Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

martes, 15 de abril de 2014

De pesos y percentiles

Estoy harta. Estoy harta de que los pediatras, las enfermeras de pediatría, las abuelas, y las siempre inefables vecinas del quinto, agobiemos a las madres con los pesos y los percentiles. Estoy harta de que un niño en percentil 95 sea estupendo durante el primer año... pero queramos ponerlo a dieta a partir del segundo. Estoy harta de que se considere como a enfermos a niños en el percentil 3... sólo porque están en el percentil 3, sin ningún otro indicativo de malnutrición o enfermedad.
Vamos a repasar un poco de estadística: Los percentiles se hicieron con niños sanos. Y en una consulta de 100 niños, lo normal es que haya por lo menos 3 por debajo del percentil 3... que a pesar de estar por debajo de dicho percentil, serán niños perfectamente sanos y normales. Y si pensamos que tiene alguna enfermedad, por favor, compañeros, BUSQUEMOS LA ENFERMEDAD. No asumamos directamente que la leche de su madre no le alimenta, no alarguemos el diagnóstico añadiendo suplementos, que igual le van peor al niño porque resulta que lo que tiene es una intolerancia a las proteínas de leche de vaca (un suponer).
Pretender que todos los niños de nuestra consulta se acerquen al percentil 50 es perverso... ¡si eso llegara a suceder, tendríamos que cambiar los percentiles! A mi modo de ver, es mejor que cambiemos nosotros el lenguaje y aprendamos a expresarnos con propiedad: Un niño en el percentil 3 no está "bajito de peso"... está en el percentil 3, y punto. Un niño en el percentil 3 no está desnutrido, y en España, es bastante probable que uno por debajo del percentil 3 tampoco lo esté. Si recordamos de nuevo un poco la estadística, la probabilidad de que un niño esté enfermo, depende de la prevalencia de la enfermedad. Afortunadamente, aunque en esta España nuestra cada vez hay más MALNUTRICIÓN (niños que tienen déficits específicos de micronutrientes, déficit de hierro y yodo sobre todo, en general porque se les alimenta mal), todavía no tenemos tasas alarmantes de DESNUTRICIÓN. Los niños desnutridos son los de Sudán, que no sólo están "delgaditos", o "bajitos de peso", o por debajo del percentil 3. Son niños que no se mueven, que no interactúan, que no te miran, que están reservando la poca comida que les llega para sobrevivir.
Dejemos de agobiar a las madres con el peso y la talla, y vayamos más allá. Averigüemos qué y cómo está comiendo el niño. Aprendamos que la lactancia A DEMANDA, significa exactamente eso, cuando el niño demanda, sea a los 10 minutos, sea a las 3 horas. Aprendamos que la alimentación complementaria debe introducirse de manera racional, adecuada a la edad, preferentemente a partir de los 6 meses, y preferiblemente en trocitos, favoreciendo que sea el propio niño el que se lleve la comida a la boca. Recordemos (lo deberíamos saber, pero parece que se nos olvida) que el biberón ES PARA LA LECHE Y EL AGUA. Ni para zumos, ni para cereales (a menos, claro, que tengamos un paciente dentista y queramos llenarle la consulta... porque el uso de biberón para cosas dulces y con gran cantidad de azúcar, es la principal causa de caries en edades tempranas).
Recordemos que "embutir" la comida es algo que se hace con los pavos para conseguir que tengan un hígado graso (el sabroso foie-gras), no algo que se deba hacer con los niños para "prevenir" la "desnutrición".
Por favor, ¡un poco de sentido común!!
Os cuelgo un artículo de una compañera pediatra en clave de humor, porque hay cosas que deberían ser de risa... si no fuera porque se hacen de verdad, y porque tenemos una cantidad nada desdeñable de niños totalmente sanos, a los que se está embutiendo comida como a los pavos porque, según sus pediatras, están "bajitos de peso":

Ingresan a una doctora por bajo peso

Rocío Martín-Gil, médico y consultora de lactancia ha sido ingresada esta mañana en el hospital de Niño Hermoso.

Los médicos que la han ingresado, consideran que su peso no es adecuado, y que debería situarse por encima del percentil 50. Rocío está ingresada en la Unidad de Hospitalización, donde va a ser sometida a un riguroso estudio alimenticio, en el que se va a medir el volumen de alimento que ingiere. Rocío se tendrá que pesar antes y después de cada comida, para comprobar que efectivamente la comida está dentro de su cuerpo y que no hace ningún truco para deshacerse de ella. Durante su ingreso, se van a anotar el número y las características de sus deposiciones y se va a hacer un análisis sanguíneo completo. Sus familiares van a poder y entrar y salir a la Unidad de Observación cada vez que quieran, menos de 9 a 12 h, que es cuando pasan visita los médicos.

Prohibido traerle comida casera

Los doctores que la atienden, están preocupados por la comida que toma Rocío en su domicilio, que según dicen es de mala calidad. A partir de ahora, tendrá que tomar leche con cereales. Para estar seguros de que la leche es de la mejor calidad posible, no podrá tomar leche fresca, sino leche en polvo, deshidratada y posteriormente tratada con vitaminas y minerales para que sea más completa. Los cereales no serán en ningún caso los mismos que tomaba en su casa y que le han llevado a esta situación, sino que serán también cereales deshidratados y procesados, como los que se venden para bebés.

Sonda nasogástrica

Algunos días, la doctora se niega a tomar la comida que le proporciona el hospital, que dice que tiene mal sabor y tiene un aspecto muy industrial. Los doctores afirman que si sigue con esta actitud, lo que va a conseguir es que le coloquen una sonda nasogástrica, pero que nunca le van a dar la comida de su casa.

Mal ejemplo

Los médicos que la atienden consideran que el peso de Rocío es inaceptable, y que es un mal ejemplo para todas las madres de la comunidad, que al verla, pueden creer que el peso de sus hijos está bien, aunque sea inferior al percentil 50.

En esta zona de salud, todos los médicos de la zona luchan porque los niños a su cargo tengan un peso superior al percentil 50. Este peso hace que los niños estén rollizos y da nombre al hospital, mundialmente conocido, de Niño Hermoso.

Piruletas y regaliz

Durante su ingreso, se ha descubierto que la doctora tenía muy malos hábitos alimenticios, comiendo cada vez que quería, sin horarios. Esto es un escándalo, y durante su estancia en el hospital, la comida se la van a dar a unas horas determinadas, las que el personal considere más adecuadas, pudiendo chupar entre una toma y otra, piruletas y regaliz que le serán proporcionadas por el personal de la planta.
 
Seguiremos informando.

Dra. Rocío Martín-Gil Parra
Consulta Médica de Lactancia

jueves, 10 de abril de 2014

Todas somos Adelir

¿Y quién es Adelir? Ella es una valiente mujer brasileña que cometió un "delito". Fue arrastrada fuera de su casa por diez policías y llevada a la fuerza a un hospital. ¿Cuál fue su delito? Querer intentar un parto vaginal después de dos cesáreas. Su ginecóloga envió a la policía a buscarla, "esa mujer está poniendo en peligro la vida de su hijo". Por desgracia, como dice Ibone Olza, ni es la primera ni será la última mujer a la que no se respete su deseo de parir relajada, tranquila y sin intervenciones. Quiero creer que en España la cosa sería diferente, menos dramática y sin presencia policial... pero no las tengo todas conmigo. Os cuelgo la entrada de Ibone Olza porque, como siempre, ella es capaz de expresar con palabras lo que yo siento. Además, ella ha sufrido en propias carnes la impotencia de ver cómo nadie le hacía ni caso, cómo los médicos, ¡sus compañeros!, sacaban la "carta del bebé muerto", cómo durante mucho tiempo necesitó ayuda y apoyo para curarse. Todas somos Adelir, todas debemos luchar para que casos como el de Adelir no vuelvan a suceder. NUNCA, en ningún sitio, de ninguna manera....

Para Adelir, para todas

by Ibone Olza
adelirQuerida Adelir:
Lo siento, lo siento mucho. Cuando supe que diez policías entraron en tu casa estando tu de parto y te llevaron contra tu voluntad al hospital para hacerte una cesárea sin tu consentimiento sentí un dolor enorme. Cuando me enteré de que tu "delito" era haber tenido la osadía de intentar un parto vaginal después de dos cesáreas tuve que acariciar la cicatriz de mi vientre. Cuando leí que la médico del hospital había obtenido autorización del juez para hacerte la cesárea sacando la siniestra "carta del bebé muerto" (dead baby card) me hirvió la sangre. Cuando vi tu cara en las noticias y te escuché decir que te sentías frustrada por la cesárea tuve ganas de darte un abrazo enorme, y decirte que no estás sola.
Tu historia me resulta demasiado familiar. Yo también intenté un parto vaginal después de dos cesáreas. Yo también dilaté en casa, con una matrona, y pensé que llegando al hospital con el parto avanzado sería más probable ser respetada en mi deseo de parir si todo iba bien. Como tu, yo también sufrí un maltrato brutal en el hospital. Fui cesáreada en contra de mi voluntad menos de media hora después de llegar en dilatación completa. Antes me gritaron, me amenazaron , me trataron de loca. Todavía recuerdo mis lágrimas mientras les suplicaba: "¿Cómo podéis tratarme así?¿como podéis tratar a nadie así?". Todas aquellas personas mirándome mientras el ginecólogo metía sus dos manos en mi vagina y me pedía que me tranquilizara. Su voz al dictar sentencia: "cesárea", mi ruego,"no por favor, no por favor", la carta del bebé muerto "la vida del bebé corre peligro", mi derrota, mi llanto, el terror, la anestesia general, mi silencio, la morfina al despertar, las doce horas sin ver a mi hija, la extrañeza...Los meses tan difíciles que vinieron después, cada vez que lo vivido se repetía en mi cabeza sin aviso previo cual macabra pesadilla. El estrés postraumático y la impotencia cada vez que alguien me decía "de que te quejas si tienes una bebé sana".
Afortunadamente Adelir yo tampoco estuve sola. Encontré a otras mujeres, en ICAN, enApoyocesareas, en El parto es nuestro, que me ayudaron a ir sanando mis heridas. Comprendí que no era la única, que eramos muchas, muchísimas, demasiadas. Entendí que la violencia obstétrica es un problema mundial y tristemente ancestral.
Por eso hoy iré a la Embajada de Brasil en Madrid a entregar mi carta de protesta. Por ti, por todas nosotras, por nuestras hijas. Por todas las mujeres que cada día en el mundo se ven sometidas a cesáreas innecesarias, a violencia obstétrica, que son amenazadas de formas sutiles e invisibles, forzadas de muchas formas, mutiladas.
Porque entre todas tenemos que detener esta barbaridad.
Un abrazo grande Adelir. Estamos contigo.

lunes, 7 de abril de 2014

Premios 7 cosas sobre mí


Lo primero, agradecer a Beatriz, del blog Educar a los Hijos, que me haya dado la oportunidad de contar algo sobre mí.
1.- Creo que lo primero y principal que hay que saber sobre mí es que soy APASIONADA. Como una niña pequeña, como una leona, como una tigresa (mis signos del zodíaco griego y chino, respectivamente). Vivo intensamente las cosas y disfruto cada instante... y a veces soy muy bruta cuando me expreso porque me dejo llevar por esa pasión... es mi mayor defecto... y creo que también mi mayor virtud!!
2.- Lo segundo... soy, por decisión propia, DEFENSORA. En mi pueblo la gente mayor habla de los "defensores de causas pobres"... pues eso me define. Donde haya una injusticia, ahí estoy yo dando la tabarra. Donde haya una persona sin voz, ahí estoy yo peleando con toda mi garganta. Donde haya gente que no se pueda defender, ahí me tenéis buscando la manera de defenderlos... supongo que por eso la vida me ha llevado a trabajar sobre todo con niños y ancianos!!
3.- Soy MIMOSA. Me encanta el contacto físico, acariciar, tocar, masajear, acunar.... Creo que el mundo iría mejor si a nuestros semejantes (y desde luego a los niños) les diéramos más caricias, más besos, más achuchones...
4.- Soy VULNERABLE. Y me ha costado mucho aceptarme y quererme como tal. Soy orgullosa y no me gusta pedir ayuda, así que vivir mi vulnerabilidad es, una y otra vez, una lección que tengo que aprender... ¡Una de tantas!!!
5.- Soy SABIA. Todo el mundo me lo dice, así que debe ser verdad, aunque a veces me cueste admitirlo... aunque a veces sea más fácil aplicar mi sabiduría a los demás que a mí misma, aunque suene pedante (¡es que también soy pedante!!!). Por fin, tras muchos años de trabajarme, confío en mi sabiduría. En la sabiduría de mi cuerpo, que me dice cuándo algo no va bien. En la sabiduría de mi mente analítica, capaz de manejar montones de datos para ajustar un diagnóstico y un tratamiento. En la sabiduría de mi espíritu, que me lleva más allá de mí misma, a fusionarme con todos y cada uno de los seres vivos que pueblan el planeta.
6.- Soy MADRE. Aunque todavía mi cuerpo no se decida a convertir esta palabra en algo real y físico. Soy una madre arquetípica, y esa también es mi bendición y mi maldición. Mi bendición, porque puedo "hacerme de madre" y frenar cuando lo necesito, y cuidarme... Mi maldición, porque soy perfectamente capaz de olvidarme de mí misma cuando hay un otro al que cuidar... y eso nunca es bueno!!
7.- Soy..... cada vez más.... YO MISMA... Y aunque el camino es largo y sigue cuesta arriba, aunque sigo encontrándome monstruos por el camino (mis lestrigones y mis cíclopes), aunque por momentos me vuelvo a olvidar de mí misma y me pongo la máscara (ver punto 6), he decidido disfrutar de cada etapa de este viaje, he decidido pararme a comprar aceites y a contemplar las maravillas de lo cotidiano... Y no tengo prisa por llegar a Ítaca!! Hace muchos años, uno de mis mejores profesores nos regaló a la clase este poema. Yo os lo regalo a vosotros:
Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.
Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.
Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.
Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.

Y nomino a un blog al que tengo mucho cariño!!
http://unpapacomovader.wordpress.com/

martes, 1 de abril de 2014

Lo que debe saber un niño...

Hace unos días, me horrorizaba al escuchar a mi cuñado que mi sobrina (cuatro años) estaba castigada sin ver dibujos porque no sabía contar hasta diez. La niña sabe contar, lo que pasa es que juega con los números, y la primera vez que le preguntas te cuenta correctamente del uno al diez, pero a partir de la segunda vez, empieza "uno... siete... cuatro... ¡diez!"... Por lo visto según su profesor del colegio tiene que contestar bien todas las veces (todas las que el profesor quiera, claro), y la ha "suspendido".
Hoy, cosas del destino, una mamá que habitualmente lee el blog me ha mandado esta joya que ha encontrado en Facebook. La comparto porque estoy completamente de acuerdo con todo lo que dice. ¡Espero que os guste tanto como a mí!! (El subrayado es mío)


---------------------------------------------------------------------
¿QUE DEBE SABER UN NIÑO DE 4 AÑOS?
Lic. Miriam I Martínez


Hace poco, en un foro sobre la educación de los hijos, leí una entrada de una madre preocupada porque sus hijos, de cuatro años y año y medio, no sabía lo suficiente. "¿Qué debe saber un niño de cuatro años?", preguntaba.
Las respuestas que leí me llamaron mucho la atención... Una madre indicaba una lista de todas las cosas que sabía su hijo. Contar hasta 100, los planetas, escribir su nombre y apellido, y así sucesivamente. Otras presumían de que sus hijos sabían muchas más cosas, incluso los de tres años. Algunas incluían enlaces a páginas con listas de lo que debe saber un niño a cada edad. Solo unas pocas decían que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que no hay que preocuparse.
Pensé que probablemente la respuesta de esas mujeres a una madre angustiada fuera añadirle más preocupación.... Somos una cultura tan competitiva que hasta nuestros niños en edad preescolar se han convertido en trofeos de los que presumir. Pero atención!!! La infancia no debe ser una carrera que arroja por resultado niños ganadores y niños perdedores....
Alicia Bayer, una mujer norteamericana que se interesa por los temas de infancia y educación, hace una lista de aquellas cosas importantes que debe saber un niño/a de 4 años... me pareció hermosa y la comparto:
1.Debe saber que lo quieren por completo, incondicionalmente y en todo momento.
2.Debe saber que está a salvo y además cómo mantenerse a salvo en lugares públicos, con otra gente y en distintas situaciones. Debe saber que tiene que fiarse de su instinto cuando conozca a alguien y que nunca tiene que hacer algo que no le parezca apropiado, se lo pida quien se lo pida. Debe conocer sus derechos y que su familia siempre lo va a apoyar.
3.Debe saber reír y utilizar su imaginación. Debe saber que nunca pasa nada por pintar el cielo de color naranja o dibujar gatos con seis patas.
4.Debe saber lo que le gusta y tener la seguridad de que se le va a dejar dedicarse a ello. Si no le apetece nada aprender los números, sus padres tienen que darse cuenta de que ya los aprenderá, casi sin querer, y dejar que en cambio se dedique a las naves espaciales, los dinosaurios, a dibujar o a jugar en el barro.
5.Debe saber que el mundo es mágico y él también. Debe saber que es fantástico, listo, creativo, compasivo y maravilloso. Debe saber que pasar el día al aire libre haciendo collares de flores, pasteles de barro y casitas de cuentos de hadas es tan importante como aprender los números. Mejor dicho, mucho más.
Pero más importante es lo que deben saber los padres:
1.Que cada niño aprende a andar, hablar, leer y hacer cálculos a su propio ritmo, y que eso no influye en absoluto en cómo de bien ande, hable, lea o haga cálculos después.
2.Que el factor que más influye en el buen rendimiento académico y las buenas notas en el futuro no son los manuales, ni las guarderías elegantes, ni los juguetes caros, sino que mamá o papá dediquen un rato cada día o cada noche (o ambos) a compartir momentos de juego, lectura, dibujos y risas con sus hijos.
3.Que ser el niño más listo o más estudioso de la clase nunca ha significado ser el más feliz. Estamos tan obsesionados por tratar de dar a nuestros hijos todas las "ventajas" que lo que les estamos dando son unas vidas tan pluriempleadas y llenas de tensión como las nuestras. Una de las mejores cosas que podemos ofrecer a nuestros hijos es una niñez sencilla y despreocupada.
4.Que nuestros niños merecen vivir rodeados de libros, naturaleza, utensilios artísticos y, lo más importante, libertad para explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunos son importantes: juguetes creativos como los LEGO y los de encastre, una buena cantidad de témperas y plastilinas, los instrumentos musicales, los disfraces, y libros y más libros. Necesitan libertad para explorar con estas y otras cosas, amasar pan y ponerlo todo perdido, usar pintura, plastilina y purpurina en la mesa de la cocina mientras hacemos la cena aunque lo salpiquen todo, tener un rincón en el jardín en que puedan arrancar la hierba y hacer un cajón de barro.
5.Que nuestros hijos necesitan tenernos más. Hemos aprendido tan bien eso de que necesitamos cuidar de nosotros mismos que algunos lo usamos como excusa para que otros cuiden de nuestros hijos. Claro que todos necesitamos tiempo para un baño tranquilo, ver a los amigos, un rato para despejar la cabeza y, de vez en cuando, algo de vida aparte de los hijos. Pero vivimos en una época en la que las revistas para padres recomiendan que tratemos de dedicar 10 minutos diarios a cada hijo y prever un sábado al mes dedicado a la familia. ¡Qué horror! Nuestros hijos necesitan la Nintendo, los ordenadores, las actividades extraescolares, las clases de ballet, fultbol e ingles mucho menos de lo que nos necesitan a NOSOTROS. Necesitan a unos padres que se sienten a escuchar su relato de lo que han hecho durante el día, unas madres que se sienten a hacer manualidades con ellos, padres y madres que les lean cuentos y hagan tonterías con ellos. Necesitan que demos paseos con ellos en las noches de primavera sin importarnos que el pequeñajo vaya a 150 metros por hora. Tienen derecho a ayudarnos a hacer la cena aunque tardemos el doble y trabajemos el doble. Tienen derecho a saber que para nosotros son una prioridad y que nos encanta verdaderamente estar con ellos.
............................................................................................................
Mucho para reflexionar... como padres, educadores, o desde el lugar que nos toque en contacto con uno de los tesoros más preciosos: LA INFANCIA.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Educar sin gritos ni castigos... ¡Sí se puede!!

Os copio una entrevista a Naomi Aldort. Sin comentarios, ¡no tiene desperdicio! Gracias, como siempre, a Carmela Baeza, que ha compartido esta noticia conmigo. Y a las madres de Ideas Educativas de Vanguardia (podéis saber más sobre ellas en el enlace al final de la entrevista), por luchar cada día en la búsqueda de un mundo mejor para los niños... ¡y para los adultos que los acompañan!

Entrevista con Naomi Aldort, autora de “Aprender a educar sin gritos, amenazas ni castigos”

Ideas Educativas de Vanguardia es un equipo de madres comprometidas con la crianza y educación, y la transformación social que puede darse cuando los hijos se convierten en adultos maduros, compasivos y seguros de si mismo. Quieren compartir con otros padres las ideas de las personas que más les han impactado y ayudado, a través de talleres y conferencias.
Han entrevistado a Naomi Aldort, que dará dos conferencias/talleres los dias 10 y 11 de mayo de 2014 (pincha aquí para más información). Aldort una persona que les ha marcado profundamente, es la autora de “Raising our Children, Raising Ourselves”, publicado en España bajo el título “APRENDER A EDUCAR SIN GRITOS, AMENAZAS NI CASTIGOS” de la editorial Medici. Además de autora del libro, asesora a familias que buscan mejorar su dinámica familiar y fortalecer el vínculo entre padres e hijos. Es una persona con gran experiencia a nível internacional en conferencias y talleres sobre el tema de la crianza respetuosa en todas las etapas de la vida de los niños y en temas de educación, madurez emocional y aprendizaje.
Esta pregunta tiene muchas ramificaciones, pero en tu opinión ¿Qué es en esencia el trabajo de los padres?
Los padres están aquí para acompañar a una nueva alma en la experiencia de existir como ser humano.
Es el trabajo de velar por el proceso de desarrollo de los hijos. Es como cuidar una planta. Cuando cuidamos una flor no interferimos en su desarrollo, no la forzamos a que abra sus pétalos ni la pintamos de colores. El tipo de flor que es nos es indiferente. La cuidamos para que florezca a su ritmo y a su manera, única y magnífica. No cuidamos de la flor solo cuando florece, la cuidamos para que florezca.
Este cuidado respeta a Dios, la naturaleza y la vida. Conlleva un amor incondicional, con una humildad y un respeto totales hace la Creación.
Por lo tanto, la tarea de los padres va acompañada de un profundo trabajo interior. Para cuidar a un niño con amor incondicional, confianza y respeto, uno también necesita desarrollarse y florecer. En cierta forma, es un trabajo divino, es decir, requiere que nosotros los padres busquemos la auto-realización y la paz para que podamos velar por la auto-realización de otra persona, con amor y orientación, pero sin estorbar la labor de la Creación, sin interferir en la naturaleza del niño.
¿Por qué a los padres nos cuesta tanto confiar en nuestros hijos y en nuestra propia intuición?
El problema de la confianza en los hijos y de nuestra propia intuición viene de la educación que hemos recibido y de la cultura moderna. De niños, la mayoría de nosotros fuimos educados para no confiar en nosotros mismos a obedecer a la autoridad y a dar mucho valor a las opiniones de los demás.
La lección, “no confíes en ti mismo, sigue a los demás” es profunda y subliminal. Aparece a diario en la vida de un niño sin que nadie se de cuenta de ello ni lo cuestione. Por ejemplo, cuando de niños quisimos dormir con nuestra madre nos dijeron que lo que sentíamos era equivocado y lo que teníamos que hacer era dormir solos. El deseo de permanecer junto a nuestra madre se transformó en confusión y duda en nosotros mismos. Los profesores en la escuela, aún con la mejor de las intenciones, afianzan este mensaje diciendo “haz lo que te digo” aunque eso vaya en contra de la voz interior del niño.
Aquí no estoy hablando de deseos y caprichos, estoy hablando de necesidades primarias y la autenticidad de nuestra voz interior. En mis talleres y charlas esclarezco la distinción entro los deseos superfluos y la verdadera autonomía de un niño.
En tu página web te presentas como “facilitadora de la auto-realización a través de la crianza de los hijos”.¿Qué quiere decir eso exactamente? ¿Cómo funciona en la práctica de tus talleres y en tus consultas privadas?
Todo y todos en la vida son un reflejo de nuestras percepciones. Uno mira al mundo desde su punto de vista particular. Los niños son nuestro mejor reflejo porque ellos todavía no tienen una historia propia, muestran un reflejo perfecto de sus padres. Cuando los padres trabajan conmigo adquieren herramientas que les ayudan a liberarse de pensamientos limitantes, se liberan de sentimientos dolorosos e historias previas que les frenan en la vida. Aprenden a ver su reflejo en sus hijos y se vuelven mejores padres, más capacitados y más cariñosos.
Puede que unos padres tengan un niño agresivo o que reacciona muy a menudo con ira e impaciencia. A través de nuestro trabajo conjunto esos padres aprenden a reconocer que las emociones fuertes de su hijo son un reflejo de sus emociones y comportamientos. Hasta la madre o el padre más tranquilo puede descubrir que lleva dentro un volcán dormido.
Cuando por conveniencia o convicción intentamos controlar a un niño perdemos la oportunidad de crecer y transformarnos en el padre o la madre que somos de verdad. Cada padre o madre conoce esos momentos de no haber actuado desde el amor sino desde un lugar emocionalmente doloroso o pesado, desde un lugar que le aprisiona. En esos momentos en vez de librarse de ese dolor y esas respuestas negativas el padre se auto-limita exigiendo que el hijo cambie su comportamiento. Eso dificulta la conexión entre padre e hijo y ambos salen perdiendo. Esta necesidad de control por parte de los padres es obviamente inconsciente y no es nada que tenga que hacernos sentir culpables.
Ser padres puede ser un camino espiritual hacia el despertar de nuestra conciencia si lo queremos aprovechar como tal.
¿Cómo se puede aplicar tu trabajo con los padres en un contexto general de cambio social en el mundo entero?
Nuestra meta a nivel global es la paz. Hemos aprendido que debemos convivir con gente de etnias, culturas, religiones y nacionalidades diferentes de la nuestra. Si no encontramos la paz dentro de nosotros mismos, no encontraremos la paz con nuestras familias, nuestras parejas y nuestros hijos, ni tampoco en la comunidad en la que vivimos o la sociedad en general. Tenemos que empezar en casa. La paz empieza en la crianza de los niños.
Los niños llegan al mundo que les ofrecemos y adoptan la forma de ser, pensar, sentir y relacionarse que nosotros les ofrecemos. No tienen otro marco de referencia que aquel que les enseñamos a través de nuestras acciones y la forma en que les tratamos.
La crianza de los niños es la forma más rápida de buscar la paz en este mundo. La guerra empieza en casa y la paz también. Empieza en el alma de cada persona, de cada madre y padre. Centrarnos en crear la paz interior en cada momento y llevar la paz a la relación padre-hijo es el único remedio para la guerra, y la herramienta que debemos usar es el amor incondicional.
Obviamente, estamos muy lejos de conseguir este objetivo. Los gobiernos insisten en que no tienen fondos para cursos de apoyo a padres, pero tienen dinero para desarrollar máquinas de guerra y armar ejércitos. La guerra empieza en casa en la forma en que respondemos a nuestras parejas e hijos.
Todos los problemas de nuestra sociedad derivan de la separación y la desconexión. Lo que enseño es unidad y conexión. Los niños que crecen de esta forma traen paz y honran a la humanidad.
Hasta ahora la crianza de los niños ha sido una lucha contra ellos. Nos hemos esforzado por darles una forma que encajase con nuestro propio molde, porque creíamos que no la tendrían si no se la imponíamos.
Algunos padres creen que no es posible hacerlo de otra manera y que los niños se portan mal cuando no les coaccionamos, controlamos y moldeamos. Sin embargo, en cada caso en el que he hablado directamente con los padres hemos terminado descubriendo que el comportamiento del niño había sido provocado justamente por ese afán de control. La transformación, la comprensión y la conexión siempre acaban con esa lucha y lo que queda es un niño cariñoso que se preocupa y actúa por los demás.
Lo que enseño no es permisividad, ni autorización para que el niño haga lo que quiera. Lo que enseño es cómo los padres pueden llegar a ser verdaderos líderes. Los verdaderos líderes traen la paz, no por medio de la fuerza, sino del amor.
La perspectiva que aplico a la crianza de los hijos forma parte de las corrientes de pensamiento moderno: el llevar el amor a la fuente, a los comienzos de la vida.
Si conseguimos evitar el esfuerzo negativo que supone manipular a los niños y, en su lugar, aprendemos formas de nutrir su magia innata, educaremos a gente pacífica que, a su vez, llevará la paz al mundo.
©Copyright Naomi Aldort
Naomi Aldort es la autora de “Raising Our Children, Raising Ourselves”, publicado en 14 idiomas y que, en castellano, se titula “Aprender a educar sin gritos, amenazas ni castigos” de la editorial Medici, ISBN: 8497990765. Padres de todo el mundo piden su consejo a través de Skype/teléfono, en persona, escuchando sus CDs, asistiendo a sus talleres y telecursos o sus sesiones intensivas de familia. También proporciona asesoramiento a través de artículos y columnas en revistas de educación vanguardista de todo el mundo. Para obtener su boletín informativo gratuito, información sobre sus telecursos, grabaciones en audio y vídeo, y sesiones privadas o en familia a través del teléfono o presenciales, visitar: www.authenticparent.com

Para aprender un poco sobre las ideas de Naomi Aldort, Ideas Educativas de Vanguardia ha creado una pagina de Facebook donde cada día cuelgan una cita o un video suyo que sirva de reflexión sobre la crianza de los hijos.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Lactancia materna y malnutrición

Sobre la noticia que comenté en artículos previos, os cuelgo la respuesta del Comité de Lactancia materna de la Asociación Española de Pediatría. Así de paso tenéis también una prueba de que los pediatras que os dicen que vuestra leche "no alimenta" o que a partir de cierta edad "no tiene nutrientes", no conocen realmente los estudios más recientes sobre lactancia.

Comunicado del Comité de Lactancia Materna de la AEP sobre lactancia materna en situaciones de riesgo de malnutrición materno-infantil

Comité de Lactancia Materna de la AEP
El Comité de Lactancia Materna lanza un comunicado en relación con las noticias publicadas en medios de comunicación que incluyen recomendaciones de incluir leche artificial en los bancos de alimentos para madres malnutridas por falta de recursos.

Lactancia materna en situaciones de riesgo de malnutrición materno-infantil

14 de marzo de 2014.
En relación con las noticias publicadas en los medios de comunicación que llaman la atención sobre el hecho de que cada vez hay más madres malnutridas por falta de recursos, que no pueden dar el pecho a sus bebés, por lo que se recomienda incluir leche artificial en los bancos de alimentos, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría quiere dejar constancia de los siguientes datos:
  • Numerosos estudios científicos respaldan la capacidad de la leche materna para cubrir las necesidades nutricionales del niño, incluso en situaciones especiales de la madre, por lo que la alimentación con leche materna es el mejor "seguro de vida" para el lactante (1-6). Por desgracia, está muy extendida la idea errónea de que la alimentación inadecuada, puede comprometer la capacidad de las mujeres de amamantar adecuadamente a sus hijos. El estado nutricional de la madre no modifica significativamente la composición de la leche materna. Las variaciones de la dieta de la madre pueden cambiar el perfil de ácidos grasos –sin afectar al contenido graso total– y algunos micronutrientes, pero no se relacionan con la cantidad de leche ni con su calidad. La leche de toda madre, a pesar de que ésta presente una malnutrición, posee un excelente valor nutricional e inmunológico. El cuerpo de la madre siempre prioriza las necesidades del bebé y, por ello, la mayoría de los nutrientes, como el hierro, zinc, folato, calcio y cobre, aun cuando la madre esté desnutrida, se siguen excretando en la leche en un nivel adecuado y estable, a expensas de los depósitos maternos (4,7,8).
  • Los niños alimentados con leche materna están protegidos frente a muchas enfermedades e infecciones en los primeros años de vida (9), lo cual es particularmente importante en las poblaciones socioeconómicamente más desfavorecidas.
  • En los casos de hambrunas y catástrofes y cuando existe riesgo de desnutrición infantil, la medida recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es promocionar y apoyar la lactancia materna, que garantiza el correcto desarrollo del bebé, y mejorar la dieta de la madre (2,3).
  • Deben evitarse las donaciones no solicitadas o incontroladas de sucedáneos de la leche materna, porque pueden hacer peligrar la lactancia materna (10). Por el contrario, hay que centrar la atención en la protección y apoyo de la lactancia materna. La alimentación con sucedáneos de la leche materna supone un gasto económico importante para las familias y para la sociedad (7,9,11).
Con base en estos hechos, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría establece las siguientes recomendaciones:
  1. Cuando existe un riesgo de desnutrición infantil, resulta prioritario favorecer la lactancia materna y mejorar la nutrición de las madres, para ello se deben encaminar los esfuerzos a ayudar a las madres a iniciar y mantener la lactancia y destinar las ayudas sociales a mejorar su alimentación.
  2. No debería proporcionarse a las familias leche artificial gratuita, salvo en casos de verdadera necesidad, si existe indicación médica para ello y garantizando siempre que se puede suministrar durante todo el tiempo que el bebé la necesite. En muchas ocasiones, la "ayuda" puntual que reciben estas madres provoca el cese de la producción de leche materna, con el riesgo incrementado para la salud que ello conlleva (9). Además, hay que tener en cuenta la gran carga económica que supone para esas familias comprar leche artificial durante el resto de la lactancia, lo que representa un problema añadido a su situación previa.

Conclusiones

Por todo lo anterior, se desaconseja suministrar, de forma gratuita e indiscriminada, sucedáneos de leche a lactantes de familias en riesgo socio-económico, independientemente del estado nutricional de la madre. Los esfuerzos deben orientarse al apoyo intensivo de la lactancia materna en aquellas madres que así lo deseen, mejorar la alimentación y nutrición de las madres lactantes y orientar las políticas sociales y laborales para una mejor conciliación familiar.

Bibliografía

  1. Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y Niño Pequeñohttp://whqlibdoc.who.int/publications/2003/9243562215.pdf
  2. La lactancia materna: una respuesta vital en emergencias. ¿Están ustedes preparados? Declaración de la Directora General de la OMS, julio 2009.
    http://www.who.int/mediacentre/news/statements/2009/world_breastfeeding_...
  3. Alimentación en circunstancias excepcionalmente difíciles. Salud del Recién nacido. Temas de la OMS
    http://www.who.int/maternal_child_adolescent/topics/newborn/nutrition/fi...
  4. Donna J. Chapman and Laurie Nommsen-Rivers. Impact of Maternal Nutritional Status on Human Milk Quality and Infant Outcomes: An Update on Key Nutrients. Adv Nutr. May 2012; 3(3): 351–352.
  5. Becker G. Nutrition for lactating women. En: Mannel R, Martens PJ, Welker M (ed). Core Curriculum for Lactation Consultant Practice. 2ª edición. USA: Jones and Bartlett Publisher e ILCA; 2008.251-268.
  6. Picciano MF. Nutrient composition of human milk. Pediatr Clin North Am 2001; 48(1): 53-67.
  7. Christina J. Valentine, Carol L. Wagner. Nutritional Management of the Breastfeeding Dyad. Pediatr Clin N Am 60 (2013) 261–274
  8. Ruz M et al. Chemical composition of human milk. Influence of the nutritional status of the nursing mother. Arch Latinoam Nutr. 1982 Sep;32(3):697-712.
  9. Bartick M, Reinhold A. The burden of suboptimal breastfeeding in the United States: a pediatric analysis. Pediatrics. 2010;125:e1048–56.
  10. Hipgrave DB et al. Donated breast milk substitutes and incidence of diarrhoea among infants and young children after the May 2006 earthquake in Yogyakarta and Central Java. Public Health Nutr. 2012 Feb;15(2):307-15. doi: 10.1017/S1368980010003423. Epub 2011 Mar 23.
  11. Sobel HL, et al. The economic burden of infant formula on families with young children in the Philippines. J Hum Lact. 2012 May;28(2):174-80. doi: 10.1177/0890334412436719.

sábado, 15 de marzo de 2014