Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

jueves, 28 de mayo de 2015

Trucos naturales para la dermatitis atópica

Cuantas más madres conozco, más aprendo. Hace unos días estuve haciendo un taller de Primeros Auxilios en Pequeños Maestros, y allí conocí a una mamá que lleva años con una estupenda web de Trucos Naturales. Con su permiso, publico su receta de polvos para aliviar el picor de la dermatitis atópica, son geniales porque se pueden echar en el agua del baño o directamente sobre la piel. Os dejo, pues, con la sabiduría de Virginia:

Polvos para los picores

Por  | 0 Comentarios
Polvos para los picores
La dermatitis atópica es realmente una enfermedad muy molesta, no solo por tener la piel dañada, sino por todo lo que le acompaña; picores, heridas, nerviosismo, problemas de sueño, etc.
Mi hija la mayor tiene dermatitis desde que tiene unos 2 meses de edad y hemos tenido épocas muy malas por esta enfermedad, incluso hemos tenido que ponerle guantes para que no se rasque porque se hace unas buenas heridas.
Y como se lo que es esto y lo duro que es, siempre estoy buscando soluciones y trucos que ayuden a cuidar de la piel y evitar o reducir el picor.
La receta de hoy esta basada en la cataplasma para la varicela. La he adaptado para que sea más un polvo contra los picores, como una especie de “talquistina natural”, aunque también se puede usar en cataplasma.
¿Por qué en polvo? porque creo que en polvo es más fácil se usar ya que aplicar una cataplasma a un niños y que se esté quieto es bastante complicado.

INGREDIENTES

Polvos para los picores
  • 2 partes de almidón de maíz (maicena) o arruruz en polvo.
  • 2 partes de harina de avena.
  • 1 parte de malva o violetas frescas. (violeta de jardín).
  • 1 parte de llantén.
  • 1 parte de milenrama o aquilea.
  • 1 parte de flores de caléndula.
  • Opcional, unas gotas de aceite esencial por ej. caléndula, lavanda o manzanilla.
A esta receta le faltaría el Olmo rojo (Ulmus rubra) pero es imposible de encontrarlo aquí. La idea es sustituirlo por Olmo común (Ulmus minor) pero por desgracia no había en el herbolario cuando fui y preferí hacer la receta sin el. Así que ya sabéis, si podéis añadir alguno de los dos mejor.
Se puede usar solo maicena, no hace falta la avena, pero creo que así mejoramos la receta. Incluso se podría usar harina de arroz por sus propiedades beneficiosas para la piel.
En mi caso le añadí un poco de flores de manzanilla porque me encanta.
Posiblemente le iría muy bien añadir un poco de óxido de zinc, pero aún no lo he podido probado.

ELABORACIÓN

Echamos las plantas medicinales en el envase de un robot de cocina y trituramos muy bien, estas plantas deben quedar totalmente trituradas, hechas polvo, si no es así no nos vale. Yo he usado la thermomix que tiene suficiente potencia para dejar cualquier cosa “hecha polvo”.
Una vez tengamos el polvo, añadimos la maicena y la harina. Mezclamos bien, mejor si lo hacemos en la propia máquina para que quede todo bien homogéneo.
Cuando lo tengamos listo, envasamos en un recipiente de vidrio, si puede ser con cierre hermético mejor.
Guardamos en un lugar seco y oscuro.

USOS

Estos polvos para los picores podemos usarlos  de diferentes formas.
  • En el baño. Se puede añadir directamente en el agua de baño o haciendo una infusión previamente y después añadirla al baño.
  • En cataplasma. En un bol añadimos un poco de polvo para picores, un poco de hidrolato de rosas o de lavanda (los dos nos ayudarán a calmar más el picor) o un poco de infusión de manzanilla o caléndula, mezclamos bien y lo aplicamos en la zona a tratar. Dejamos un rato y luego retiramos con agua templada. Por último aplicamos un poco de aceite, crema o gel de Áloe Vera (Sábila).
  • Directamente sobre la piel. Se aplica en la zona con un suave masaje, de manera superficial, sin frotar.

lunes, 25 de mayo de 2015

A contramarcha... Sillitas y demás. Por qué es importante.

Hace un tiempo que una mamá me mandó una información estupenda que nos puede ayudar a elegir las sillitas adecuadas para nuestros hijos. Yo, como dice la canción, "crecí en los ochenta y sobreviví"... Durante años hemos llevado a nuestros hijos de manera peligrosa en los coches, sin sillas adecuadas, sin cinturones, en el sentido de la marcha en lugar de a contra marcha... Pero los últimos estudios no dejan lugar a dudas. La seguridad de los bebés y los  niños pequeños, en unos coches que cada vez son más rápidos, pasa por informarnos adecuadamente y comprobar si las sillas que utilizamos son adecuadas. Os dejo las páginas web donde podéis informaros adecuadamente:


http://www.acontramarcha.com
http://www.acontramarcha.com/foro/content.php?149-%BFPor-qu%E9-ACM
http://retensioninfantil.blogspot.com.es/

Y un vídeo muy interesante,, donde podéis comprobar la diferencia entre poner al niño en el sentido de la marcha y ponerlo a contra marcha... ¡La decisión es vuestra!:




Como un pequeño resumen de lo que aconsejan en las webs:

1.- Las estadísticas demuestran que viajar de espaldas a la marcha es cinco veces más seguro que hacerlo de frente.

2.- Los países que han adoptado esta medida (sobre todo Países Escandinavos), tienen la menor tasa de mortalidad infantil en carretera del mundo.

3.- A 50 km/h (no estamos hablando de grandes velocidades), en un choque frontal la cabeza de un niño de 6 meses que va sentado en la dirección de la marcha, aumenta su peso unos 60 kg (aprox) y es lanzada hacia delante con una fuerza que el cuello es incapaz de soportar, causando lesiones de extrema gravedad e incluso la muerte.

4.- Si la silla está colocada a contramarcha ésto no ocurre, ya que el asiento delantero protege el cuello y la cabeza del menor.

5.- Un niño debería ir a contramarcha al menos hasta los dos años, y preferiblemente hasta los 7-8 años, edad a la que las proporciones del cuerpo del niño se acercan a las proporciones del adulto. A los 6-8 meses, la cabeza del niño pesa demasiado en proporción con su cuerpo, y sentarlo de cara a la marcha tiene consecuencias desastrosas tanto en choques frontales como fronto-laterales.

6.- Entre 1992 y 1997 solamente 9 niños que viajaban en sillas de espaldas a la marcha fallecieron en accidente de tráfico. Todos ellos se vieron envueltos en accidentes con consecuencias catastróficas por aplastamiento o intrusión

Agradezco especialmente a Alexandra toda la información que me ha pasado sobre este tema, y la estupenda página web. Yo ya he tomado mi decisión... ¿Y vosotros? 

¡Espero que este artículo os haya servido de ayuda!!

viernes, 22 de mayo de 2015

Lactancia, sexualidad, feminismo y economía

Durante años he discutido con amigas feministas sobre lactancia. Hoy quiero compartir dos artículos que están muy cerca de la visión que tengo de la lactancia, que a mi modo de ver no es contradictoria con el feminismo ni con el activismo a favor de los derechos de la mujer. El primero es de una compañera del curso de Perinatal, Chiara Leoni, y me ha parecido genial por lo breve y a la vez por lo completo que es:


LACTANCIA YSEXUALIDAD: RECUPERANDO LA RELACIÓN CON NUESTRA NATURALEZA


La lactancia es una fase natural del ciclo sexual de la mujer. ¿Qué entendemos por sexualidad?
Si hablamos de sexualidad en sentido amplio, tenemos que incluir la afectividad que pasa por el sentido del tacto, y que va a desarrollar los fenómenos hormonales que sustentan la relación sexual y el vínculo afectivo en general, el parto y la misma lactancia.
Permitiendo que la mujer se reapropie de su naturaleza mamífera y conecte de manera profunda con su sexualidad, va a abrir camino a una lactancia más fluida y satisfactoria

En nuestra sociedad, por lo general, hablar desexualidad en relación con la lactancia nos chirría. Tendemos a considerar la lactanciay en general el puerperio y la condición de maternidad, como un momento de negación de la sexualidad: una “madre asexuada”, una mujer poco apetecible a nivel sexual.
La psicoanalista argentina Laura Gutman puede darnos una clave de lectura en relación con el concepto de “mujer salvaje”. Hoy se define “salvaje” como atributo peyorativo, “falto de control; en realidad, el individuo salvaje está “conectado con su propia naturaleza”. La criatura salvaje se desarrolla acorde con su integridad innata y saludable.
La mujer, de manera especial, pierde mucho cuando se aleja de su propia naturaleza (Pinkola Estés, 1998). Sin el costado salvaje, la psicología femenina carece de sentido.
Parto y lactancia son las mejores oportunidades para que la mujer se conecte con sus aspectos más naturales y animales. Estamos aterrorizados por nuestros aspectos animales, porque nuestra cultura nos lleva a hacer de todo para que  o filtren en nuestra manera de ser. Por esta razón le dificultamos a la mujer que se conecte con su esencia natural a raíz de parto y lactancia.
En palabras de Laura Gutman (2012), “la lactanciaes continuación y desarrollo de nuestros aspectos más terrenales, salvajes, directos, filogenéticos. Para dar de mamar deberíamos pasar casi todo el tiempo desnudas, sin largar a nuestra cría, inmersas en un tiempo fuera del tiempo, sin intelecto ni elaboración de pensamientos”. No necesitamos horarios, reglas, consejos sino contención yconfianza para ser nosotras mismas. La insistencia para que la madre se separe del cuerpo del bebé desactiva la animalidad de la lactancia.
Por otra parte, el “alimento” que se transmite mediante la lactancia no es sólo la leche sino también la relación entre los cuerpos. En nuestra sociedad y cultura necesitamos recuperar el “sentido del tacto”, que permite vivir la sexualidadcomo ámbito mucho más amplio que la genitalidad.
Según el antropólogo Ashley Montagu (2004), no se puede dar una sexualidad fluida sin una conexión profunda a nivel de piel, que va a desencadenar una cascada hormonal oxitocínica sobre la cual se basan los procesos de vinculación, tanto en el enamoramiento como en el posparto. Hay mucha relación entre el impedir el contacto madre-bebé yel fracaso de muchas lactancias. Muchas veces se tiende a culpabilizar a la madre por “no haber hecho lo suficiente” sin considerar que muchas prácticas rutinarias que usamos los profesionales de la salud interfieren con la cascada hormonal oxitocínica y prolactínica que está en la base del desarrollo de un buen parto, una vinculación óptima y una lactancia satisfactoria.
Oxitocina y prolactina son dos hormonas que están íntimamente relacionadas. La oxitocina, la hormona que determina el reflejo de expulsión en el parto, estimula la producción de prolactina. La cascada prolactínica se instaura una vez que se ha desprendido la placenta y permite el inicio de la producción de leche. En los primeros días tras el parto, la lactancia puede estar sustentada hasta sólo por las hormonas: es sólo con la bajada gradual del pico hormonal que la lactancia, para mantenerse, tiene que fundamentarse sobre la estimulación (del niño o del sacaleche o técnica manual de expresión de leche).
Hasta cuando la prolactina se ha estabilizado, el hecho de que la madre no se sienta a gusto yrelajada puede bloquear el reflejo oxitocínico de la eyección de la leche: aunque la leche se produzca, no sale con fluidez. El cortisol es el antagonista de la oxitocina y es la hormona que se activa con el estrés.
Parece evidente y probado que la oxitocina, hormona que sustenta la lactancia, es la misma que sustenta el parto y el orgasmo. Los mecanismos musculares del útero y de la mama, estimulados por la secreción de estas hormonas, son sorprendentemente iguales (Rodrigáñez Bustos, 2007).
Negar la animalidad de la mujer en el parto y, por ende, en la lactancia equivale a negar la feminidad misma.
Los pechos se consideran un símbolo sexual, un elemento finalizado al placer masculino; sorprendentemente se niega la experiencia de placer femenino que la mujer experimenta en lalactancia. La prolactina es una hormona tranquilizadora; la oxitocina ha sido definida “la hormona de la calma, del amor y la sanación” (Uvnäs Moberg, 2009).
No podemos negar nuestra animalidad filogenética, en cuanto somos mamíferos (Odent, 2011).

Referencias bibliográficas

Gutman, L. (2012). La maternidad y el encuentro con la propia sombra. Buenos Aires: Del Nuevo Extremo.
Montagu, A. (2004). El tacto. La importancia de la piel en las relaciones humanas. Barcelona: Paidós Ibérica.
Odent, M. (2011). El bebé es un mamífero. Tenerife: OB STARE.
Pinkola Estés, C. (1998). Mujeres que corren con los lobos. Barcelona: Ediciones B.
Rodrigáñez Busto, C. (2007). Pariremos con placer. Apuntes sobre la recuperación del útero espásticoy la energía sexual femenina. Murcia: Crimentales. Disponible enhttps://produccioneslesbofeministas.files.wordpress.com/2011/10/pariremos-con-placer.pdf, visitada el 9.03.2015.
Uvnäs Moberg, K. (2009). Oxitocina. La hormona de la calma, el amor y la sanación. Barcelona: Obelisco.

Y el segundo es del seminario Pikara Magazine, compartido por una de las madres de mi consulta, ¡gracias, Esther!! Podeís consultarlo en este enlace:


¡Espero que os ayuden a reflexionar sobre vuestras lactancias desde otros puntos de vista!! Un abrazo. 

lunes, 11 de mayo de 2015

El milagro del piel con piel

Estoy haciendo un precioso curso de psicología perinatal coordinado por Ibone Olza e Isabel Fernández del Castillo. En él hemos reflexionado a menudo sobre el poder del contacto, y cómo el piel con piel es fundamental para la regulación tanto de la madre como del bebé, sea éste a término o prematuro. Quiero compartir con vosotros las reflexiones de una compañera del curso sobre el famoso anuncio de Johnsons... Porque a veces llamamos milagro a lo que simplemente es fisiología... porque a veces los médicos nos empeñamos en condenar a muerte a un niño que lo único que necesita es lo que necesitan todos  A SU MADRE!!!




Y aquí os copio la reflexión de mi compañera Jimena, en su web:

ESTO NO ES UN MILAGRO:

Entrando a leer la nota hay un video de cuatro minutos del testimonio de esta madre. Imperdible.
Mellizos que nacieron a las 26 semanas de gestación. Le dijeron a la madre que “tenían que nacer” pero no aclara en la nota los motivos médicos.
La nota dice “uno de ellos no sobrevivió al parto”, pero está claro que no hubo parto sino operación cesárea, como ocurre con casi todos los prematuros y más aun siendo mellizos.
El médico le anuncia que su hijo varón no había sobrevivido “Jamie no lo logró, lo perdimos” con el bebé en brazos.
La madre se lo saca, lo desenvuelve, le “ordena” a su marido que se saque la ropa y se meta en la cama con ellos, “yo sabía que necesitaba calor, porque estaba frío y yo quería que esté tibio y que viviera”.
La madre sabía que ese bebé, su hijo, necesitaba su cuerpo, su calor, estar en contacto piel con piel y escuchar los latidos de su corazón, le hablaron, lloraron, le contaron que tenía una hermana, lo amaron. Y él se empezó a mover…
Tenemos que dejar de llamar “milagro” a cosas como estas, las cosas por su nombre, esto es lo obvio, lo natural, lo simple, lo coherente, lo que la naturaleza tiene previsto.

Un bebé recién nacido lo único que necesita es el cuerpo de su madre, ese es el lugar donde está previsto que él sobreviva, (sea prematuro o no), eleva su temperatura, se alimenta, se nutre, allí está la protección. Ahí es donde todas sus funciones se estabilizan.

Nils Bergman, médico, neurocientífico, y ante todo observador, empático y respetoso ser, resume sus más de tres décadas de investigación con la frase “lo peor que le puede pasar a un recién nacido es ser separado del cuerpo de su madre”.
A un recién nacido, a todos los recién nacidos, prematuros y a término. TODOS.

Y tan poco observadores y arrogantes podemos ser? “se está muriendo, se está despidiendo” le dijeron a esos padres con su bebé moviéndose y respirando en el pecho de su madre. Ellos sabían que no era cierto y no se despegaron más.
Palabras de la madre: “nos dimos cuenta que era porque lo habíamos sostenido y tenía el calor corporal de su madre y su padre y ese suave calor amparándolo. Eso es lo que lo trajo de vuelta y lo que le dio el tiempo que necesitaba para vivir”.
Hay que observar, respetar, escuchar a las madres. Ella habla de sostén, de calor corporal (no de una maquinita que genera stress y desestabiliza como lo es la incubadora), de amparo, de tiempo… Simple, claro, obvio.
Es el contacto piel con piel lo que le salvó la vida.
Y hablando de piel, hay que ponerse en la piel del bebé…y no existe lugar en el mundo donde esté mejor que con su madre.
Y también hay que ponerse en la piel de esa madre, nacieron sus hijos con 6 meses de gestación, no pudo llegar a término con su embarazo, no pudo parirlos, ya hay posiblemente pérdidas considerables por esto “no logrado” y si encima le agregamos que la separan de sus hijos para meterlos en incubadoras, enchufados, imposibilitados o restringidos de contacto, teniendo que verlos a través de una vidriera y tocarlo solo con sus manos…la volvemos a privar, a frustrar, siendo espectadora y no protagonista del cuidado de sus hijos (y es la que mejor lo hace!) y esto es mala praxis, es iatrogenia, es soberbia y es biopoder negligente y que se resiste a seguir formándose y a actualizar sus conocimientos y revisar su práctica y ni hablar de su emocionalidad.
Hay que abrazarse más, aferrarse, tocar más dice el “anuncio” de Johnson’s…
Creo que más apropiado sería cerrar esta historia con un:
Obstetr@s, ginecolog@s, parter@s, enfermer@s, pediatras, quien sea que asista partos y nacimientos:
¡NO NOS SEPAREN!
Por más embarazos informados y disfrutados.
Por más partos respetados, libres y a pura hormonas de nuestros cuerpos.
Por más nacimientos dignos y en amor.
Jime.
Lunamatriz.

El subrayado es mío ; ).

lunes, 27 de abril de 2015

Tu pediatra en casa

Estoy encantada con el nuevo libro, coordinado por el Dr Luis Ruiz y prologado por el Dr Carlos González. En él colaboran distintos especialistas (médicos, enfermeras, psicólogos, odontólogos) para resolver las dudas más frecuentes de los padres en los primeros años de vida del bebé. Breve, conciso, concreto, va al grano en todas las patologías y está actualizado según las últimas investigaciones científicas... ¡Esto sí que es Pediatría con sentido común!! Espero que os guste tanto como a mí. El libro que cualquier padre o madre debería tener en casa... El libro que cualquier pediatra debería consultar para evitar antibióticos innecesarios y mejorar la atención (especialmente en cuestiones de lactancia). ¡Un abrazo!

El libro en cuestión:


tu pediatra en casa-carlos gonzalez-9788490563731


domingo, 12 de abril de 2015

Educación respetuosa

Me alegran tremendamente todas las nuevas opciones e iniciativas que están surgiendo de educación respetuosa.
Durante muchos años se nos ha educado para respetar a los padres, a los mayores, a la autoridad... Pero por desgracia se ha olvidado que el respeto hay que ganárselo, y que los niños, como personas que son, también merecen ser respetados. Por eso me encanta ver todas las páginas web que están ayudando a tantos padres y madres a educar de otra manera, a comprender y respetar a sus hijos, a disfrutar de ellos como nunca... Como dice la autora de la página de Edurespeta:
Cuando educamos con respeto a nuestros hijos, ellos desarrollan una serie de aptitudes y características importantísimas para la vida adulta y con las que pueden llegar a ser personas totalmente felices. Entre ellas, destacamos: la autoestima, la empatía, la toma de decisiones, el saber relacionarse y con quien relacionarse, el no ser "dirigidos" por nadie, no vivir en el miedo, etc.
 
Quiero colgaros aquí algunas de mis páginas favoritas sobre educación respetuosa, donde tenéis muchísimo material y muchas actividades que os pueden ayudar a comprender mejor a vuestros hijos (y por tanto a educarlos mejor):

http://www.conmirada.com/

http://www.pedagogiablanca.com/

http://www.edurespeta.com/

http://www.crianzadealtademanda.com/

http://biencriados.com/

También os cuelgo la página de una psicóloga especialista en vínculo, que os puede ayudar con vuestros peques si tenéis alguna dificultad, tanto en la educación como en otros temas. Estoy harta de encontrarme en la consulta niños absolutamente normales a los que sus profesores o sus colegios (eventualmente el tío, el vecino, o "todo el mundo"), han tachado de "hiperactivos". Me encanta haber conocido a Laura, que os podrá dar pautas y consejos para acompañar el crecimiento de vuestros hijos sin ponerles etiquetas:

http://www.crianzaautorregulada.com/

Quizá la clave está en darnos cuenta de una vez que los niños APRENDEN LO QUE VEN. Si les respetamos, aprenden a respetar, si somos cariñosos con ellos, aprenden a ser cariñosos con los otros, si les ayudamos y les apoyamos, aprenden a ayudar y apoyar a otros...
 Por desgracia, si les gritamos, si les humillamos, si les pegamos... lo que aprenderán será a gritar a otros, a humillar a otros, a pegar a otros.
 Nuestra responsabilidad como padres y madres es informarnos, y también formarnos (sí, esto de ser padre o madre implica estudiar... o debería implicarlo),  para aprender otras maneras de educar, otras maneras de comunicarnos, otras maneras de relacionarnos entre nosotros como familia...
Sólo los pequeños cambios dan lugar a los grandes cambios. Sólo cambiaremos nuestra sociedad si cambiamos la manera de nacer y de criar. ¿Nuestros hijos son el futuro? Por supuesto... vamos a empezar a construirles un mejor presente, para que ellos puedan mejorar aún más el futuro. ¡Un abrazo!

martes, 7 de abril de 2015

Nils Bergman y el sentido común...

O de cómo el sentido común puede ser el menos común de los sentidos...

El año pasado ya tuve el privilegio de asistir a un curso con Nils Bergman en el Colegio de Médicos, y os hice un resumen en mi artículo:http://nacerlactaramar.blogspot.com.es/2014/02/cuidados-del-neonato-basados-en-la.html
El poder disfrutar nuevamente este año, en la estupenda formación en psicología perinatal organizada por Terra Mater,  de la presencia humilde, sencilla y humana de Nils, me hace recordar una vez más los planteamientos que él hace, desde la medicina basada en la mejor de las evidencias científicas… y desde el sentido común. Por desgracia, como dice mi madre, a menudo el sentido común es el menos común de los sentidos.

El sentido común nos dice que somos primates sociales, y como todos los primates sociales necesitamos interaccionar entre nosotros. Y los niños con más razón, ya que vienen del útero, un entorno en el que el contacto es constante.  Mi abuela, cuando un niño lloraba, siempre decía: “Que alguien coja a ese niño”.
Las abuelas sabían. Un niño que llora lo primero que necesita es que le cojan. Por desgracia, muchas de las abuelas de ahora, a las que ya han “lavado el cerebro” con consejos inadecuados y seudociencia conductual, ya no tienen esa sabiduría ancestral. Muchas se han desconectado tanto que ya no dicen lo que les pide el cuerpo, ni cogen al niño… Igual que ellas fueron aleccionadas por médicos y psicólogos sin ningún tipo de evidencia científica que les respaldara, ellas aleccionan a sus hijas y nueras: “No lo cojas, que se acostumbra”

¿Y qué nos dice la evidencia? Que un bebé llora mucho menos cuando está en brazos de su madre que cuando está en la cuna. Que un bebé en el  regazo de su madre regula mejor su temperatura, su glucemia, su sistema inmunológico, su frecuencia cardíaca, su frecuencia respiratoria, sus ciclos de sueño… NO HAY NI UN SOLO PARÁMETRO BIOLÓGICO QUE MEJORE CUANDO EL BEBÉ ESTÁ SEPARADO DE SU MADRE. Es decir, la separación desestabiliza al bebé... y a la mamá. No tiene sentido “esperar a que el bebé se estabilice” para ponerlo encima de su madre. Todo lo contrario, lo que nos dice la medicina basada en la evidencia es que cuanto antes lo ponemos encima de su madre, antes se estabiliza.
 Las incubadoras se introdujeron antes de que se hicieran estudios randomizados, NO TENEMOS NINGUNA EVIDENCIA CIENTÍFICA DE QUE LA INCUBADORA SEA POSITIVA PARA EL BEBÉ. De hecho la evidencia que tenemos es que la separación de la madre puede provocar  un estrés tóxico que puede condicionar la salud del bebé el resto de su vida. En cambio, sí que tenemos  evidencias de que la unión piel con piel con la madre es tremendamente positiva para ambos. Aquí tenéis las referencias a distintos estudios que confirman lo que he comentado:
Bergman, Linley, Fawcus. RCT of Skin to Skin contact versus conventional incubator care for physiological stabilization in 1200 and 2199 gram newborns.
Acta paediatrica 2004 vol 93(6); 779-785
 Shonkoff JP, Garner AS. The lifelong effects of early childhood adversity and toxic stress.
Pediatrics 2012 Jan;129(1):e232-e246.

El sentido común nos dice que un bebé y su madre han formado una pareja indivisible durante 9 meses… y que probablemente necesiten muchos meses más de “pareja” para que ambos puedan estar sanos y bien. Esto lo hemos comprobado en ratas, monos, y mamíferos varios… Pero parece ser que seguimos necesitando pruebas de que el bebé necesita a su madre y la madre a su bebé. Parece que aún tenemos que cambiar las instituciones para propiciar lo que nos dice el sentido común, que cuanto más cerca estén madre y bebé, y cuanto más tiempo pasen juntos, mejor estarán los dos.
 Dice Stanley Graven, en su artículo de Junio de 2004 en Clinics in perinatology: “Es un error grave asumir que los principios derivados de  los estudios en animales detallados, no se aplican a las criaturas humanas. El riesgo de supresión o perturbación de los procesos neuronales necesarios es muy importante y potencialmente afecta toda la vida”.

Tenemos investigación suficiente para declarar que el niño/a necesita a su madre y que la madre necesita a su niño/a, y es tarea de los gobiernos proporcionar a ambos un entorno y una protección para que se desarrollen todos esos procesos neuronales necesarios para que nuestra salud sea óptima. En el caso de que la madre no esté disponible, es fundamental buscar un cuidador que pueda desarrollar una relación íntima de apego y contacto con el niño, para mejorar su evolución futura.
Aquí os dejo referencias de lo que digo:
Shonkoff JP. Building a new biodevelopmental framework to guide the future of early
childhood policy. Child Dev 2010 Jan;81(1):357-67.
Robert White. Mother arms- the past and future locus of neonatal care? Clinics in Perinatology. June 2004. Vol 31(2). P 293.

Y, finalmente, el sentido común nos dice que si el niño necesita a su madre de día, probablemente la necesite aún más por la noche… Yo soy adulta y duermo mejor con mi marido que sin él. Como primates sociales que somos, nuestro cerebro espera que durmamos en compañía… Y evidentemente esta necesidad de compañía es mayor cuanto más pequeño es el niño. Pero  nos empeñamos en fomentar un supuesto debate sobre dónde deben dormir los neonatos, y si deben o no “aprender” a dormir solos. Tenemos evidencia de sobra. Un neonato en cuna o incubadora hace ciclos de sueño más cortos y desorganizados que un neonato piel con piel con su madre. Punto. ¿Deben los neonatos dormir solos? ¡¡NO, ROTUNDAMENTE NO!!
Y por supuesto, aquí os dejo la referencia:
Biol Psychiatry. 2011 Nov 1;70(9):817-25. doi: 10.1016/j.biopsych.2011.06.018. Epub 2011 Jul 29.
Should neonates sleep alone?
Morgan BE1, Horn AR, Bergman NJ.


Agradecer de nuevo la oportunidad de aprender junto al doctor Bergman. Espero que estas reflexiones os sean útiles y os ayuden a elegir lo mejor para vuestros hijos, según la mejor de las evidencias científicas.