Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

martes, 16 de diciembre de 2014

Malnutrición, obesidad y desvergüenza

Leo atónita las declaraciones de Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid: "El principal riesgo de malnutrición de los niños madrileños es la obesidad"... Y esta afirmación es la que justifica que no se abran los comedores escolares. No consigo recuperarme todavía, y llevo ya varios días buscando la mejor manera de escribir sobre ésto sin incurrir en un delito de injurias. Leo las declaraciones del portavoz de la Asociación pro Derechos del Niño (Prodeni): "José Luis Calvo, tachó este viernes de “auténtico insulto a la infancia” las declaraciones del presidente madrileño, Ignacio González, sobre que el problema relacionado con la malnutrición infantil en la región es el de la obesidad y el sobrepeso.
En declaraciones a Servimedia, Calvo afirmó que al hablar así, González “insulta a la infancia y a organizaciones como Cáritas, Cruz Roja, el Banco de Alimentos y otras que están al pie del cañón para intentar paliar las necesidades de miles de niños en estas fechas”.
“A veces se cruza el límite de lo que son declaraciones políticas y se cometen auténticas barbaridades”, como negar los distintos informes que hablan de alrededor de un 25% de pobreza infantil en España, señaló".
Yo he decidido escribir una carta abierta, con la esperanza de que llegue a quien tiene que llegar:

Estimado señor González: Es evidente que usted no tiene formación médica, por lo que ignora que un niño puede estar obeso y desnutrido. Sí, en Madrid hay muchos niños obesos. Muchos niños que sólo pueden permitirse hamburguesas por un euro, como comida del día. Muchos niños que hace AÑOS que no pueden comer una naranja o una verdura... simplemente porque los productos frescos son más caros que los productos elaborados. Niños obesos con desnutrición vitamínica, niños obesos a los que les faltan minerales, niños obesos con déficit de hierro... En fin, niños obesos que tienen mucha grasa y poca "chicha", pocos minerales, pocas vitaminas. Hay niños que sólo comen al día lo que comen en el comedor escolar... por las noches las madres les hacen "bocadillos mágicos", con pan y ellos se imaginan lo de dentro... No, no es un anuncio lacrimógeno, me he encontrado con situaciones similares en la consulta. Todos los que hemos trabajado en pediatría en la Comunidad de Madrid nos hemos encontrado con situaciones similares. Y lo peor es que cada vez son más frecuentes.
Me revuelve el estómago su falta de interés, su falta de humanidad... pero sobre todo su falta de vergüenza. Diga que no quiere abrir los comedores escolares porque no está dispuesto a pagarles las horas extra a los trabajadores (apuesto a que saldrían voluntarios, ¡qué no haríamos por dar de comer a un niño en Navidad!). Pero claro, entonces queda usted mal, es mucho mejor decir que como los niños están gordos, pues mejor que no coman, que el ayuno es sano... Tenga un poco de decencia, señor González. Abra los comedores, por el bien de los niños, o por el bien de su futuro político, me da igual. Pero ábralos... porque ningún niño debería pasar hambre en Navidad... aunque esté gordo.

Teniendo en cuenta que tanto usted como la señora Aguirre han negado conocer datos de desnutrición, permítame dirigirle a la Encuesta de Nutrición realizada en el año 2008 (Díez-Gañán L, Galán Labaca I, León Domínguez CM, Zorrilla Torras B. Encuesta de Nutrición Infantil de la Comunidad de Madrid. Madrid: Consejería de Sanidad de la Comunidad y Madrid; 2008),  que presenta las siguientes conclusiones: La dieta media en la población infantil de la Comunidad de Madrid presenta desequilibrios que es necesario mejorar: ingesta inadecuada de alimentos básicos, exceso de proteínas, grasas saturadas y colesterol y déficit de hidratos de carbono, fibra y algunos
micronutrientes. La actividad física desarrollada en esta población es menor de lo
recomendable y un porcentaje elevado duerme habitualmente menos de 10 horas diarias. Un
27,0% de la población presentó sobrepeso y el 5,6% obesidad.

Vamos, que hay un porcentaje de sobrepeso y obesidad importante, eso es indudable, pero veamos realmente qué están comiendo estos niños en el 2008:

La ingesta media de verduras y hortalizas fue 88,9 g/persona/día (lo que equivale a media
ración/persona/día de ensalada variada o verdura cocida), y la de tubérculos 73,3
g/persona/día (una media ración de estos alimentos), casi exclusivamente patata (73,2
g/persona/día). Más del 50% de la población tuvo una ingesta inferior a estas cantidades (Tabla
12: P50, de verduras y tubérculos, respectivamente) y el 7,5% (7,3% de los niños y 7,7% de las
niñas) no había comido nada de verduras ni hortalizas en todo el día en los dos días incluidos
en la encuesta. La ingesta media de frutas frescas (no oleaginosas) fue 193,1 g/persona/día
(lo que equivale a una pieza grande, por ejemplo manzana grande, o dos medianas, por
ejemplo mandarina). Más del 50% de la población se encontró por debajo de esa cantidad
(Tabla 12: P50) y el 6,9% (7,9% de los varones, 5,7% de las niñas) no había comido nada de
fruta fresca en todo el día. Si se incluye la población que sólo había comido alguna fruta fresca
oleaginosa (aguacates, aceitunas), el porcentaje de los que no habían probado la fruta fresca
en todo el día disminuye al 6,3% (7,4% de los varones, 5,1% de las niñas). La ingesta media de
frutas frescas, verduras y hortalizas conjuntamente fue 282,0 g/persona/día.

Es decir, la dieta que consumían los niños en 2008 YA ERA INADECUADA, con un exceso de proteínas y grasas y una falta de productos frescos, lo que produce un déficit de vitaminas y minerales. Citando también la anterior publicación:
La dieta media de la población infantil de la Comunidad de Madrid, con una ingesta de energía
por término medio de 1.905,9 kcal/persona/día, un 43,6% de hidratos de carbono, un 17,4% de
proteínas, 39,0% de lípidos (13,3% grasas saturadas, 16,8% monoinsaturadas y 5,0%
poliinsaturadas) y una ingesta media de colesterol y fibra de 363,8 mg y 13,6 g/persona/día,
respectivamente, se aleja de los objetivos nutricionales para la población española por exceso
de proteínas, grasas saturadas y colesterol, y déficit de hidratos de carbono y fibra (Tablas 3.6-
3.7). El porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados en la dieta está dentro de lo recomendado
y el de monoinsaturados por debajo, a costa del exceso observado en los saturados. Además,
el porcentaje de niños que cumple alguna de las recomendaciones relativas a la distribución
proporcional de los macronutrientes en la dieta es muy bajo (inferior al 20% de los niños en
todos los macronutrientes) (Figuras 85a y 85b). En concreto, más del 90% de los niños
presenta un aporte de proteínas superior al recomendado e inferior de hidratos de carbono, y la
proporción media de la energía diaria procedente de las grasas fue superior al máximo
recomendado en el 80% de los niños, principalmente por los ácidos grasos saturados (90,6%
de los niños excede las recomendaciones). Este desequilibrio en la distribución de las grasas
en la dieta se refleja también en la razón de ácidos grasos no saturados/saturados de 1,7,
inferior al mínimo recomendado de 2. Por otro lado, la ingesta de zinc, ácido fólico y vitaminas
D y E en ambos sexos, y de hierro y vitamina B6 en las niñas es también menor a la
recomendada en esta población.

Así que, visto lo visto, por favor, dejen de decir estupideces, admitan que saben que la dieta es inadecuada desde el año 2008 y que no han hecho NADA por remediarlo... Y por lo que más quieran, ¡abran los comedores en Navidad!!!

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Ellos también crían

Estupendo artículo de El País, que me reenvía una buena amiga. Dedicado a todos los papás de mi consulta, ejemplo de esos nuevos hombres que quieren estar más presentes en las vidas de sus hijos. ¡¡Es un honor conoceros y acompañaros en el camino!!


Ellos también crían

Grupos de hombres con hijos exploran cómo ganar protagonismo en la paternidad y cómo redefinir los roles de género en la pareja

Un grupo de padres conversa sobre paternidad y crianza en el local de "La Cocinita" en Madrid. / CARLOS ROSILLO. (EL PAÍS)
Sentada la pareja en la consulta, la pediatra mira a la madre para explicarle cómo debe suministrar el antibiótico al pequeño. Cuando el profesor les cuenta cómo va el niño, ella es también el blanco de las miradas. Si salen a comprar ropa de bebé, la opinión de él no cuenta.
Estas situaciones ilustran dinámicas sociales y familiares contra las que una creciente minoría de hombres comienza a rebelarse. Cada vez más padres se encuentran incómodos en el papel de actores secundarios en la crianza de sus hijos. Quieren dejar de ser ayudantes de unas madres todopoderosas a las que se les atribuye el don innato de criar. No quieren ayudar, quieren compartir decisiones, emociones y trabajo doméstico a partes iguales. Quieren ser padres mucho más presentes. Este magma de reflexiones y frustraciones es el que ronda las cabezas de los nuevos padres, hombres que se juntan por toda España para explorar otras formas de ejercer la paternidad, distintas de las que aprendieron de sus padres.
A última hora de la tarde, media docena de padres se deja caer por La cocinita de Chamberí, una tienda de alimentación infantil de Madrid en la que se reúnen cada 15 días. Raúl Fernández, asiduo desde hace nueve meses explica su porqué: “Quiero vivir la paternidad de un modo más intenso que mi padre. Ellos lo hicieron lo mejor que pudieron, pero nosotros lo queremos hacer de otra manera. No nos gusta el rol de padre macho ni autoritario; buscamos la autoridad por otras vías, con más afecto”, explica Fernández, trabajador de una empresa de telefonía móvil con una niña de cinco años. Luego llegan Fernando —padre de dobles mellizos—, Abraham, Chema y el resto del grupo, al que han llamado Si los hombres hablaran. En este espacio comparten dudas, frustraciones, consejos y encuentran refugio entre unos iguales que nadan a contracorriente en una sociedad en la que la mayoría de los hombres no acaba de participar plenamente en la crianza de los hijos.
Si las mujeres han dado pasos de gigante, se han incorporado al m trabajo y han ganado en libertades, los hombres a menudo viven los cambios con cierto desconcierto, a remolque, sin tener muy claro el lugar que quieren ocupar en el nuevo reparto. “Ante estos cambios, el hombre moderno intenta reubicarse y buscar un nuevo espacio, pero resulta muy complejo y, con frecuencia, se encuentra perdido”, escribe Ramón soler, coautor de Una nueva paternidad (Pedagogía Blanca).
En la crianza, el cambio definitivo queda aún muy lejos. Ellas son por ejemplo, las que mayoritariamente solicitan la prestación por maternidad, a pesar de que el padre puede compartirla si quiere. Apenas 3.771 hombres disfrutaron de ese permiso frente a 206.884 madres de enero a septiembre de este año, según datos de la Seguridad Social. Es decir, los padres que se acogieron a prestaciones más allá de los 15 días de paternidad suman el 1,7% del total de permisos. Algo parecido sucede con las excedencias por cuidado de un familiar, de las que solo el 7,7% las solicitaron hombres. Ellas son también mayoritariamente las que se reducen la jornada, las que se ausentan del trabajo cuando el niño está enfermo o las que le llevan al dentista. Es cierto que cada vez se ve a más hombres en los parques y en las reuniones escolares, pero son aún casi la excepción. “Para que la sociedad realmente cambie, resulta ineludible definir y delimitar el papel del nuevo padre”, apunta Soler.
Madrid, Barcelona, Alicante o Pamplona son algunas de las ciudades en las que funcionan grupos de crianza de hombres. “Es una explosión”, señala Javier Domingo, el psicólogo que el año pasado puso en pie Si los hombres hablaran. “Y crecerán, porque detectamos mucho interés. Los hombres no suelen hablar de lo que les pasa como padres, mientras que para las mujeres es más fácil compartir preocupaciones con las amigas, la familia o los grupos de lactancia”.
Como psicólogo, Domingo se topa a menudo con parejas en crisis cuyas relaciones se agrietan con la llegada de los niños y en las que el difícil ajuste de reparto de roles no acaba de producirse. “Muchos hombres nunca han tenido que cuidar a nadie”, explica. “Cuando tienen hijos son frecuentes dos tipos de comportamientos. Por un lado, la evasión: se quedan en el trabajo hasta que los niños están bañados, se entregan al running, al Candy crush o se apuntan a webs de contactos. Por otro lado, se someten a los dictados de su pareja, que decide cómo se cría al niño, y se frustran, porque se sienten permanentemente juzgados”. El grupo de Domingo se mira en un espejo llamado The good man Project, cuyos creadores definen como “una conversación internacional sobre lo que significa ser un hombre en el siglo XXI” para tratar de “comprender su papel en un mundo en pleno cambio”.
Los padres que se acogieron a prestaciones más allá de los 15 días de paternidad suman el 1,8% del total de permisos
A ese cambio le dan también vueltas en El Arenero, un grupo nacido hace mes y medio en Madrid. Andrés Muñoz está detrás de la iniciativa. Su motivación nació de una reflexión sobre las relaciones afectivas entre padre e hijo: “Quería encontrar mi manera de relacionarme con mi hijo, sin reproducir los roles que había aprendido. Los hombres desarrollamos mucho lo racional, pero menos los sentimientos. Yo no quería ser el duro, el que castigaba, y su madre la que le consolara. No me apetecía ese papel”. Muñoz buscó libros de autoayuda sobre crianza, pero vio que sobre todo estaban dirigidos a mujeres y optó por montar su grupo. “La receptividad ha sido brutal”, dice. “Hay mucha necesidad de hablar y de cuestionar”. Al Arenero los hombres van con sus hijos, porque creen que de lo contrario la actividad supondría una carga más para la madre.
El reparto de las tareas en casa es uno de los temas estrella en este y otros grupos. A estas alturas. Sí, porque incluso en los universos domésticos más igualitarios, la llegada de los niños desbarata cualquier equilibrio de género posible. Lo certifica Leandro Carmona,coordinador de La Tribu, un grupo de Barcelona. “Los padres que vienen se plantean una distribución más equitativa de las tareas. Quieren responsabilizarse más allá de llevar el salario, pero no siempre es fácil. A veces, las mujeres no quieren perder su exclusividad, que es toda una identidad”.
Ese es otro de los grandes temas del debate de los nuevos padres. Alejandro Busto, psicólogo y fundador de El diván de Peter Pan disiente de Carmona. Para él, el latiguillo de que las mujeres no ceden espacio corre el riesgo de convertirse en coartada. “Hay parte de inseguridad en los hombres, pero también comodidad. Cuando tú quieres ser parte, eres parte. Si desde el principio te implicas, lees desde el embarazo, participarás”. Aún así, Busto piensa que el entorno sociolaboral está plagado de prejuicios sobre el papel de los padres. “Lo que está claro es que cuando nos apetece ser parte de esta historia, los hombres lo tenemos más complicado”.

La papesfera despega

La Red es un buen espejo de la mutación que átraviesan los llamados nuevos padres. Al boom de tuiteras y blogueras sobre asutnos de crianza -desde el blog de qué bonito es mi niño, pasando por el de qúe agotada estoy o la conciliación es poco más que un mito- le ha seguido su némesis en versión paternal. Aunque hay muchísimos menos, en España hay ya decenas de iniciativas en Internet dedicadas a la crianza y diseñadas por y para padres (hombres).
Armando Bastida es padre, enfermero y un bloguero con mucho tirón. “Este es un momento en el que estamos rompiendo con la educación que recibimos de pequeños. Muchos padres no quieren repetir la educación autoritaria que recibieron y buscan otro camino”, cuenta por teléfono desde Cataluña mientras cambia el pañal a uno de sus hijos que gimotea al fondo.
“Cada vez veo más padres implicados. En las charlas, cada vez vienen más y cuelgan más comentarios en mi blog”. Lo abrió hace ya ocho años, al poco de nacer uno de sus hijos. Fue entonces cuando sintió la necesidad de expresar lo que iba viviendo, lo que le iba pasando. Desde entonces, ha escrito más de 2.500 entradas dedicadas a la crianza.
Las vivencias de padre primerizo y la incomprensión de una sociedad en la que no acaban de cuajar los nuevos modelos de paternidad son los grandes temas de la que ya se conoce como papaesfera. Relató con humor algunos de esos econtronazos con el mundo real Enric Bastardas, otro ciberpadre, durante la presentación de #papiconcilia, una iniciativa que pelea por horarios de conciliación para padres que trabajan y que aspiran a llegar a casa antes de que sus hijos estén ya en la cama. “Despierto a mi hijo, le doy el desayuno, le visto, le monto en el carrito y salimos a la calle a pasear. Una señora se para a mirarnos y le dice al bebé: ‘Ay hijo cómo te ha abrigado tu madre”. Es lo que Bastardas llama con cierta sorna las abuelas sin fronteras, espontáneas de la vida, propensas a ofrecer consejos no solicitados y considerar a los hombres incapaces de criar a sus propios hijos.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Los nueve beneficios de salir a la Naturaleza

Y seguro que hay aún más... Os copio el artículo tal cual me llegó a mí, creo que este tipo de cosas hay que compartirlas lo más posible!!!

Los nueve beneficios de salir a la naturaleza con nuestros hijos
Los nueve beneficios de salir a la naturaleza con nuestros hijos
En una reunión de padres de un colegio me pidieron que participara en un coloquio sobre actividades de tiempo libre que se pueden hacer juntos padres y niños.
Como Director del portal Viajar en Familia y como padre de dos hijos, aporté mi experiencia y razones por las que es importante salir de forma periódica a la naturaleza con nuestros hijos y amigos. En mi caso puedo afirmar que mis hijos han aprendido, disfrutado y madurado con nosotros a lo largo de pequeñas salidas a la naturaleza con otras familias. Todas estas excursiones las he publicado en cinco libros, para que cualquier padre y madre pueda disponer de rutas fáciles, seguras y divertidas. Tanto a parques naturales de montaña, zonas de costa, como ciudades con sus parajes naturales y rincones al aire libre.

Educar en verde a las familias

Mi experiencia puede ser útil para las familias, que a consecuencia de la crisis han tenido que renunciar a salir con sus hijos y se refugian en su casas, en esta situación creí conveniente presentar las conclusiones de mi amiga psicóloga ambiental Heike Freire que en su Blog Educar en Verde expone de forma científica los nueve beneficios de salir a la naturaleza con niños:
  1. La naturaleza mejora el desarrollo cognitivo ampliando la auto conciencia, la capacidad de razonamiento y de observación.
  2. Necesitamos estar al aire libre, para compensar el tiempo que estamos en espacios cerradosdesarrollando un sentido de independencia y autonomía…
  3. Cuando disponen de vistas y contacto con el mundo natural, puntúan más alto en los test de concentración y auto-disciplina. A más verde, mejores resultados.
  4. Cuando pasan tiempo en espacios naturales, despliegan un juego más variado, imaginativo y creativo lo que les ayuda a desarrollar el lenguaje y las habilidades de cooperación.
  5. Los niños que juegan con regularidad al aire libre desarrollan más sus habilidades motoras de coordinación, equilibrio y agilidad, y caen enfermos con menor frecuencia.
  6. El mundo natural minimiza el impacto del estrés en la vida de los niños y les ayuda a enfrentar la adversidad. Cuanto mayor es el contacto, mayores los beneficios.
  7. La naturaleza ayuda a los niños a desarrollar su capacidad de observación, su creatividad y les proporciona una sensación de paz y unidad con el mundo.
  8. El contacto cotidiano y las oportunidades de juego en la naturaleza, con unos valores éticos positivos, hacen crecer en los más pequeños un sentimiento de amor y armonía con el mundo.
  9. Los niños a quienes no se les permite ejercer su derecho al aire libre, pueden desarrollar actitudes biofóbicas y constituir una generación futura que no estará interesada en la ecología ni en la responsabilidad humana de cuidar y preservar la tierra y su diversidad.

Podemos salir a la naturaleza pese a la crisis

Al finalizar la reunión expuse que buscaran lugares cercanos para ofrecer a nuestros hijos espacios al aire libre donde desarrollar valores y actitudes. No hace falta realizar grandes viajes a la naturaleza para disfrutar de experiencias socializadoras: solo falta la voluntad de dedicarle un tiempo a dejar la ciudad, la casa y las nuevas tecnologías para descubrir que tenemos parques, jardines y espacios naturales periurbanos para andar, ir en bici o simplemente jugar con nuestros hijos.
Esta filosofía de vida es la que me mueve cada semana cuando propongo desde Viajarenfamilia.net  excursiones y viajes a las familias españolas. Todos merecemos disfrutar del medio ambiente y de los numerosos beneficios que no vemos directamente pero que en el futuro, lo agradecerá toda la familia.
Carlos Ferri
Director del portal Viajar en Familia

lunes, 1 de diciembre de 2014

Premio

Sol, del blog Nace una Doula (lo podéis ver en los enlaces de este blog), me ha nominado a los Best Blog. Como siempre, me pongo a responder las preguntas, creo que nos ayudan a conocernos un poco mejor, y a saber con quién tratáis (y eso en mi caso, que muchas veces soy vuestra referencia en la salud de vuestros hijos, me parece fundamental que conozcáis algo más de mí, de quién soy y de cómo pienso).

¡¡Gracias por el premio, Sol!!



1.- ¿Cuándo decidiste ser madre? Pues yo creo que desde siempre he sido "mamá" de todo aquel que se me ponía a tiro. Mamá de los peques del parvulario de mi cole (cuando yo tenía diez años), "tía" postiza y "mamá" sustituta de muchos niños, hijos de amigas, de primas, de compañeras... Y ahora, que estoy intentando ser mamá de un niño gestado por mí.

2.- ¿Qué es lo más importante para ti en la crianza? Creo que lo que más me gusta del tipo de crianza que me dieron mis padres es la confianza total y absoluta en que yo era capaz de hacer las cosas por mí misma, y que el mayor deseo que ellos tenían es que yo fuera feliz. En cuarto de carrera tuve una crisis importante, y llegué a plantearme dejar la medicina. A muchos amigos les sucedió en un momento u otro. Sus padres en general les quitaban la idea de la cabeza, e incluso les amenazaban "después de todo lo que ellos se habían sacrificado"... Mis padres no, mis padres me dijeron que si la carrera no me hacía feliz, que la dejara en ese mismo momento, que ellos me apoyaban SIEMPRE. Ojalá sea capaz de transmitir esa confianza a mis hijos.

3.- Si pudieras cambiar algo en este mundo, una sola cosa, ¿qué cambiarías? La injusticia en la distribución de alimentos y de agua. Creo que si todo el mundo tuviera acceso a una alimentación adecuada y a agua potable, muchos problemas se solucionarían solos.

4.- Una recomendación musical.  Uffff, ¿solo una? Vale, si sólo puedo hacer una, la banda sonora de la trilogía "El Señor de los Anillos", y especialmente la canción "Into the West"... O por qué la muerte es sólo encontrar una nueva orilla, un nuevo mundo... Una nueva Aventura.
5.- Un libro que te haya fascinado. Esto es lo que más me fastidia de los test... ¿sólo uno? Lo siento, necesito dos: "La Historia Interminable" y "Momo".

6.- Un día sin obligaciones, lo que más te gusta hacer. Tumbarme acurrucadita con mi esposo, bajo la manta, con una buena película... que podemos ver... o no...

7.- Una frase para recordar.  "El verdadero Arte de la medicina es entretener al paciente mientras la Naturaleza hace su trabajo" Voltaire

8.- ¿Nos cuentas algún recuerdo positivo de tu infancia? Las mañanas de Reyes, cogiendo los regalos en una manta enorme y llevándolos a la habitación de los abuelos, donde los nietos pequeños los abríamos y jugábamos toda la mañana.

9.- ¿Hay algún lugar que nos recomendarías conocer al menos una vez en la vida? Y dale... De nuevo opto por dos lugares de Poder, donde me he sentido parte de la Madre Naturaleza de un modo muy especial: El Nacimiento del Río Mundo, en mi pueblo, Riópar... Y las maravillosas Cataratas del Iguazú, entre Argentina, Paraguay y Brasil... ¡Pero hay tantos sitios que ver al menos una vez en la vida!!! Por ejemplo, los preciosos paisajes del norte de Albania, en la zona de la Tropoja, aquí os dejo una muestra:


10.- Cuando seas mayor, ¿cómo te gustaría que te recordasen?  Hay una frase evangélica por la que me encantaría ser recordada: "Pasó haciendo el bien"... ¿Puede haber algo más hermoso?

11.- ¿Nos confiesas algún vicio? Ji,ji... Una vez más, ¿solo uno? El más antiestético, morderme las uñas (va mejorando, pero en momentos de estrés alguna sigue cayendo)... el menos sano... ¡el chorizo picante a la sidra!!!

¡¡¡Un abrazo!!!

viernes, 21 de noviembre de 2014

Día mundial del niño (con retraso)

Ayer fue el Día Mundial del Niño. No voy a hablar de la situación de la infancia en los países en vías de desarrollo, los miles de huérfanos del Ébola, los millones de niños que sufren hambre y viven en situaciones de extrema pobreza. Para informaros sobre ésto, podéis mirar en la estupenda web de Aldeas Infantiles SOS o de UNICEF (http://www.aldeasinfantiles.es/Conocenos/Pages/default.aspx, http://www.unicef.es/cooperacion-internacional).
Hoy quiero hablar de una situación mucho más sutil, pero no por ello menos dramática. Y lo voy a hacer echando mano del humor. Voy a daros 7 maneras para corregir a vuestro marido desobediente:

Cómo actuar si mi marido es desobediente

Manejar y educar a un marido desobediente puede ser complicado y de lo más agotador para el otro cónyuge, pero si tenemos ciertos principios claros, veremos que nos será mucho más fácil.
  1. No se negocia: cuando el marido está en pleno momento de acción no se puede negociar con él. El otro cónyuge no puede negociar con el comportamiento  y debemos mantenernos firmes ante nuestras directrices.
  2. - Las normas claras: no podemos esperar a que un marido se porte bien si no tenemos normas. Debemos establecer las normas de la familia y las debemos hacer cumplir en todo momento, sin excepciones.
  3. Actuar rápido: cuando el marido desobedece no podemos perder ni un minuto de tiempo y debemos actuar de manera inmediata. Por ejemplo, si le decimos que no más televisión y que vaya a hacer la colada, como hemos acordado y el marido no lo hace, debemos parar automáticamente la televisión y llevarlo a su cuarto.
  4. Riñas y llanto: lo normal es que el marido llore cuando su autoridad no pueda con la del otro cónyuge. No porque llore tenemos que perdonarlo o ablandarnos, pues le enseñaríamos a usar las lágrimas de cocodrilo.
  5. - Provocaciones, mejor no entrar: cuando el marido se empiece a quejar no le podemos seguir el juego porque gana tiempo para ahorrarse sus obligaciones. Debemos pasar a actuar rápido.
  6. Disciplina en todo y todos los días: los maridos, y concretamente los maridos desobedientes, tienden a mejorar cuando están acostumbrados a hacer una cosa. Por ello, es siempre mejor que tengamos unas rutinas establecidas y que las sigamos a diario.
  7. Autoridad positiva de los cónyuges: los maridos que se comportan de esta manera es porque, en su interior, no se sienten seguros y los padres debemos ayudarlos con nuestra actitud.
Supongo que si en lugar de "marido" pusiera "mujer", alguna feminista se me echaría encima... Como pone "marido", asumimos que es un texto humorístico... pero si pone "niño" (como en el original, cogido de una conocida web de consejos para padres... sí, sólo he cambiado la palabra "niño" por la palabra "marido" y la palabra "padres" por "cónyuge"), probablemente a todos nos parecería bien. 
¿Por qué seguimos considerando a los niños ciudadanos de segunda? ¿Por qué no les tratamos con el mismo respeto que reservamos a nuestro cónyuge o a cualquier otro adulto? ¿Por qué la "obediencia ciega" sigue siendo un valor en nuestra sociedad?
Los que me conocéis sabéis que yo no soy precisamente "obediente". Y me alegra mucho desobedecer cuando considero que se está cometiendo una injusticia. Me temo que vivimos en un país de adultos demasiado obedientes... quizá sea el momento de volvernos más niños y empezar a desobedecer. ¿No sería genial que los banqueros "desobedecieran" a sus jefes y devolvieran el dinero público a las personas que están penando con sus hipotecas? Por ejemplo.... 

lunes, 17 de noviembre de 2014

Sobre los deberes...

Los que me conocéis sabéis que nunca le he encontrado razón de ser a los deberes, ni en niños pequeños ni en mayorcitos. Me apetecía compartir las reflexiones de Richard Gerver, experto en educación que ha estado hace poco en nuestro país... ¡Muy muy interesante!!!

EDUCACIÓN Defiende el uso de las nuevas tecnologías

Richard Gerver: 'Los deberes no benefician a los niños'

  • El experto educativo arremete contra los exámenes y las tareas escolares

  • 'Hay que huir de los sistemas educativos que cambian cada cuatro años'



Richard Gerver (Londres, 1969) es de los pocos padres que no echan pestes de la PlayStation. Sus hijos utilizan los videojuegos y las redes sociales para estudiar y practicar idiomas y él les suele citar en sus conferencias para expresar cómo, en un mundo que cambia a gran velocidad, los jóvenes se están sirviendo de la tecnología para explorar nuevas formas de aprendizaje.
'Emprendedores de éxito han suspendido exámenes finales. Steve Jobs dejó la universidad'
Este profesor, uno de los más influyentes a nivel mundial, defiende que "los alumnos aprenden mejor si se sienten implicados", al tiempo que arremete contra los deberes y contra los exámenes. Cuando era director de colegio, convirtió la Grange Primary School, una de las peores de Reino Unido, en un ejemplo de innovación. Fue asesor de política educativa de Tony Blair y Premio Nacional de Enseñanza en su país. Estos días ha estado en Madrid, participando en el Congreso de Mentes Brillantes.
España tiene una tasa de abandono escolar temprano del 22%, la más alta de la UE. ¿Qué les pasa a nuestros estudiantes?
El sistema educativo español es uno de los más tradicionales del mundo y ocurre como con la educación durante la era industrial, en que se perseguía controlar la producción: se da a todos los alumnos el mismo mensaje y se les examina de la misma forma. Pero nuestros hijos son la generación más sofisticada de consumidores de la historia, sobre todo en tecnología. Conocen mucho más el mundo que nosotros a su edad. Ya no basta con atraparlos en clase, lo que necesitamos es un sistema que exprima lo mejor de cada uno. A pesar de que los niños tienen un instinto natural para aprender, el sistema actual hace aburrido el aprendizaje. Si creamos sistemas divertidos y estimulantes, los alumnos querrán seguir en las aulas.
El propio ministro de Educación, José Ignacio Wert, reconoce que nuestro modelo es excesivamente memorístico y rígido. ¿Puede estar aquí parte del problema?
Sí, por supuesto. El sistema aún cree en el mero proceso de memorizar y repetir información. Es un círculo vicioso porque los políticos les dicen a los profesores que evalúen así a los alumnos y a ellos les evalúan de la misma manera. Lo que necesitamos son políticos que digan: "Vamos a diseñar un nuevo sistema". Estamos constantemente parcheando modelos que no funcionan, en vez de crear uno nuevo.
Los partidos de la oposición han acordado derogar la séptima ley educativa en democracia, la Lomce, en cuanto el PP pierda su mayoría absoluta. ¿Hace falta un Pacto de Estado por la Educación?
Hay que huir de los sistemas que cambian cada cuatro años, cuando lo hace el Gobierno. En Finlandia han hecho un acuerdo entre los políticos y en 12 años no han modificado su sistema educativo.
¿Qué opina de las reválidas, pruebas externas, nacionales y estandarizadas al final de cada etapa educativa que ha recuperado Wert?
La mayoría de los países tiene estas pruebas, pero el problema es que miden sólo un tipo de inteligencia. La sociedad aún cree que la forma en que haces el examen define lo inteligente que eres, pero muchos emprendedores de éxito tienen en común que suspendieron estas pruebas finales.Steve Jobs, cofundador de Apple, abandonó la universidad, mientras que Richard Branson, de Virgin, dejó de estudiar a los 16 años. Necesitamos un sistema educativo que sea capaz de medir las inteligencias múltiples, no sólo las habilidades para superar un examen.
Si no hay exámenes, ¿cómo se evalúa lo que aprende el alumno?
Los exámenes son fáciles de gestionar, pero esto no significa que estén bien. Deberíamos ver el progreso del niño en un ámbito general, su desarrollo emocional, creativo y colaborativo, así como sus habilidades interpersonales.
¿No es un riesgo primar las habilidades frente a los conocimientos?El aprender a aprender ha provocado que los niños no tengan ni idea, por ejemplo, de los nombres de los presidentes del Gobierno o de quiénes eran los Reyes Católicos.
No hay que elegir entre una cosa u otra. Si se hace bien, habilidades y conocimientos van unidos. El conocimiento es importante, pero el sistema educativo se ha centrado sólo en él y se ha olvidado de las habilidades. Y el conocimiento por sí solo no significa nada. No es tan importante que los niños no recuerden los nombres de los presidentes del Gobierno porque pueden encontrarlos en Google, pero sí lo es más que sepan cómo funciona Google.
Dice que los niños de hoy están expuestos a más cosas y que eso ha cambiado su perspectiva del mundo. Los críos tienen más información que nunca, pero ¿saben clasificarla y darle la importancia debida?
Desde luego que no, porque no les estamos enseñando a clasificar esa información. Hay que enseñarles a hacerse preguntas, a ponerse retos, a investigar la información.
Los padres se quejan de que sus hijos tienen demasiados deberes. ¿Hasta qué punto son útiles?
Nunca he entendido el valor de los deberes. En mi opinión, se inventaron para que el niño tenga algo que hacer cuando llega a casa y para que los padres puedan ver qué es lo que hace en el colegio. Ninguna de estas razones beneficia a los niños. No he visto ningún informe serio que diga que son beneficiosos para el progreso de los niños. De hecho, en China están empezando a quitarlos en Primaria. No digo que los videojuegos sean buenos todo el rato, pero a mi hijo de 14 años le encanta jugar al FIFA en la consola, que tiene conectada a internet. Ha empezado a decir frases en ruso, español y alemán porque habla con los chicos con los que juega, que son de otros países. Es un buen ejemplo de cómo aprenden por sí mismos. Confiemos en ellos y dejemos que hagan lo que les interesa en su tiempo libre. Quiero que jueguen en la calle y que tengan tiempo para estar con sus padres, para hablar entre ellos, para leer libros... y no pueden hacerlo con dos o tres horas de deberes al día.
Como defensor de las nuevas tecnologías en la educación, ¿qué le parece la asignatura de Programación de Videojuegos que ha estrenado la Comunidad de Madrid?
[Sonríe] Alguien les debió de decir: "Ponles a aprender videojuegos, que ahí es donde está el dinero", pero lo que ocurrirá es que en unos años tendremos tantos programadores que ya no será una carrera rentable. Además, para cuando dejen la escuela, el lenguaje de programación será totalmente distinto. Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, no sabía de programación, pero sí entendía la naturaleza humana. Para salir de la crisis, España necesita una generación de emprendedores que cree sus propios negocios.

martes, 11 de noviembre de 2014

¿Mi lactancia está yendo bien?

Bueno, creo que es la duda más frecuente, sobre todo en los primeros días del bebé. Por eso os copio este estupendo cuadro desarrollado por mi admiradísima Rocío (Consulta médica de lactancia, podéis consultar su blog desde este enlace: http://consultamedicadelactancia.blogspot.com.es/) y el Centro Hebamme. Sobre todo a las mamis primerizas os puede servir para valorar si en los primeros días vuestro bebé está comiendo adecuadamente o no, y para pedir ayuda lo antes posible si es que no. ¡¡Gracias por una herramienta tan sencilla  y útil!!