Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

jueves, 30 de julio de 2015

Últimas revisiones sobre lactancia e inteligencia, y lactancia y caries...

Como dice Javier, el compañero de Lactanciamat que nos ha enviado estas dos estupendas revisiones, nada que nos sorprenda a aquellos que llevamos años estudiando la lactancia y sus beneficios (o sería mejor decir, los perjuicios que provoca la lactancia artificial, si los niños amamantados son más inteligentes, es evidente que la lactancia artificial puede disminuir la capacidad cognitiva, si los niños amamantados tienen menos caries, la lactancia artificial puede propiciar un aumento de la misma). Os cuelgo las revisiones comentadas. Evidentemente, hay que tener en cuenta que en medicina existen las pequeñas mentiras, las grandes mentiras y luego las estadísticas, a las que podemos maltratar para que digan lo que nosotros deseamos... pero la evidencia que hay detrás de estas revisiones de múltiples estudios son las más sólidas que podemos tener. Los niños amamantados son más inteligentes. Los niños amamantados tienen menos caries. Lo siento por todos esos "expertos odontólogos" que recomiendan a las madres destetar cuando sus niños tienen caries prematuras. Se van a tener que buscar otras recomendaciones que sí estén basadas en la evidencia científica (como por ejemplo, disminuir los azúcares refinados, evitar las chucherías y la bollería industrial....), porque lo que está claro es que la lactancia por sí misma NO PROVOCA CARIES, todo lo contrario, la evita.

Breastfeeding and intelligence: systematic review and meta-analysis

  1. Bernardo L Horta*
  2. Christian Loret de Mola and
  3. Cesar G Victora

Objetivo

Este estudio tiene como objetivo la revisión sistemática de la evidencia de la asociación entre la lactancia materna y el rendimiento en las pruebas de inteligencia.

Métodos

Dos búsquedas independientes se llevaron a cabo utilizando Medline, LILACS, SciELO y Web of Science. Se excluyeron los estudios restringidos a los bebés y aquellos en los que las estimaciones no fueron ajustados para la estimulación o la interacción en casa. Fijos y se utilizaron modelos de efectos aleatorios para agrupar las estimaciones del efecto, y una regresión de efectos aleatorios se utilizó para evaluar las posibles fuentes de heterogeneidad.

Resultados

Se incluyeron 17 estudios con 18 estimaciones de la relación entre la lactancia materna y el rendimiento en las pruebas de inteligencia.En un modelo de efectos aleatorios, los sujetos amamantados lograron un coeficiente intelectual más alto [diferencia media: 3,44 puntos (intervalo de confianza del 95%: 2,30; 4,58)]. No se encontraron pruebas de sesgo de publicación. Los estudios que controlaban para IQ materna mostraron un beneficio menor de la lactancia materna [diferencia media 2,62 puntos (intervalo de confianza del 95%: 1,25; 3,98)].En el meta-regresión, ninguna de las características del estudio explicó la heterogeneidad entre los estudios.

Conclusión

La lactancia materna se relaciona con un mejor desempeño en las pruebas de inteligencia. Un efecto positivo de la lactancia materna sobre la cognición también se observó en un ensayo aleatorio. Esto sugiere que la asociación es causal.

(Vamos, en conclusión, los niños amamantados son más inteligentes precisamente porque se les amamanta, aparte de otras posibles asociaciones, como que las madres que amamantan suelen estar más informadas y en el mundo occidental amamantan más las madres universitarias que las madres que no lo son, por ejemplo)


Breastfeeding and the risk of dental caries: a systematic review and meta-analysis


  1. R Tham1
  2. G Bowatte1
  3. S C Dharmage1,2,
  4. D J Tan1,3
  5. M Lau1
  6. X Dai1
  7. K J Allen1,2and
  8. C J Lodge1,2,*
  9. Objetivo

    Para sintetizar la evidencia actual de las asociaciones entre la lactancia materna y caries dental, en lo que respecta a las ventanas específicas de la primera infancia caries riesgo.

    Métodos

    Revisión sistemática, meta-análisis y síntesis narrativa siguiente búsquedas de bases de datos PubMed, CINAHL y EMBASE.

    Resultados

    63 documentos incluidos. Los niños expuestos a más largo en comparación con menor duración de la lactancia materna hasta los 12 meses de edad (más versus menos la lactancia materna), tenían un menor riesgo de caries (OR 0,50; IC del 95% 0.25,0.99, I 2 86,8%). Los niños amamantados> 12 meses tenían un mayor riesgo de caries en comparación con los niños alimentados con leche materna <12 meses (7 estudios (OR 1,99; 1,35, 2,95, I 2 . 69,3%) entre los niños alimentados con leche materna> 12 meses, los alimentados nocturnally o con mayor frecuencia tenían un aumento aún más el riesgo de caries (5 estudios, OR 7,14; 3.14,16.23, I 2 77,1%). Hubo una falta de estudios sobre niños de> 12 meses evaluar simultáneamente el riesgo de caries en la leche materna, alimentados con biberón, y los niños no botella o amamantado, junto con las prácticas específicas de la lactancia materna, el consumo de bebidas dulces y los alimentos y las prácticas de higiene oral que limitan nuestra capacidad para desentrañar los riesgos atribuibles a cada uno.

    Conclusión

    La lactancia materna en la infancia puede proteger contra la caries dental. La investigación adicional necesaria para entender el aumento del riesgo de caries en los niños alimentados con leche materna después de 12 meses.
  10. (En cuanto a éstos resultados, parece claro que dar de mamar antes de los 12 meses disminuye el riesgo de caries. es cierto que después de los 12 meses el riesgo aumenta, pero parece ser que las caries que se producen no tienen tanto que ver con la lactancia como con otras prácticas. Nos faltan estudios que comparen a los niños mayores de 12 meses que maman y además toman biberones con bebidas dulces,  con los niños mayores de 12 meses que maman pero no toman biberones. Hace falta más investigación, pero parece claro que un factor protector antes de los 12 meses no tiene sentido que se convierta en un factor de riesgo a partir de esa edad.)

miércoles, 22 de julio de 2015

Lo que me ha servido en el embarazo

Ahora, y en la recta final, a puntito de conocer la carita de mi pequeño Miguel, me apetecía contaros algunas cosas que me han servido para llevar un embarazo mejor, más sereno y más conectado… ¡por si os sirve!

1.- LA TRIBU: O la compinche de embarazo, o la tribu virtual de madres de la blogosfera… Busca personas que estén pasando por lo mismo o que ya lo hayan pasado. Para mí ha sido una enorme suerte poder contar con mi prima Leticia (nunca te daré adecuadamente las gracias, Leti!!), con la que he podido compartir los embarazos y crianzas de sus dos hijas. Cada vez que me entraba “la paranoia” (las embarazadas siempre tenemos paranoias… y las embarazadas médicos, más:  “¿pero estaré embarazada de verdad? ¿y si en la ecografía no se ve nada?”, etc, etc…), sabía que la tenía al otro lado del teléfono, y siempre encontraba la palabra para tranquilizarme. FUNDAMENTAL EN EL EMBARAZO Y EN EL PUERPERIO, GENTE A TU ALREDEDOR QUE HAYA PASADO O ESTÉ PASANDO POR LO MISMO, personas amables y comprensivas con las que puedas contar y a las que puedas contar cualquier locura que se te pase por la cabeza. Algunos foros de madres interesantes son los de El Parto es Nuestro (de el enlace donde podéis encontrar libros y otros recursos) o el de Crianza Natural

2.- EL YOGA: Para mí, el mejor ejercicio para el embarazo. Relaja, mantiene la flexibilidad, abre las caderas, te enseña a respetarte y a respetar tus límites y tus momentos… y también a traspasarlos… Genial si tienes una estupenda profesora como la mía: Sonia, tú también has sido muy importante en mi embarazo!!

3.- EL CANTO: La mejor manera de conectar con tu bebé, de disfrutar con él, de prepararte para el parto. Desde que conocí el canto prenatal me pareció una idea preciosa, cuando me hice monitora y empecé a usarlo con las mujeres a las que acompañaba como doula me quedó claro que no tenía nada que ver una contracción cantada a una contracción sin cantar. Afortunadamente cada vez hay más monitoras y más oferta de grupos de canto prenatal, incluso alguna matrona inquieta se está apuntando al carro, cosa que me encanta (hace décadas que el canto prenatal es una formación habitual en las matronas francesas, por ejemplo). Alguna madre me ha dicho que cómo va a cantar ella, con la voz que tiene… A todas esas mamás les digo: TU HIJO AMA TU VOZ, no la juzga, no sabe si es “bonita” o “fea”, si desafinas o no… sólo sabe que es la voz de su mamá, la voz de la persona que él/ella más quiere en el mundo!! Si buscáis canto prenatal en Google os saldrán ya varias ofertas, buscad la que os pille mejor.

4.- EL PORTEO: Super aconsejable aprender a portear antes de que nazca el peque, para más información, aquí podéis leer mi artículo sobre porteo.

5.- PREPARACIÓN PSICOLÓGICA: Considero que la psicoterapia es algo bueno en cualquier cambio importante que vayas a tener en tu vida. Siempre es interesante  tener un “espejo”, alguien que te haga “darte cuenta” de cómo estás, de tus autoengaños, de tus fortalezas y debilidades… pero es que durante el embarazo, y a la hora de preparar el puerperio (probablemente las dos épocas de la vida en las que la mujer está más vulnerable, y a la vez más fuerte y abierta al cambio), me parece fundamental. Sé que no todo el mundo puede permitirse una terapia, por eso está en primer lugar la tribu. Hablar con otra persona de lo que nos pasa por dentro siempre es terapéutico. Pero cuando tienes la posibilidad, contar con un psicólogo/a que te acompañe es un lujazo. Desde aquí le doy las gracias a Juan, un encanto de hombre y un pedazo de profesional.

6.- REVISIONES EN UN SOLO SITIO. MENOS ES MÁS: La sabiduría popular dice de los médicos que “uno cura, dos dudan y tres, muerte segura”… Esto es especialmente cierto en el embarazo. Cuantos más médicos te vean, más perdida puedes estar. El ser “de la profesión” al menos me ha servido para esto, escoger una sola vía de control (a mí me han llevado solamente en Torrejón, y estoy encantada del trato y de la profesionalidad), escoger como profesional de referencia  a la matrona (las matronas son las que más saben de embarazo fisiológico en este país, un ginecólogo sólo debería ver los embarazos de alto riesgo: gemelares, de madres con patologías previas…), y hacerme exclusivamente los controles aconsejados por el PAPPS (programa de actividades preventivas y de promoción de la salud). (Aquí os podéis descargar un pdf de las actividades que el PAPPS recomienda para la mujer en cada etapa de su vida reproductiva)

Lo que más sirve en el embarazo es sobre todo disfrutarlo, comer bien (no por dos, como dice mi admirada Virginia Ruipérez, comer EL DOBLE DE SANO), ver cosas bonitas (hace casi nueve meses que no veo las noticias, je,je), que te acaricien, te mimen y te achuchen mucho (como dice mi admirada Laura Perales, disfrutar del orgasmo siempre es signo de buena salud) y mantener una actitud positiva y serena. ¡Espero poder contaros un buen parto, el 25 de Agosto salgo de cuentas!! Hasta entonces sigo operativa por correo electrónico y por teléfono… Después ya mi prioridad será mi peque y estaré exclusivamente en el correo electrónico... ¡y cuando él me deje!. ¡Un abrazo!

sábado, 18 de julio de 2015

Porteando...

Hace un tiempito, mi querida Alba, de Portéame, me invitó a uno de los talleres básicos de porteo que realiza en Más Natural, y le prometí un artículo en el blog. Me encantó el taller, y una de las cosas que más me gustó fue el repaso "histórico" del porteo. El porteo no es una "moda moderna": ES LA FORMA EN LA QUE LOS BEBÉS HUMANOS ESPERAN SER TRANSPORTADOS. Porque hasta hace más o menos un siglo no había carritos. Porque en la mayor parte del globo los bebés y los niños continúan siendo porteados, como lo han sido en los últimos millones de años, desde que nuestra especie surgió sobre la tierra.
¿Y qué pasó cuando surgimos como especie? Al ponernos de pie, nuestra pélvis se estrechó, y al empezar a utilizar herramientas, nuestro cerebro creció, y con él nuestra cabeza. Al encontrarse con una cabeza grande que tenía que salir por una pélvis más estrecha, la Naturaleza optó porque nuestras crías nacieran "a medio hacer", inmaduras y desvalidas,  más o menos lo que les pasa a las crías de los marsupiales (canguros, koalas...)... lo que pasa es que nosotros no teníamos la bolsa incorporada como ellos, así que nuestros antepasados tuvieron que recurrir al ingenio... y así aparecieron los primeros portabebés.



Se calcula que desde que el bebé nace hasta que el niño empieza a caminar (entre los 9 y los 13 meses), las necesidades del niño no difieren mucho de las que tenía en el útero. Es lo que algunos expertos denominan periódo de exterogestación. Así, durante este período, el niño necesita contacto prácticamente constante, movimiento casi constante (de ahí el "sindrome de la cuna de pinchos", el bebé comienza a llorar desconsolado en cuanto nos dejamos de mover o pretendemos dejarlo en la cuna), y alimento también casi constante. Cuando el bebé es porteado, se responde a todas estas necesidades de una manera sencilla y coherente con lo que su cerebro espera y necesita. Históricamente, la separación de los cuerpos de la madre y el bebé, y la supuesta "bondad" de dicha separación, comienzan a aconsejarse y proclamarse más o menos en la época victoriana (finales del siglo XIX). Poco a poco, se introduce la falacia de que el niño necesita ser separado de su madre para hacerse "independiente", aparecen los primeros carritos de bebé (el primero del que se tiene noticia histórica aparece sobre el año 1733, y la primera empresa dedicada a la producción en masa de carritos surge en el año 1830), más información aquí.

Por tanto, el porteo, como decíamos al principio, no es una "moda hippie", es la respuesta adaptativa a una necesidad de nuestros bebés desde que surgimos como especie. Así, el niño espera estar en el regazo de su madre, de su padre, de su abuela... Y cuando no lo está, se desorganiza, llora, y finalmente, si ese llanto no es atendido, se desconecta y se duerme... Un sueño intranquilo y poco reparador, como han demostrado los estudios de Nils Bergman, y como demuestra cada día la neurociencia. Estamos hechos para el contacto estrecho con nuestros hijos, y ese contacto regula tanto al bebé como a la madre.

Aprender a portear y a usar los portabebés es sencillo, Alba explica de una manera muy amena y sencilla los nudos más básicos, y durante el taller puedes practicar con fulares tejidos, elásticos y bandoleras. Afortunadamente cada vez hay más personas que conocen el porteo, que se interesan, que aprenden y enseñan a otros. Podéis consultar muchas páginas web, os dejo los enlaces a algunas de mis favoritas: Red Canguro, Siriñadas, Monetes...  Y también un enlace al canal de youtube de Alba, con videos en los que podéis consultar los nudos básicos y mucho más, ¡espero que os sea útil!








miércoles, 15 de julio de 2015

Lo "normal" en un parto....

Lo "normal" (por habitual, no por lo que debería ser) es que la mujer llegue al parto cagada de miedo (y disculpadme la expresión). Lo "normal" es que, si no llega así, si llega ilusionada y contenta... se encuentre con algún profesional (es) que ya se encargará (n) a lo largo del proceso del parto, de que pase el miedo que no tenía previamente. Lo "normal" es que se lleve mil y una intervenciones innecesarias... y que además unas lleven a otras (yatrogenia). Lo "normal" es que varias personas miren, toquen, manoseen y se paseen por tu cuerpo sin tu consentimiento y sin pensar siquiera que podrían pedirte permiso antes de hacerlo. Lo "normal" es que se la separe inmediatamente de su bebé para "controlar" que los dos están bien (¿Cómo va a estar bien un bebé al que separan de su madre? ¿Cómo puede estar bien una madre a la que separan de su bebé?)...
Para reflexionar entre lo que es "normal" y lo que debería ser, quiero compartir un texto de mi compañera Berta, ¡gracias por dejarme compartirlo, Berta!!

UN RELATO SOBRE SEXUALIDAD Y PARTOS

partojul 13 20150 Comment
Las parejas modernas acuden al hospital para mantener su primera relación sexual de forma segura. Nerviosos y excitados (¡es su primera vez!), registran su ingreso y se les asigna una habitación. Allí estarán durante los juegos preliminares, y se les pondrá una perfusión de oxitocina por goteo “porque si no, pueden pasar días hasta que consigan un buen nivel de excitación y lubricación”. Una matrona acudirá cada cierto tiempo para comprobar que la erección es correcta y para testar la reactividad de las zonas erógenas.
Cuando estén preparados para la penetración, serán trasladados a una sala habilitada con instrumental médico, por si acaso surgen complicaciones. Allí les pedirán que se tumben, y a ella se le administrará anestesia epidural (ya que se ha demostrado que hay un porcentaje significativo de mujeres que sienten mucho dolor con la rotura del himen). Se les alumbrará con potentes luces y se les indicará cuándo y cómo moverse durante el coito. Si los profesionales sanitarios consideran que el tamaño del pene es demasiado grande para la vagina de la mujer, practicarán una escisión en el suelo pélvico femenino para prevenir desgarros.
Al llegar al orgasmo, entrarán en la sala los estudiantes de medicina y enfermería para observar de cerca las reacciones y características propias de la relación sexual. Inmediatamente después del clímax, la pareja será separada para someterse a un riguroso control de sus constantes vitales y para comprobar que no han contraído ninguna enfermedad venérea.
Ha sido su primera vez, han atravesado el rito de paso, ahora ya saben lo que es la sexualidad compartida. Sus amigos y familiares están esperando en una sala contigua para verles en cuanto terminen los controles médicos. Ella pasará una temporada sin poder repetir el coito (sin poder sentarse siquiera) porque los puntos de sutura en el suelo pélvico le han dejado la zona muy dolorida. “Esto es ser mujer”, le dice su madre, “y alegra esa cara, que los dos estáis sanos y todo ha ido bien”.
El pez no tiene conciencia del agua. Del mismo modo, en la actualidad estamos tan acostumbrados al parto medicalizado que no percibimos las enormes interferencias que supone para un proceso fisiológico y espontáneo. Así lo muestra este relato, un gráfico ejemplo que puede servir de paralelismo si tenemos en cuenta que el parto constituye un hito en la vida sexual de la mujer.
Pero entonces, ¿qué sería un parto normal? Un proceso que madre y bebé inician de forma espontánea, que se desarrolla con intimidad y finaliza con sensación de logro y empoderamiento. La madre puede moverse con libertad, sentirse tranquila y segura, y experimenta un estado alterado de conciencia -que puede llegar al éxtasis-. Madre y bebé son amorosamente acompañados por personas de su confianza que respetan sus ritmos, su integridad y su dignidad. En definitiva, el parto es un placentero y amoroso viaje para vivir siendo dos después de ser uno. El parto es nuestro.
Berta Pérez Gutiérrez.
www.musicoterapiayamternidad.es

miércoles, 8 de julio de 2015

Vergüenza...

Necesito compartir este corto, premiado hace poco en un festival de cine... Como dicen al final, la ética y la moral nunca deberían prescribir... ¡Yo estoy con AVITE!! http://www.avite.org/


lunes, 6 de julio de 2015

Soportando el calor

Estas últimas semanas varias mamás me han preguntado sobre cambios en el ritmo intestinal de sus hijos, o cambios en la frecuencia de las mamadas. Es frecuente que con el calor el ritmo intestinal disminuya  y la frecuencia de las mamadas aumente, y que ocurran ambas cosas a la vez a menudo agobia a las madres, porque piensan que se están quedando sin leche. Nada más lejos de la realidad. El niño mama más porque necesita beber más, y hace menos caca porque suda más y su cuerpo intenta ahorrar agua.
Normalmente el tratamiento de estas situaciones de "seudoestreñimiento" es simple: Beber más agua, tanto la madre lactante como el niño(no refrescos, y menos si tienen cafeína, que deshidrata), limonada casera, zumos naturales recién hechos (los zumos que venden en el supermercado suelen tener mucho azúcar e hidratan menos que los naturales). Tomar más fruta, sobre todo la que tiene más agua que fibra: Melón, sandía, kiwi (si tomamos demasiada cantidad de fibra sin tomar la suficiente cantidad de agua, nos estreñiremos más). Elegir comidas líquidas y frescas (nuestro gazpacho de toda la vida, sopas frías de pepino o puerro...).
En este artículo repasaremos algunas cosas simples que podéis hacer para pasar un mejor verano, tanto si sois progenitores de niños que aún maman como si vuestros niños ya no maman, y os dejaré enlaces a recomendaciones basadas en la evidencia, ¡espero que os sea útil!!

Prevención del golpe de calor: Resumen del artículo:  http://www.guiainfantil.com/994/los-golpes-de-calor.html

El golpe de calor es la forma más grave de deshidratación. Parece de perogrullo, pero la mejor forma de evitarlo es hidratar adecuadamente. Normalmente aconsejamos la lactancia a demanda, en el verano muchas veces tendrá que ser "a oferta", sobre todo en los bebés más pequeños, asegurándonos de que no pasen más de dos-tres horas sin mamar. En niños que ya no mamen, hay que ofrecer agua, zumos, limonadas, también cada poco tiempo, sobre todo si están al sol y en la playa o en la piscina (a veces en la piscina o playa, al estar fresquitos por el agua, no tienen sed pero pueden deshidratarse igualmente).

Sudamina y roces por el sudor:
La mejor manera de evitar los roces es vistiendo al niño lo menos posible, y si le vestimos, ponerle ropa de tejidos naturales transpirables (lo ideal, 100% algodón), evitar las lycras o los tejidos elásticos. A menudo con el sudor aparecen pequeños granitos en las zonas de pliegues o en los bordes entre zonas con más pelo y sin pelo (cabeza, cejas...). La mejor manera de tratar estos granitos es refrescarlos con agua, secar bien sin frotar, y aplicar un masaje suave con aceite de oliva 3-4 veces al día.

El cloro:
 Lo ideal sería que los niños se bañaran en piscinas no cloradas, que la depuración se hiciera con sal o con elementos menos agresivos, pero en el caso de que sea una piscina clorada, es fundamental duchar bien al niño cuando salga de la piscina, cambiar el bañador húmedo por uno seco, y secar bien sobre todo en los pliegues, el cloro se puede acumular en los pliegues de la piel y provocar eccemas muy molestos en niños predispuestos.

La protección solar: 
Hasta los 6 meses, la protección solar debería ser idealmente física ( cubrir al bebé con una tela de algodón suave, poner gorrito, ir con sombrilla), y a partir de los 6 meses ningún niño debería salir a la calle sin protección solar entre las 10 de la mañana y las 18:30h de la tarde. Tenéis más información en el estupedo artículo de la AEPED: http://enfamilia.aeped.es/prevencion/proteccion-solar-en-ninos y en este artículo del blog La otra Consulta: http://laotraconsulta.blogspot.com.es/2012/07/nos-pueden-recortar-las-vacaciones-pero.html
Finalmente os cuelgo un artículo sobre protectores solares muy completo: http://www.misrecetasanticancer.com/2013/06/el-protector-solar-ideal-sin-toxicos-ni.html

Mucho ánimo con lo que queda de ola de calor, a beber mucha agua, a buscar sombras y zonas fresquitas, y a comer frutita fresca y verduritas crudas. ¡Un abrazo!



lunes, 29 de junio de 2015

Mareas verdes y deberes...

Me encuentro con que mi sobrina de 5 años tiene una montaña de deberes para el verano... Me desmoraliza pensar que la mayoría de los niños a partir de los tres años son obligados a pasar horas sentados en el colegio... y luego al llegar a casa se tienen que sentar de nuevo a hacer deberes. Hace un tiempo compartí la petición de change.org por la racionalización de los deberes en primaria, y ahora quiero compartir las reflexiones de algunos profesores en el blog de la Marea Verde, en defensa de la Educación Pública. Espero que os sean tan inspiradoras como lo han sido para mí... Yo quiero una escuela pública de calidad para mi hijo... y quiero profesores que luchen así por su dignidad como profesores y por el bien de mi hijo y de todos los niños que van a la escuela pública.

http://mareaverdemadrid.blogspot.com.es/2015/06/deberes-escolares-y-escuela-publica-una.html


"DEBERES ESCOLARES Y ESCUELA PÚBLICA: UNA TENDENCIA MAQUIAVÉLICA" (Sansón Carrasco y un grupo de profesores)

Somos profesores y aprovechando el enésimo debate generado por la petición al Ministerio de Educación de “la racionalización de los deberes en el sistema educativo español” (con más de 110.000 firmas en change.org), manifestamos lo que en la calle es un “clamor silencioso” de injusticia y crispación, que no se merece la Escuela Pública.

Queremos dejar de ser “testigos mudos” sobre el mal uso y abuso de las tareas escolares: más que como un elemento compensador de las carencias,  lo que realmente genera es un desequilibrio en  la igualdad de oportunidades, perjudicando gravemente el futuro de nuevas generaciones.

Queremos dejar de ser cómplices por la falta de criterio y rigor pedagógico de la asignación de estas tareas fuera del ámbito escolar, suponiendo una explotación infantil en el “primer mundo” en nombre de la calidad de la enseñanza, ampliando las jornadas escolares de forma extenuantes, sin coherencia y sin control; y lo que es peor, dejando desprotegidos a la población más vulnerable provocando una situación contraria a la cohesión familia-escuela de la que siempre ha abanderado la Escuela Pública.

Queremos dejar de ser complacientes con la actitud desleal de compañeros, que constatan como “notarios” el trabajo realizado fuera de la escuela por las familias y negocios privados paralelos a esta (tutores, academias, profesores particulares, etc…).

Queremos ser una Escuela Pública que no atienda, exclusivamente, los dictados de excelencia, copiando modelos educativos tradicionalmente unidos a la enseñanza privada y concertada, en la que prima la competencia y la rentabilidad de los resultados académicos, por encima de la formación de las personas.

En definitiva, hagamos “un viaje al centro de la tierra”, emerjamos a cara descubierta y cambiemos el rumbo.



Sansón Carrasco y un grupo de profesores