoría hacen referencia a programas de EE UU. Pero, en estos pocos datos que se han publicado, llama la atención que entre el 40 y el 70 por ciento de padres que tienen hijos con este tipo de enfermedades, cuando se les ofrece un programa así, deciden acompañar a su hijo hasta al final.

Si les dejamos solos, es mucho más difícil: la gente lo pasa muy mal y hay una presión muy fuerte hacia el aborto, por lo que los papás perciben que es mejor terminar cuanto antes con esto.

Sin embargo, los programas de cuidados paliativos perinatales permiten que los padres tomen una decisión libre; no están abandonados y, si quieren acompañar a su hijo, cuentan con los recursos para hacerlo.

¿Puede llegar a ser positiva una experiencia de este tipo?

Este año, una prestigiosa revista de genética ha publicado los resultados de una encuesta realizada a más de 400 padres y madres de niños con trisomías 13 y 18. Estas son enfermedades que tienden a acortar la vida, y muchos bebés fallecen intraútero o poco después de nacer, aunque algunos, excepcionalmente, viven más.

El artículo afirma que más del 90 por ciento de los padres consideran que este hijo ha mejorado su familia y están contentos de haberlo acompañado hasta el final. Y cuando el bebé ha vivido más de tres meses, más del 97 por ciento considera que su hijo ha sido feliz.

Estos son datos que la gente ni se imagina, porque parece que todo es negro. Sin embargo, la experiencia de estos padres, que dan todo su afecto a su hijo, que lo acompañan hasta el final, que lo conocen y lo abrazan, es muy dolorosa por un lado, pero profundamente humana y muy enriquecedora, por otro.
¿Qué recomendaría a unos padres cuyo hijo tiene un diagnóstico letal?


Es muy importante que pidan ayuda, en primer lugar, a su entorno más cercano.
Y también es fundamental encontrar un equipo médico que les acompañe. Es importante buscar centros donde las familias perciban que su hijo es importante para los médicos y que desean luchar por ese bebé hasta el final.

sábado, 11 de octubre de 2014

Ebola: Verdades, consejos y situaciones...


Ante la alarma social creada por la situación en Madrid, por la absoluta improvisación por parte de nuestras autoridades políticas, por la vergonzosa imagen que estamos dando en toda Europa (y en todo el mundo civilizado diría yo), y porque llevo una semana tranquilizando madres angustiadas, quiero compartir con vosotros este artículo, basado en las informaciones que se pueden encontrar en las páginas de la OMS y de Médicos Sin Fronteras (a partir de ahora MSF). Espero que os ayude a comprender a qué nos enfrentamos y cuáles son los peligros reales en este momento:

¿Qué es el Ébola?
La enfermedad por el virus del Ébola es una de las más mortíferas del mundo para el ser humano. El virus que la ocasiona es altamente infeccioso, con una tasa de letalidad que puede llegar al 90% de las personas infectadas.
Es decir, toda esa caterva de supuestos “expertos naturistas” que hablan de una “conspiración para obligarnos a comprar vacunas y medicamentos” (ya nos gustaría tener algún medicamento útil… ¡¡El problema que hay precisamente en estos momentos es que no lo tenemos!!!), que hablan de una “alarma social injustificada” y de que “nuestro sistema inmunológico está preparado para enfrentarse al virus” deberían tener un poquito más de conciencia y de información fidedigna. Esto no tiene nada que ver con la famosa “gripe A”, ni con el deseo de vender ningún medicamento que se esté caducando… ¡Ojalá fuera así!!

¿Cómo se transmite el Ébola?
En varias áreas de África, se ha determinado que la infección en seres humanos se había producido tras la manipulación de chimpancés, gorilas, murciélagos, monos, antílopes o puercoespines infectados, que habían sido encontrados muertos o enfermos en el bosque. El Ébola NO es una enfermedad de transmisión aérea: el contagio entre seres humanos se produce por contacto con la sangre, secreciones y otros fluidos corporales de la persona infectada.

¿A qué se llama "fluidos"?
Al vómito, la orina, la sangre, las expectoraciones. También el Ébola se puede contraer a través de contacto con semen de un hombre infectado.

El contacto directo con los cuerpos de personas fallecidas, como ocurre en los funerales, es una de las principales formas de transmisión de la enfermedad. Los funerales conllevan prácticas de preparación de los cuerpos que incluyen su lavado por parte de los familiares, como expresión de amor por la persona fallecida. Pero es en las últimas horas de vida del enfermo cuando el virus es más virulento, y el riesgo de transmisión en ese momento es mucho más elevado; por esta razón, garantizar que los funerales y entierros se realizan de forma segura es crucial para contener el brote.

A menudo, los trabajadores sanitarios se han infectado al tratar a pacientes con Ébola. Este contagio se produce por el contacto directo con el paciente sin las adecuadas medidas de protección, como guantes, mascarilla, gafas o trajes.

Esto nos da una idea de por qué se ha contagiado la auxiliar Teresa Romero. Ella fue la que lavó al enfermo ya fallecido (dudo de si alguien le explicó que precisamente esa práctica es LA MÁS PELIGROSA). El protocolo de seguridad de la OMS recomienda:

a)      Dos duchas de descontaminación (en el caso de que no las haya, como ocurre en Madrid, debe haber una persona que rocíe con agua y lejía al sanitario que se está quitando el traje EN TODO MOMENTO, hasta que quede libre del traje)
b)      Al menos una persona que compruebe que el traje está siendo quitado adecuadamente, Y QUE APUNTE CUALQUIER INCIDENCIA QUE PUEDA SUCEDER DURANTE EL PROCESO DE RETIRADA DEL TRAJE (Al parecer ahora hay “dudas” de si esto se ha cumplido con Teresa Romero… a mí me parece evidente que si ella no sabe si se tocó o no, y si nadie se hace responsable de haberla visto quitarse el traje, lo que probablemente  ha pasado  es que NO HABÍA NADIE CON ELLA MIENTRAS SE QUITABA EL TRAJE).
Es decir, no hay u riesgo real de contagio por sentarnos al lado de un contagiado de ébola (que aún no tenga fiebre ni signos de enfermedad), ni hay un riesgo real de contagio por utilizar las instalaciones sanitarias que usó un contagiado después de que hayan sido limpiadas.  En estos momentos las personas con un mayor riesgo de contagio son los sanitarios que están atendiendo a Teresa.

¿Cómo se protege el personal de salud?
Los pacientes de Ébola deben ser atendidos en todo momento por personal vestido con trajes de protección adecuados. (A ser posible, que no le queden cortos, como nos ha contado el médico que atendió a Teresa en Alcorcón).
 Una de las prioridades de MSF es formar al personal de salud, con el fin de reducir al máximo el riesgo de infección durante la atención al paciente. MSF tiene procedimientos de seguridad extremadamente rigurosos para evitar que los trabajadores se expongan al virus sin protección. La formación de los profesionales de MSF  que van a tratar con pacientes infectados dura UNA SEMANA.
Como sabemos, a los profesionales españoles que atendieron a los dos religiosos, se les dio una charla de 40 minutos. En ningún momento ensayaron con el traje, la primera vez que se lo pusieron y se lo quitaron fue cuando ya estaban atendiendo a los enfermos. De hecho esto sigue sucediendo a día de hoy. En los centros de salud simplemente se han repartido fotografías de cómo se pone y se quita el traje. Los sanitarios que atendieron a Teresa en el hospital de Alcorcón ni siquiera tuvieron la charla previa.
Los centros de tratamiento que utilizan Médicos Sin Fronteras están diseñados para garantizar la máxima protección del personal y la mejor atención a los pacientes. Se asegura que exista espacio suficiente entre los pacientes (al tiempo que se intenta asegurarles la máxima privacidad), y se establece una separación estricta entre las áreas de bajo y alto riesgo, además de luz suficiente, adecuada gestión de residuos y limpieza regular y desinfección de las salas. La entrada en la zona de alto riesgo, donde están ingresados los pacientes con sospecha de infección y los pacientes confirmados, está muy restringida con el fin de exponer al mínimo de trabajadores posible.
Cuando se planteó trasladar al primer religioso, la primera opción fue el hospital de La Paz, donde la posibilidad de infectar a otros pacientes se multiplicaba, como ya advirtieron todos los expertos. En el último momento se decidió reabrir una zona del Carlos III, cerrada por los recortes, y enviar allí al personal de la Paz. Como hemos dicho previamente, sin la formación adecuada y al parecer también sin recursos y sin tratamientos adecuados (ya que se habían agotado).

Los trabajadores en contacto directo con los pacientes deben usar traje integral de protección: pijama sanitario, capucha, bata, delantal, mascarilla, gafas protectoras y botas.

El personal internacional de MSF rota cada 4 o 6 semanas, para evitar que sufra cansancio excesivo, una medida que también ayuda en la reducción de riesgo. Los trabajadores se organizan en parejas, con el fin de garantizar un control y cuidado mutuo, asegurar que el compañero no comete errores o está excesivamente cansado. En estos momentos seguimos ignorando si alguien acompañaba a Teresa Romero durante el lavado del cadáver.
 Los medicamentos se administran preferentemente por vía oral, reduciéndose el número de inyecciones para evitar el riesgo de pinchazos; también se limitan todo lo posible los análisis de sangre.

¿Cuánto tiempo sobrevive el Virus del Ébola fuera del cuerpo?

El vicepresidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas (SEIMC), Rafael Cantón Moreno, asegura que el virus del ébola puede sobrevivir aproximadamente dos días en las secreciones de un paciente infectado, pero "lo más probable" es que sequen antes por lo que el virus "tiende a desaparecer".
Así lo ha reconocido este experto en declaraciones a Europa Press, tras conocerse que este jueves se han desinfectado el domicilio y el espacio del Hospital Fundación Alcorcón de Madrid donde estuvo ingresada Teresa Romero, la enfermera contagiada del ébola en España por atender al misionero Manuel García Viejo, repatriado a España tras infectarse por el virus en Sierra Leona.

Cantón Moreno considera "adecuado" que se haya procedido a dicha desinfección, ya que todavía hay "muchas incógnitas" sobre el virus y "se debe aplicar el sentido común" y "eliminar cualquier posibilidad de que haya restos".

No obstante, ha apuntado, una vez sale el virus del organismo humano a través de secreciones o fluidos corporales su supervivencia depende de las condiciones ambientales (humedad y temperatura) a la que esté sometido.

"Parece lo más probable que las secreciones ya no estén, se van secando y el virus va disminuyendo ya que pierde su capacidad para sobrevivir", ha reconocido este experto, que precisa que la supervivencia varía también en función de la cantidad de secreción y del estado del paciente en el momento de expulsarla.

 Es decir, en estos momentos sería totalmente seguro acudir a las urgencias del Hospital de Alcorcón. (Aunque comprendo que la gente esté yéndose al hospital de Getafe, el miedo es libre). También se pueden utilizar sin problemas las instalaciones de la urbanización en la que vivía la persona infectada.

¿El virus está en el sudor?
No está comprobado.

¿Una embarazada infectada puede transmitirlo a su bebé?
Sí, la probabilidad es del 100%.

Si una persona que ha tenido contacto con el virus, empieza a tener síntomas sospechosos en mi casa, ¿no puedo tocarla?
Lo menos posible y llamar urgente al 112. O llevarla al hospital. Como en la mayoría de los cuadros infecciosos graves, lo mejor es que la persona reciba cuidado médico inmediatamente. En estos momentos todas las personas que han tenido contacto indirecto con la persona infectada están tomándose la temperatura y vigilando sus síntomas. Algunas de las personas que han tenido contacto directo pero con protección (como los sanitarios de Alcorcón), también se están controlando la temperatura. Todas las personas que han tenido contacto directo (marido, las chicas que la depilaron en la peluquería…) sin protección, están ingresadas en el Hospital Carlos III. Si no se ha tenido contacto directo con los fluidos de la persona infectada, la posibilidad de infección es prácticamente nula.

¿Los desinfectantes y jabones especiales matan al virus?
Cualquier medida de higiene es recomendable. Los desinfectantes comunes y el cloro ayudan a combatirlo.

La persona infectada tiene diarrea y va al baño. ¿Sus heces infectan el agua del sistema de cloacas?
No. El Virus del Ébola no es un virus que se transmita a través del aire, la comida o el agua. El virus se inactiva al contacto con el agua.

Si el paciente muere a causa del Ébola, ¿qué hay que hacer con el cadáver?
El cadáver de una persona que tuvo Ébola es muy infeccioso, por eso hay normas específicas para las funerarias sobre el manejo de estos cadáveres. No se recomienda hacer autopsia ni funeral con ataúd abierto.

¿Se puede enterrar el cuerpo o hay que cremarlo?
Sí, se puede enterrar, el virus no permanece en la tierra.

¿Cuáles son los síntomas?
Al principio, la falta de síntomas específicos dificulta mucho el diagnóstico. La enfermedad se caracteriza en la mayoría de los casos por fiebre súbita (curiosamente médicos sin fronteras no espera a que la fiebre sea de 38.6ºC, ante toda fiebre en una persona que haya tenido contacto directo con un infectado, la primera medida que se toma es AISLARLO…) , cansancio, dolor muscular, de cabeza y de garganta. Después, el paciente puede sufrir vómitos, diarreas, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas (los síntomas hemorrágicos se han identificado en menos del 50% de los casos).

¿Cómo se diagnostica el Ébola?
El diagnóstico es complicado si el individuo ha sido infectado pocos días antes, ya que los primeros síntomas (irritación ocular, dolor muscular o fiebre) son frecuentes en otras enfermedades comunes. Sin embargo, si una persona presenta síntomas y hay razones para creer que podría estar infectada con Ébola, debe ser aislada, y su caso notificado a las autoridades sanitarias. La infección se confirma mediante el análisis de muestras de sangre.

¿Cómo se trata el Ébola?
No existe tratamiento específico o vacuna que haya probado su eficacia en seres humanos y que se haya registrado para su uso en pacientes. En la actualidad, se está evaluando el uso de vacunas y tratamientos experimentales en el marco de ensayos clínicos acelerados. NO, tampoco hay plantas ni “remedios naturales” que hayan probado su eficacia.
El tratamiento estándar de Ébola consiste en cuidados intensivos paliativos, que alivian el sufrimiento de los pacientes y pueden reducir la mortalidad: rehidratación oral o intravenosa, y tratamiento sintomático con antipiréticos y analgésicos (para la fiebre y el dolor, sobre todo abdominal y de articulaciones, que puede ser muy fuerte), antieméticos (contra la náusea) y tranquilizantes. 
Vamos, como podemos ver, se trata de medicamentos carísimos que pueden hacer rica a cualquier farmacéutica (SARCASMO).

Estos cuidados intentan mantener hidratado al paciente, asegurando sus niveles de oxígeno y de presión arterial, al tiempo que se le proporcionan suplementos nutricionales y vitamínicos, así como antibióticos de amplio espectro si desarrolla infecciones. Este tratamiento proporciona más tiempo al paciente para que su sistema inmunológico pueda luchar contra el virus de forma efectiva.  En esto sí que tienen razón los naturistas, en estos momentos el único que ha demostrado ser efectivo contra el virus es nuestro amigo el linfocito. Cuando el paciente se recupera, es inmune a la cepa del virus que había contraído, y su suero se puede utilizar como tratamiento (es lo que han hecho hasta ahora con Teresa, ponerle suero hiperinmune de una enfermera que sobrevivió al virus… El problema es que no sabemos si esta medida es realmente efectiva)

¿Cuándo se da por finalizado el brote?
Un brote de Ébola se considera oficialmente finalizado tras 42 días consecutivos sin nuevos casos confirmados.

¿Qué probabilidades hay de morir a causa del Ébola?
Los ratios de mortalidad varían entre el 25 y el 90%, dependiendo de la cepa del virus. Existen cinco: Bundibugyo, Costa de Marfil, Reston, Sudán y Zaire, así llamadas en función de su lugar de origen. Cuatro de ellas causan enfermedad en el ser humano. La quinta (Reston), aunque puede infectar a las personas, no se ha identificado como causa de enfermedad o muerte.
La supervivencia también depende del estado previo del paciente, y de los recursos de atención que se posean en el momento de la detección de la enfermedad.

¿Por qué  hay más probabilidades de sobrevivir  aquí que en África?
En los países de África más afectados por esta epidemia de Ébola (Guinea, Liberia y Sierra Leona) los sistemas de salud están colapsados y no hay recursos básicos. Y el cuidado médico con recursos es esencial para que el paciente tenga más oportunidades de sobrevivir.

¿Cuándo se identificó por primera vez el Ébola?
El virus del Ébola apareció por primera vez en 1976, en brotes simultáneos en Nzara (Sudán) y Yambuku (Zaire, actual República Democrática del Congo). Esta última ciudad se encuentra cerca del río Ébola, y es de ahí de donde la enfermedad tomó su nombre.
 A pesar de que tanto Médicos Sin Fronteras como Médicos del Mundo han avisado durante AÑOS del posible riesgo de una epidemia de ébola que se “desmandara” en África y que pudiera viajar a Europa y EEUU, nunca se ha invertido dinero en investigación ni de medicamentos ni de vacunas para el ébola (al fin y al cabo se trataba de un virus que sólo mataba negros pobres en comunidades rurales perdidas del centro de África). Ahora hay mucha prisa en desarrollar medicamentos eficaces o vacunas, pero en los últimos 38 años nadie ha tenido interés ni en estudiar ni en buscar soluciones. No nos damos cuenta de que en un mundo globalizado como en el que vivimos, todo lo que pase EN CUALQUIER SITIO, puede llegar a afectarnos a nosotros.

Para finalizar, os copio un artículo del  Huffington post donde hay una infografía explicativa (procedente del CDC, el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta) de cómo se transmite y cómo no se transmite el ébola:
5 consejos para no contagiarse de ébola (INFOGRAFÍA)
EL HUFFINGTON POST  | Por Anna Almendrala
Publicado: 09/10/2014 19:51 CEST Actualizado: 09/10/2014 19:51 CEST

El ébola ha infectado a unas 7.470 personas y se ha cobrado las vidas de 3.431, la mayoría de África Occidental. Estos números, junto a las muertes de los occidentales repatriados a España y EEUU, pintan un panorama impactante de la rapidez con la que este virus puede diezmar a una población.
Tener presente el riesgo de contagio sin caer en el pánico es bueno para estar alerta, especialmente los profesionales sanitarios que tratan directamente con los contagiados. "Queremos que tengan un sano respeto al riesgo en caso de cualquier fallo en el protocolo", ha señalado Tom Frieden, director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU a Anna Almendrala, compañera de The Huffington Post.
Frieden espera que ese respeto se canalice en que los sanitarios sean extraordinariamente meticulosos en los protocolos de seguridad, siempre acompañado por el sentido común. A pesar de que el virus se haya trasladado a EEUU y España, las posibilidades de que el ciudadano medio de ambos países lo contraiga son muy escasas o ninguna, como insisten los responsables sanitarios.
El virus del ébola no lidia bien fuera del cuerpo humano. En superficies secas, vive durante unas horas como máximo mientras que en líquidos como la sangre sobrevive durante días, pero sólo será contagioso al contacto directo. Este gráfico lo explica.

A pesar de que el contagio requiere el contacto directo, hay mucha preocupación social sobre cómo los infectados transmiten el ébola, especialmente aquellos que no sepan que están incubando la enfermedad. Aunque Frieden ha admitido que, teóricamente, es posible infectarse al tocarse los ojos, la nariz o la boca después de tocar algo que contenga el sudor o la saliva de un enfermo, ha dejado claro que el transporte público no es un conducto de transmisión del ébola.
"Esto no es una gripe ni el sarampión, ni tampoco es como un catarro. No se propaga con tanta facilidad ni es tan infeccioso como esas enfermedades", concluye.

Y ya os dejo en paz. Sólo espero haber aportado algo de luz a esta situación vergonzosa. Deseo una pronta recuperación a Teresa y le mando todo mi cariño y mi apoyo.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Un cuerpo precioso...

... y una preciosa iniciativa de una mujer valiente que ha aprendido a sentirse bonita en su cuerpo... ¡Y ahora ayuda a otras mujeres a sentir lo mismo!! Espero que os guste tanto como a mí...

lunes, 22 de septiembre de 2014

¿Cómo te fue en el cole/guarde hoy?

Excelente. Os copio directamente el artículo del Huffington Post que me ha pasado un buen amigo, profe de gimnasia y también padre de dos preciosos niños. ¡No tiene desperdicio!

25 formas de preguntar a tus hijos '¿cómo ha ido el día en el cole?'

Publicado: Actualizado: 
QUESTIONS
Este año, Simon está en quinto de primaria y Grace en segundo, y todos los días me veo preguntándoles: "¿Cómo ha ido el día en el cole?".
Y todos los días me dan respuestas como "bien", pero a mí me sabe a poco.
¡QUIERO SABER MUCHO MÁS!
O, al menos, quiero que me respondan con una frase entera. Así que la otra noche me puse a hacer una lista de preguntas más concretas para hacérselas al volver de la escuela. No son perfectas, pero por lo menos consigo que me contesten con oraciones completas, y algunas han dado lugar a conversaciones muy interesantes, a respuestas cómicas y a visiones más profundas de lo que mis hijos piensan y sienten acerca de la escuela.
1. ¿Qué es lo mejor que te ha pasado hoy en el colegio? ¿Qué es lo peor que te ha pasado hoy en el colegio?.
2. Cuéntame algo que te haya hecho reír hoy.

3. Si pudieras elegir, ¿con quién te gustaría sentarte en clase? (¿Con quién NO te gustaría sentarte y por qué?).
4. ¿Cuál es el mejor lugar de la escuela?
5. Dime una palabra rara que hayas oído hoy (o algo raro que alguien haya dicho).
6. Si llamara hoy a tu maestra, ¿qué me diría de ti?
7. ¿Has ayudado a alguien hoy? ¿Cómo?
8. ¿Alguien te ha ayudado a ti? ¿Cómo?
9. Dime algo que hayas aprendido hoy.
10. ¿Qué es lo que te ha hecho más feliz hoy?
11. ¿Qué es lo que te ha parecido aburrido?
12. Si una nave de alienígenas llegara a tu clase y se llevara a alguien, ¿a quién querrías que fuera?
13. ¿Hay alguien con quien te gustaría jugar en el recreo y con el que nunca hayas jugado?
14. Cuéntame algo bueno que te haya ocurrido hoy.
15. ¿Cuál es la palabra que más ha repetido el maestro hoy?
16. ¿Qué crees que deberíais hacer más o aprender más en la escuela?
17. ¿Qué crees que deberíais hacer menos o aprender menos en la escuela?
18. ¿Con quién crees que podrías ser más simpático en clase?
19. ¿Dónde juegas más en el recreo?
20. ¿Quién es la persona más divertida de la clase? ¿Por qué es tan divertida?
21. ¿Cuál ha sido tu parte favorita de la comida?
22. Si mañana fueras tú el maestro, ¿qué harías?
23. ¿Hay alguien en tu clase que necesite tiempo muerto?
24. Si pudieras cambiarle el sitio a alguien de tu clase, ¿con quién lo harías? ¿Por qué?
25. Dime tres momentos diferentes en los que hayas utilizado el lápiz hoy.
*****
Hasta ahora, mis respuestas favoritas proceden de las preguntas 12, 15 y 21. Las preguntas como la de los extraterrestres dan a los niños la oportunidad de decir sin problema a quién no les gustaría tener en clase, y abren la puerta a la discusión, a la posibilidad de descubrir razones y problemas ocultos de los que antes no tenías ni idea.
Las respuestas que obtenemos a veces son realmente sorprendentes. Cuando les hice la pregunta 3, descubrí que uno de mis hijos ya no quería sentarse al lado de su mejor amigo en clase, no por un deseo de crueldad o discriminación, sino por la esperanza de poder trabajar con otros niños.
Mis hijos se hacen mayores y sé que voy a tener que trabajar con más intensidad para comprometerme con ellos, pero sé que el trabajo merecerá la pena.

Este post apareció originalmente en Simple Simon and Company.
Traducción de Marina Velasco Serrano

jueves, 18 de septiembre de 2014

El efecto Pigmalión y los niños

Artículo Inspirado por el artículo de Francesc Miralles en el Correo del Sol, La ley del Espejo. 
Nuestras expectativas sobre los demás condicionan en buena medida sus fracasos o logros. Esta máxima es cierta sin ninguna duda en las relaciones entre adultos, pero puede adquirir tintes incluso dramáticos cuando hablamos de las relaciones con niños, más aún si los niños son nuestros hijos.

Según la ley del espejo, también denominada “efecto Pigmalión”, las personas se comportan de la forma que esperamos que lo hagan; es decir, todo ser humano responde a las expectativas que pongamos en él.
En la famosa película, My Fair Lady, basada en la obra de teatro Pigmalión, de George Bernard Shaw, un profesor hace una apuesta: Convertirá a una florista analfabeta y sucia en una dama que será la admiración de toda la sociedad.
Las creencias y expectativas de una persona o grupo de personas afectan de tal manera a otra, que esta última tiende a confirmar las expectativas
En un momento de la historia, la muchacha que se convierte en cobaya del experimento confiesa a un amigo de su instructor: “Para el profesor Higgins yo siempre seré una florista porque él me trata siempre como a una florista, pero yo sé que para usted puedo ser una señora porque siempre me ha tratado y me seguirá tratando como a una señora.”
Es fácil reconocer esta misma situación cuando tenemos delante a un niño. Si lo tratamos como a una persona buena y capaz, en general el niño se comporta mucho mejor que si no paramos de gritarle y decirle todo lo que está haciendo mal. Basta que le digamos: “ ten cuidado, que eso se te va a a caer”, para que efectivamente se le caiga. Basta que le digamos: “es que no tienes remedio”, para que efectivamente no lo tenga.


El efecto Pigmalión
Desde un punto de vista psicológico, el efecto Pigmalión dice que podemos esculpir las actitudes y el rendimiento de las personas con las que nos relacionamos. Esto es así porque, inconscientemente, nos miramos en las expectativas de los demás como si fueran nuestro espejo.
Podemos observar este proceso desde la escuela. Los alumnos de los que se espera solo suspensos y mala conducta cumplen con creces las expectativas depositadas en ellos. En cambio, los que reciben ánimos de sus profesores, los que sienten que se confía en ellos, tratan de devolver esa imagen positiva. Así funciona en esencia la ley del espejo.
.Un ejemplo que suele citarse al hablar de este fenómeno es el experimento que en 1968 llevaron a cabo Robert Rosenthal y Lenore Jacobson. Se le denominó “Pigmalión en el aula” y consistió en informar a un grupo de profesores de Primaria de que sus alumnos habían hecho un test de inteligencia, cosa que no era cierta. Se eligió aleatoriamente un grupo de niños y se dijo a los profesores que, como habían obtenido los mejores resultados, iban a destacar en el curso. Al terminar éste, se confirmó que su rendimiento fue muy superior al resto.
Para lo bueno y para lo malo
Como hemos visto en el estudio de Rosenthal y Jacobson, el efecto Pigmalión puede ser muy positivo, pero lo contrario también es cierto. Si esperamos lo peor, si no confiamos en nuestros hijos o alumnos, probablemente estemos provocando una disminución de su confianza en ellos mismos o su autoestima. Podríamos decir que existe:
Efecto Pigmalión positivo: aumenta la autoestima y nos empuja a superar los límites que nos habíamos fijado. Se produce cuando la gente a nuestro alrededor espera lo mejor de nosotros y acentúa lo positivo que hay en nuestro carácter.
Efecto Pigmalión negativo: consigue el efecto contrario; o sea, una disminución de la confianza en uno mismo debido a las expectativas bajas o negativas de la gente que nos rodea. Cuando a un niño se le etiqueta como “travieso” o directamente “malo”, lo más probable es que intente cumplir esas expectativas que tenemos hacia él o ella.
A menudo no somos conscientes de que, al relacionarnos con los demás, comunicamos lo que esperamos de ellos
El político francés Charles de Talleyrand afirmaba en ese sentido: “Siento más temor de un ejército de cien ovejas dirigido por un león, que de un ejército de cien leones dirigido por una oveja.”
En el ámbito familiar, los padres que transmiten a sus hijos coraje y autonomía inculcan en ellos estos valores, mientras que los que se muestran siempre temerosos siembran en ellos una inseguridad que puede acompañarles en la vida adulta.  Si queremos hijos valientes y decididos, tendremos que trabajar nuestros miedos e inseguridades, si queremos hijos asertivos, tendremos que trabajar nuestra asertividad. Los niños aprenden con el ejemplo, ¡¡siempre ha sido así y siempre lo será!!
Steve Jobs, fundador de Apple, diferencia el efecto Pigmalión positivo de la jerarquía de las antiguas empresas: “Los gestores tradicionales, tratan de persuadir a las personas para que hagan cosas que no quieren hacer, mientras que el liderazgo se propone inspirarlas para que hagan cosas que nunca hubieran imaginado que eran capaces de hacer.”
Podemos convertirnos en líderes para nuestros hijos, podemos esperar siempre lo mejor de ellos, reforzarles, creer en sus capacidades únicas (aunque a veces no se correspondan con lo que a nosotros nos gustaría), creer en ellos.
Profecía de autocumplimiento
Álex Rovira afirma que el efecto Pigmalión se manifiesta en el efecto placebo: personas que creen obtener de un medicamento la curación cuando en realidad se trata de una pastilla de almidón sin principios activos. Y se plantea: “¿Por qué cura en determinados casos un caramelo inocuo? Simplemente, porque el médico dice que así será; porque alguien en quien creemos asegura que nos irá bien y porque deseamos curarnos. Las profecías tienden a realizarse cuando hay un fuerte deseo que las impulsa. Del mismo modo que el miedo tiende a provocar que se produzca lo que se teme, la confianza en uno mismo, aunque sea contagiada por un tercero, puede darnos alas.”
Como con el efecto Pigmalión, el efecto placebo tiene también su lado tenebroso: Es lo que los psicólogos denominan “profecía de autocumplimiento”. Tiene lugar cuando estamos tan convencidos de que nos sucederá algo malo que, inconscientemente, actuamos de manera que acaba haciéndose realidad. Por ejemplo, lo que decíamos al principio. Si el niño tiene un vaso de agua y estamos pensando que se le va a caer, e incluso se lo decimos, hay muchísimas probabilidades de que al final el vaso se acabe cayendo y derramando el agua.
El secreto del camarero
Le cojo también a Francesc la anécdota con la que termina su artículo. Y recomiendo fervientemente su libro  El laberinto de la felicidad. Este ejemplo es muy ilustrativo de cómo funciona la ley del espejo a nivel cotidiano.
“Durante mis años de estudiante, un verano fui contratado como camarero de un camping donde muchos jubilados y personas solas del norte de Europa pasaban largas temporadas en sus caravanas. Al ser el último en llegar, me asignaron el peor turno: el primero de la mañana, lo cual me obligaba a madrugar después de trasnochar con otros empleados. A esa hora, sólo se acercaban a la barra personas solitarias que tenían el hábito de empezar el día con una taza de café.
Por la mirada que me dirigían, advertí que querían conversación o, como mínimo, una sonrisa para empezar bien el día. Allí fue donde me di cuenta de que cada vez que un camarero sirve un café, influye en la felicidad de su cliente, porque tiene ante sí tres opciones y tres posibles resultados que dependen de su actitud:
1. Que la persona se marche peor de lo que ha llegado, si recibe un trato grosero.
2. Que se vaya igual que ha venido, si el camarero le trata con indiferencia.
3. Que salga mejor de lo que ha entrado, si le regala amabilidad y buen humor.
Esta elección trascendental para el ánimo de los demás no es exclusiva de los camareros. Todos tenemos cada día decenas de pequeños contactos con otras personas. Nuestro reto como seres humanos es conseguir el tercer resultado: que su vida sea un poco mejor después de estar con nosotros.”
Todos nuestros actos suman o restan en el balance emocional de los demás

 Evidentemente esto es aún más importante cuando aquellos con quienes nos relacionamos son nuestros hijos o nuestros alumnos. Los niños están constantemente esperando una palabra, una mirada, una caricia… al fin y al cabo ¡somos sus espejos!
Todos nuestros actos suman o restan en el balance emocional de las personas que nos rodean. En el roce con el mundo puede haber desgaste o ganancia, y de nosotros depende si queremos aportar o quitar bienestar a nuestro entorno. Es cuestión, sencillamente, de ser amable y de mostrar con nuestro espejo lo mejor de cada persona.
 Como decía Antoine de Saint-Exupéry al hablar del liderazgo: “Si quieres construir un barco, no comiences buscando madera, cortando tablones o distribuyendo el trabajo, primero debes evocar en los tuyos el anhelo por el mar.”