Douleando

"Para cambiar el mundo hay que cambiar la manera de nacer". Michel Odent

lunes, 26 de enero de 2015

Que no, que la lactancia materna no provoca caries!!!

A raíz de la publicación de un díptico por parte del Colegio de Odontólogos, díptico lleno de inexactitudes científicas y de creencias caducas, el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría ha contestado así. Difundamos esta respuesta, cuanto antes acabemos con expresiones absurdas como "no usar la teta como chupete" (a ver, ¿¿qué es lo original, la teta o el chupete??? ¿No será mejor usar el original que la imitación?? Por no mencionar lo que dicen en la carta, que el chupete provoca alteraciones en la formación del paladar, y la teta no...). Pues eso, a ver si entre todos convencemos a los odontólogos para que cambien su opinión y se basen en estudios contrastados para dar recomendaciones a las madres (o por lo menos que se aprendan las recomendaciones de la OMS)

Estimados Señores: Nos dirigimos a ustedes desde el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría para expresarles nuestro desacuerdo y preocupación por las consecuencias sanitarias que pudieran derivarse, en relación con el tríptico editado por la fundación COEM y Salud Madrid dirigido a padres, titulado "Guía práctica de salud bucodental en bebés", que se puede descargar en su web en el siguiente enlace: http://coem.org.es/?q=node/21279
En este tríptico se recogen varias afirmaciones sobre las que nos gustaría hacerles algunas consideraciones:
 "Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses es suficiente para brindar a los bebés todos los nutrientes necesarios para su pleno desarrollo, además de constituirse en la mejor protección contra las enfermedades del recién nacido"
La Organización Mundial de la Salud (OMS)(1) , la Unión Europea (UE)(2) y el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP)(3) recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, y complementada con otros alimentos hasta los 2 años o más, esto es, hasta que la madre y el bebé lo deseen. La leche materna se presenta como la mejor alternativa posible para la alimentación de los bebés, decir que es “suficiente” para cubrir las necesidades nutricionales del bebé, es menospreciar sus innumerables beneficios (4) y los riesgos que conlleva la alimentación con leche artificial.

“la lactancia materna prolongada y a demanda hasta los 2 o 3 años puede favorecer un cuadro infeccioso de caries. Los especialistas coinciden en que el problema de aparición de la caries en edades tempranas, depende tanto de la prolongación del tiempo de lactancia materna, como de la ausencia de medidas higiénicas después de cada una de las tomas”. 

La caries es una enfermedad multifactorial y existen circunstancias que influyen en su desarrollo, que han sido bien estudiadas y conocidas. Aunque diversos autores incluyen la lactancia materna como factor de riesgo, actualmente se trata de un tema muy debatido y controvertido. Los estudios que llegan a esta conclusión, a menudo tienen grandes deficiencias metodológicas y no tienen en cuenta otros factores importantes: la cantidad de azúcares ocultos ingeridos, los picoteos de alimentos azucarados, la consistencia de los alimentos, los hábitos higiénicos y la salud bucodental de los padres o la existencia de alteraciones anatómicas.
Por otra parte, el posicionamiento de los profesionales respecto al tema, a menudo está influenciado por opiniones personales, experiencias o prejuicios frente a la lactancia prolongada.  El efecto protector de la lactancia materna aumenta en proporción directa con su duración. Se ha constatado que a mayor duración, menor incidencia de enfermedades (5) . A pesar de los prejuicios culturales de nuestra sociedad, la lactancia materna más allá de los 2 años sigue teniendo beneficios tanto para la madre como para el niño y muchas madres eligen esta opción natural que por otro lado era la norma biológica hasta el siglo pasado (6 ).

  Tras una revisión bibliográfica utilizando la metodología de la medicina basada en la evidencia, se constata que todos los estudios más relevantes por su diseño (7-17) (1 ensayo clínico aleatorizado (Kramer 2007); 4 revisiones ( Valaitis 2000, Ribeiro 2004, White 2008 y Lavigne 2013) ; 3 estudios de cohortes (Lida 2007, Arora 2011, Hong 2014) y 3 estudios transversales ( Mohhebi 2008, Nunes 12 y Nobile 2014) concluyen que NO EXISTE EVIDENCIA CIENTÍFICA para demostrar esta relación y ponen en evidencia la baja calidad de muchos de los trabajos sobre el tema. Nos parecen también especialmente reveladores los estudios antropológicos de diversas localizaciones y autores, entre ellos los trabajos del Dr. Palmer (18) que examinó cráneos de niños del Museo Natural Smithsonian de Washington datados en la prehistoria (cuando la única forma de alimentación de los bebés era la lactancia materna y siempre prolongada) y demostró que en la gran mayoría de los dientes deciduos estudiados no había caries. Según los individuos aumentaban en edad, aumentaba la prevalencia de caries siendo variable entre unas y otras poblaciones, y siendo en general baja, hecho que se asocia con la dieta y costumbres propias de cada población estudiada. Así mismo, de todas las especies de mamíferos, que como su nombre indica amamantan a sus crías, prácticamente ninguna presenta caries en los dientes deciduos (19) , salvo la especie humana.

Como reseñan en el tríptico, la evidencia también sugiere que los niños alimentados con leche materna pueden desarrollar una oclusión más favorable en la dentición temporal y presentan un menor riesgo de instauración de hábitos nocivos de succión y deglución(20-22), un beneficio de la lactancia materna que ni las familias ni muchos profesionales suelen conocer y difundir.

“No utilices ni el biberón ni el pecho como sustituto del chupete”
La redacción de esta frase induce a pensar que el chupete es la norma y se debe utilizar de forma imprescindible. Sin embargo, tanto su uso como el de otras tetinas artificiales interfieren en la lactancia (23) y por otro lado pueden provocar alteraciones de los maxilares y de la función oral (24) . Los bebés amamantados a demanda cubren sus necesidades de succión no nutritiva también en el pecho, no necesitan chupete.

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente expuesto, queremos transmitirles que consideramos que los profesionales sanitarios (y por supuesto los dentistas) tienen la responsabilidad de PROTEGER Y PROMOVER LA LACTANCIA MATERNA APOYANDO LAS RECOMENDACIONES DE LA OMS (25) y de ofrecer mensajes correctos y actualizados basados en la evidencia científica.
Afirmaciones como la que se transmite en el tríptico sin una base científica concluyente, desprestigian los beneficios de la lactancia, culpabilizan a las madres que eligen seguir amamantando más allá de los dos años y disuaden a otras de continuar haciéndolo, mal asesoradas por los propios profesionales o presionadas por razones que carecen de justificación, dejando así de disfrutar de todos los beneficios que continúa teniendo la lactancia prolongada.
Probablemente no sean conscientes del daño que puede causar la difusión de esta información, pero a nuestro modo de ver las consecuencias son devastadoras, choca radicalmente y contradice la recomendación que nuestro Comité defiende, respaldado por la evidencia y que ha servido para ir aumentando progresivamente tanto las cifras de lactancia materna como su duración, mejorando la salud de toda la población.
Les sugerimos encarecidamente que reconsideren la redacción de la parte alusiva a la lactancia materna del tríptico reforzando el mensaje positivo para promoverla y recalcando sus beneficios ya sobradamente contrastados. No utilicen mensajes como “puede favorecer” que carecen de soporte científico y contribuyen a perpetuar “mitos” erróneos que deberían ir desapareciendo ayudando a difundir entre la población la información más fiable de la que disponemos. Los esfuerzos deberían ir encaminados a hacer énfasis en la higiene dental desde una fase temprana, a asesorar a los padres para reducir la frecuencia del consumo de azúcares y a transmitir de forma contundente TODOS los beneficios que tiene la lactancia materna en general y especialmente en la salud bucodental.
BIBLIOGRAFÍA
1. Organización Mundial de la Salud. Estrategia mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño.1.Nutrición infantil 2.Lactancia materna 3.Conducta Alimentaria 4.Programas nacionales de salud 5.Política de salud 6.Pautas I. OMS, II.UNICEF. ISBN 92 4 356221 5.

 2. EU Project on Promotion of Breastfeeding in Europe. Protection, promotion and support of breastfeeding in Europe: a blueprint for action (revised). European Commission, Directorate Public Health and Risk Assessment, Luxembourg, 2008.

3. Hernández Aguilar MT; Aguayo Maldonado J. La lactancia materna. Como promover y apoyar la lactancia materna en la práctica pediátrica. Recomendaciones del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. An Pediatr (Barc). 2005; 63: 340-56

4. American Academy of Pediatrics. Section on Breastfeeding. Breastfeeding and the use of human milk. Pediatrics 2012; 129, pp. E827-e841.

5. Melissa Bartick MD. The Burden of Suboptimal Breastfeeding in the United States: A Pediatric Cost Analysis. Pediatrics Vol. 125 No. 5 May 1, 2010.

6. Riaño Galan I, Díaz Gómez M. Temboury Molina Mº. C, Hernández Aguilar Mª T. Lactancia materna prologada en: Manual de Lactancia Materna de la Teoría a la Práctica. Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría.. Ed: Asociación Española de Pediatría, Madrid 2008. Editorial Médica Panamericana. ISBN 978 84 7903 972 1

 7. Kramer MS, Vanilovich I, Matush L, et al. The effect of prolonged and exclusive breast-feeding on dental caries in early schoolage children: new evidence from a large randomized trial (published online ahead of print Sept. 18, 2007). Caries Res 2007;41(6):484-488. doi:10.1159/000108596.

8. Valaitis R, Hesch R, Passarelli C, Sheehan D, Sinton J. A systematic review of the relationship between breastfeeding and early childhood caries. Can J Public Health 2000;91(6):411-417.

9. Ribeiro NM, Ribeiro MS. Breastfeeding and early childhood caries: a critical review (in Portuguese). J Pediatr (Rio J) 2004; 80(suppl 5):S199-S210. 10. White V. Breastfeeding and the risk of early childhood caries. Evid Based Dent 2008;9(3):86-88. 11. Lavigne V. Breastfeeding and dental caries. Clinical Lactation, 2013, Vol. 4-1, 12-16

10. White V. Breastfeeding and the risk of early childhood caries. Evid Based Dent 2008;9(3):86-88.

11. Lavigne V. Breastfeeding and dental caries. Clinical Lactation, 2013, Vol. 4-1, 12-1612. Iida H, Auinger P, Billings RJ, Weitzman M. Association between infant breastfeeding and early childhood caries in the United States. Pediatrics 2007;120(4):e944-e952.

13. Arora et al. Early childhood feeding practices and dental caries in preschool children: a multi-centre birth cohort study. BMC Public Health 2011, 11:28

14. Liang Hong, DDS, Steven M. Levy, John J, Warren, Barbara Broffitt, Infant Breast-feeding and Childhood Caries: A Nine-year Study. PEDIATRIC DENTISTRY V 36 / NO 4 JUL f AUG 14

15. Mohebbi SZ, Virtanen JI, Vahid-Golpayegani M, Vehkalahti MM. Feeding habits as determinants of early childhood caries in a population where prolonged breastfeeding is the norm. Community Dent Oral Epidemiol. 2008 Aug;36(4):363-9.

16. Nunes AMM, Alves CMC, Araùjo FB, Ortiz TML, Ribeiro MRC, Silva AAM,Ribeiro CCC: Association between prolonged breast-feeding and early childhood caries: a hierarchical approach. Community Dent Oral Epidemiol2012, 40:542–549.

 17. Nobile C, Fortunato L, Bianco A, Pileggi C, Pavia M. Pattern and severity of early childhood caries in Southern Italy: a preschool-based cross-sectional study. BMC Public Health 2014, 14:206

18. Palmer. Breastfeeding and Infant Caries: No Connection. ABM NEWS and VIEWS, The Newsletter of The Academy of Breastfeeding Medicine, 2000, Vol.6, No. 4 (Dec), p27 & 31.

19. Emily P, Penman S. Handbook of small animal dentistry, 2nd ed. Pergamon Press, Toronto, 1994

20. Lopes TS, Moura L, Lima MC. Breastfeeding and sucking habits in children enrolled in a mother-child health program. BMC Res Notes 2014;14(7)362. doi: 10.1186/1756-0500-7-362.

 21. Moimaz SA, Zina LG, Saliba NA, Saliba O. Association between breast-feeding practices and sucking habits: a cross-sectional study of children in their first year of life. J Indian Soc Pedod Prev Dent 2008;26(3):102-6.

22. Blanco-Cedres L, Guerra ME, Rodríguez S. Lactancia materna en la prevención de hábitos orales viciosos de succión y deglución. Acta Odontológica Venezolana 2007;45:71-3.

 23. Victora CG, Behage DP, Barros FC, Olinto MT, Weirderpass E. Pacifier use and short breastfeeding duration: cause, consequence or coincidence? Pediatrics. 1997;99:445—53.

 24. V. Franco V, Gorritxo B. Hábito de succión del chupete y alteraciones dentarias asociadas. Importancia del diagnóstico precoz. An Pediatr.2012;77:374-80 - Vol. 77 Núm.6 DOI: 10.1016/j.anpedi.2012.02.020

25. Ribeiro NM, Ribeiro MA. Breastfeeding and early childhood caries: a myth that survives. J Pediatr (Rio J). 2009 Sep-Oct;85(5):464-5; author reply 465-6. doi: 10.2223/JPED.1945.

miércoles, 21 de enero de 2015

#StopBronquiolitis




La bronquiolitis es una reacción del árbol bronquial a una infección viral. El virus que más frecuentemente se encuentra en estas infecciones es el virus sincitial respiratorio (VSR),  causante de cerca del 80% de los casos de bronquiolitis. . En niños mayores de dos años y adultos sanos, es un virus que suele afectar de forma leve, con síntomas parecidos a un catarro.  En los bebés cursa con broncoespasmo (se "cierran" los bronquios) y dificultad respiratoria, que puede requerir hospitalización por falta de oxígeno. Este broncoespasmo es más frecuente en las infecciones por VSR, pero casi cualquier virus catarral puede producirlo, por eso hay bronquiolitis causadas por virus diferentes del VSR.
El periodo epidémico es de octubre a marzo, pero es ahora, en enero, cuando mayor pico de incidencia hay. Por eso, Alianza Aire refuerza la campaña #StopBronquiolitis, con especial atención a los niños más vulnerables y a otros grupos como los pacientes con Síndrome de Down, con enfermedades pulmonares crónicas y otras condiciones previas que hacen que su aparato respiratorio o su sistema inmunitario sea más débil.

Precisamente, los síntomas entre estos pacientes se agravan: dificultades para respirar, sibilancias y respiración rápida y agitada, cansancio y fatiga, aumento de la frecuencia respiratoria, pérdida del apetito, frecuencia cardíaca acelerada, tono bajo, adormecimiento y dificultad para conciliar el sueño, así como deshidratación o piel azulada (cianosis). Ante estos síntomas es necesario acudir al médico.

Sin embargo, antes de llegar a esto, hay formas de prevenir la infección, a través del lavado frecuente de manos con agua y jabón, limpieza de los objetos con los que esté en contacto el bebé, evitar ambientes cerrados o muy cargados, los ambientes con humo o utilizar pañuelos desechables. Es fundamental que el ambiente en el que esté el niño esté bien ventilado. Una puntualización para los padres fumadores. Además de evitar el fumar en casa (el ambiente con humo produce un aumento de los casos de bronquiolitis), es fundamental que cuando vuelvan de fumar se laven manos, boca y nariz. En recientes investigaciones se ha descubierto que, debido a la alteración del sistema inmunológico que provoca el humo del tabaco, muchos fumadores tiene en su boca y nariz colonias del VSR, el virus que produce la bronquiolitis, ¡un motivo más para dejar de fumar!

De acuerdo al Sistema de Vigilancia de la Gripe en España (SVGE), desarrollado por el Instituto de Salud Carlos III, en la primera semana de enero de este año se han registrado más de 200 detecciones de VRS en nuestro país, alcanzando el mayor pico epidémico por VRS.

Concepción Gómez Esteban, presidenta de la Alianza Aire, ha declarado: “nuestra organización va a impulsar la campaña #StopBronquiolitis con ocasión del pico epidémico para explicar más intensamente en redes sociales el impacto de esta infección en los niños y en las niñas más vulnerables, y también para poder difundir las medidas de prevención que conviene adoptar en el entorno familiar, escolar y de guarderías, especialmente”. 
Me parece una muy buena idea, a la que me uno con gusto. ¡Paremos la bronquiolitis!!

miércoles, 7 de enero de 2015

Un regalo de reyes tardío...

Os cuelgo este precioso poema de Gibran... Porque nuestros hijos no son NUESTROS.... porque lo sabio es intentar volvernos más como ellos, en lugar de intentar hacerlos a ellos como a nosotros... en fin, porque me encanta la idea de regalaros un poema para empezar el año. ¡Un abrazo!

jueves, 25 de diciembre de 2014

All I want for Christmas it´s YOU

Pues eso, lo que realmente quieren los niños por Navidad. Lo que quieren por Navidad es a tí, mamá, a tí, papá.... Como dice una mamá del vídeo... queremos darles lo mejor.... pero nos olvidamos que para nuestros hijos, lo MEJOR somos NOSOTROS.  Yo cada vez que veo el video me emociono!!!


martes, 16 de diciembre de 2014

Malnutrición, obesidad y desvergüenza

Leo atónita las declaraciones de Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid: "El principal riesgo de malnutrición de los niños madrileños es la obesidad"... Y esta afirmación es la que justifica que no se abran los comedores escolares. No consigo recuperarme todavía, y llevo ya varios días buscando la mejor manera de escribir sobre ésto sin incurrir en un delito de injurias. Leo las declaraciones del portavoz de la Asociación pro Derechos del Niño (Prodeni): "José Luis Calvo, tachó este viernes de “auténtico insulto a la infancia” las declaraciones del presidente madrileño, Ignacio González, sobre que el problema relacionado con la malnutrición infantil en la región es el de la obesidad y el sobrepeso.
En declaraciones a Servimedia, Calvo afirmó que al hablar así, González “insulta a la infancia y a organizaciones como Cáritas, Cruz Roja, el Banco de Alimentos y otras que están al pie del cañón para intentar paliar las necesidades de miles de niños en estas fechas”.
“A veces se cruza el límite de lo que son declaraciones políticas y se cometen auténticas barbaridades”, como negar los distintos informes que hablan de alrededor de un 25% de pobreza infantil en España, señaló".
Yo he decidido escribir una carta abierta, con la esperanza de que llegue a quien tiene que llegar:

Estimado señor González: Es evidente que usted no tiene formación médica, por lo que ignora que un niño puede estar obeso y desnutrido. Sí, en Madrid hay muchos niños obesos. Muchos niños que sólo pueden permitirse hamburguesas por un euro, como comida del día. Muchos niños que hace AÑOS que no pueden comer una naranja o una verdura... simplemente porque los productos frescos son más caros que los productos elaborados. Niños obesos con desnutrición vitamínica, niños obesos a los que les faltan minerales, niños obesos con déficit de hierro... En fin, niños obesos que tienen mucha grasa y poca "chicha", pocos minerales, pocas vitaminas. Hay niños que sólo comen al día lo que comen en el comedor escolar... por las noches las madres les hacen "bocadillos mágicos", con pan y ellos se imaginan lo de dentro... No, no es un anuncio lacrimógeno, me he encontrado con situaciones similares en la consulta. Todos los que hemos trabajado en pediatría en la Comunidad de Madrid nos hemos encontrado con situaciones similares. Y lo peor es que cada vez son más frecuentes.
Me revuelve el estómago su falta de interés, su falta de humanidad... pero sobre todo su falta de vergüenza. Diga que no quiere abrir los comedores escolares porque no está dispuesto a pagarles las horas extra a los trabajadores (apuesto a que saldrían voluntarios, ¡qué no haríamos por dar de comer a un niño en Navidad!). Pero claro, entonces queda usted mal, es mucho mejor decir que como los niños están gordos, pues mejor que no coman, que el ayuno es sano... Tenga un poco de decencia, señor González. Abra los comedores, por el bien de los niños, o por el bien de su futuro político, me da igual. Pero ábralos... porque ningún niño debería pasar hambre en Navidad... aunque esté gordo.

Teniendo en cuenta que tanto usted como la señora Aguirre han negado conocer datos de desnutrición, permítame dirigirle a la Encuesta de Nutrición realizada en el año 2008 (Díez-Gañán L, Galán Labaca I, León Domínguez CM, Zorrilla Torras B. Encuesta de Nutrición Infantil de la Comunidad de Madrid. Madrid: Consejería de Sanidad de la Comunidad y Madrid; 2008),  que presenta las siguientes conclusiones: La dieta media en la población infantil de la Comunidad de Madrid presenta desequilibrios que es necesario mejorar: ingesta inadecuada de alimentos básicos, exceso de proteínas, grasas saturadas y colesterol y déficit de hidratos de carbono, fibra y algunos
micronutrientes. La actividad física desarrollada en esta población es menor de lo
recomendable y un porcentaje elevado duerme habitualmente menos de 10 horas diarias. Un
27,0% de la población presentó sobrepeso y el 5,6% obesidad.

Vamos, que hay un porcentaje de sobrepeso y obesidad importante, eso es indudable, pero veamos realmente qué están comiendo estos niños en el 2008:

La ingesta media de verduras y hortalizas fue 88,9 g/persona/día (lo que equivale a media
ración/persona/día de ensalada variada o verdura cocida), y la de tubérculos 73,3
g/persona/día (una media ración de estos alimentos), casi exclusivamente patata (73,2
g/persona/día). Más del 50% de la población tuvo una ingesta inferior a estas cantidades (Tabla
12: P50, de verduras y tubérculos, respectivamente) y el 7,5% (7,3% de los niños y 7,7% de las
niñas) no había comido nada de verduras ni hortalizas en todo el día en los dos días incluidos
en la encuesta. La ingesta media de frutas frescas (no oleaginosas) fue 193,1 g/persona/día
(lo que equivale a una pieza grande, por ejemplo manzana grande, o dos medianas, por
ejemplo mandarina). Más del 50% de la población se encontró por debajo de esa cantidad
(Tabla 12: P50) y el 6,9% (7,9% de los varones, 5,7% de las niñas) no había comido nada de
fruta fresca en todo el día. Si se incluye la población que sólo había comido alguna fruta fresca
oleaginosa (aguacates, aceitunas), el porcentaje de los que no habían probado la fruta fresca
en todo el día disminuye al 6,3% (7,4% de los varones, 5,1% de las niñas). La ingesta media de
frutas frescas, verduras y hortalizas conjuntamente fue 282,0 g/persona/día.

Es decir, la dieta que consumían los niños en 2008 YA ERA INADECUADA, con un exceso de proteínas y grasas y una falta de productos frescos, lo que produce un déficit de vitaminas y minerales. Citando también la anterior publicación:
La dieta media de la población infantil de la Comunidad de Madrid, con una ingesta de energía
por término medio de 1.905,9 kcal/persona/día, un 43,6% de hidratos de carbono, un 17,4% de
proteínas, 39,0% de lípidos (13,3% grasas saturadas, 16,8% monoinsaturadas y 5,0%
poliinsaturadas) y una ingesta media de colesterol y fibra de 363,8 mg y 13,6 g/persona/día,
respectivamente, se aleja de los objetivos nutricionales para la población española por exceso
de proteínas, grasas saturadas y colesterol, y déficit de hidratos de carbono y fibra (Tablas 3.6-
3.7). El porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados en la dieta está dentro de lo recomendado
y el de monoinsaturados por debajo, a costa del exceso observado en los saturados. Además,
el porcentaje de niños que cumple alguna de las recomendaciones relativas a la distribución
proporcional de los macronutrientes en la dieta es muy bajo (inferior al 20% de los niños en
todos los macronutrientes) (Figuras 85a y 85b). En concreto, más del 90% de los niños
presenta un aporte de proteínas superior al recomendado e inferior de hidratos de carbono, y la
proporción media de la energía diaria procedente de las grasas fue superior al máximo
recomendado en el 80% de los niños, principalmente por los ácidos grasos saturados (90,6%
de los niños excede las recomendaciones). Este desequilibrio en la distribución de las grasas
en la dieta se refleja también en la razón de ácidos grasos no saturados/saturados de 1,7,
inferior al mínimo recomendado de 2. Por otro lado, la ingesta de zinc, ácido fólico y vitaminas
D y E en ambos sexos, y de hierro y vitamina B6 en las niñas es también menor a la
recomendada en esta población.

Así que, visto lo visto, por favor, dejen de decir estupideces, admitan que saben que la dieta es inadecuada desde el año 2008 y que no han hecho NADA por remediarlo... Y por lo que más quieran, ¡abran los comedores en Navidad!!!

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Ellos también crían

Estupendo artículo de El País, que me reenvía una buena amiga. Dedicado a todos los papás de mi consulta, ejemplo de esos nuevos hombres que quieren estar más presentes en las vidas de sus hijos. ¡¡Es un honor conoceros y acompañaros en el camino!!


Ellos también crían

Grupos de hombres con hijos exploran cómo ganar protagonismo en la paternidad y cómo redefinir los roles de género en la pareja

Un grupo de padres conversa sobre paternidad y crianza en el local de "La Cocinita" en Madrid. / CARLOS ROSILLO. (EL PAÍS)
Sentada la pareja en la consulta, la pediatra mira a la madre para explicarle cómo debe suministrar el antibiótico al pequeño. Cuando el profesor les cuenta cómo va el niño, ella es también el blanco de las miradas. Si salen a comprar ropa de bebé, la opinión de él no cuenta.
Estas situaciones ilustran dinámicas sociales y familiares contra las que una creciente minoría de hombres comienza a rebelarse. Cada vez más padres se encuentran incómodos en el papel de actores secundarios en la crianza de sus hijos. Quieren dejar de ser ayudantes de unas madres todopoderosas a las que se les atribuye el don innato de criar. No quieren ayudar, quieren compartir decisiones, emociones y trabajo doméstico a partes iguales. Quieren ser padres mucho más presentes. Este magma de reflexiones y frustraciones es el que ronda las cabezas de los nuevos padres, hombres que se juntan por toda España para explorar otras formas de ejercer la paternidad, distintas de las que aprendieron de sus padres.
A última hora de la tarde, media docena de padres se deja caer por La cocinita de Chamberí, una tienda de alimentación infantil de Madrid en la que se reúnen cada 15 días. Raúl Fernández, asiduo desde hace nueve meses explica su porqué: “Quiero vivir la paternidad de un modo más intenso que mi padre. Ellos lo hicieron lo mejor que pudieron, pero nosotros lo queremos hacer de otra manera. No nos gusta el rol de padre macho ni autoritario; buscamos la autoridad por otras vías, con más afecto”, explica Fernández, trabajador de una empresa de telefonía móvil con una niña de cinco años. Luego llegan Fernando —padre de dobles mellizos—, Abraham, Chema y el resto del grupo, al que han llamado Si los hombres hablaran. En este espacio comparten dudas, frustraciones, consejos y encuentran refugio entre unos iguales que nadan a contracorriente en una sociedad en la que la mayoría de los hombres no acaba de participar plenamente en la crianza de los hijos.
Si las mujeres han dado pasos de gigante, se han incorporado al m trabajo y han ganado en libertades, los hombres a menudo viven los cambios con cierto desconcierto, a remolque, sin tener muy claro el lugar que quieren ocupar en el nuevo reparto. “Ante estos cambios, el hombre moderno intenta reubicarse y buscar un nuevo espacio, pero resulta muy complejo y, con frecuencia, se encuentra perdido”, escribe Ramón soler, coautor de Una nueva paternidad (Pedagogía Blanca).
En la crianza, el cambio definitivo queda aún muy lejos. Ellas son por ejemplo, las que mayoritariamente solicitan la prestación por maternidad, a pesar de que el padre puede compartirla si quiere. Apenas 3.771 hombres disfrutaron de ese permiso frente a 206.884 madres de enero a septiembre de este año, según datos de la Seguridad Social. Es decir, los padres que se acogieron a prestaciones más allá de los 15 días de paternidad suman el 1,7% del total de permisos. Algo parecido sucede con las excedencias por cuidado de un familiar, de las que solo el 7,7% las solicitaron hombres. Ellas son también mayoritariamente las que se reducen la jornada, las que se ausentan del trabajo cuando el niño está enfermo o las que le llevan al dentista. Es cierto que cada vez se ve a más hombres en los parques y en las reuniones escolares, pero son aún casi la excepción. “Para que la sociedad realmente cambie, resulta ineludible definir y delimitar el papel del nuevo padre”, apunta Soler.
Madrid, Barcelona, Alicante o Pamplona son algunas de las ciudades en las que funcionan grupos de crianza de hombres. “Es una explosión”, señala Javier Domingo, el psicólogo que el año pasado puso en pie Si los hombres hablaran. “Y crecerán, porque detectamos mucho interés. Los hombres no suelen hablar de lo que les pasa como padres, mientras que para las mujeres es más fácil compartir preocupaciones con las amigas, la familia o los grupos de lactancia”.
Como psicólogo, Domingo se topa a menudo con parejas en crisis cuyas relaciones se agrietan con la llegada de los niños y en las que el difícil ajuste de reparto de roles no acaba de producirse. “Muchos hombres nunca han tenido que cuidar a nadie”, explica. “Cuando tienen hijos son frecuentes dos tipos de comportamientos. Por un lado, la evasión: se quedan en el trabajo hasta que los niños están bañados, se entregan al running, al Candy crush o se apuntan a webs de contactos. Por otro lado, se someten a los dictados de su pareja, que decide cómo se cría al niño, y se frustran, porque se sienten permanentemente juzgados”. El grupo de Domingo se mira en un espejo llamado The good man Project, cuyos creadores definen como “una conversación internacional sobre lo que significa ser un hombre en el siglo XXI” para tratar de “comprender su papel en un mundo en pleno cambio”.
Los padres que se acogieron a prestaciones más allá de los 15 días de paternidad suman el 1,8% del total de permisos
A ese cambio le dan también vueltas en El Arenero, un grupo nacido hace mes y medio en Madrid. Andrés Muñoz está detrás de la iniciativa. Su motivación nació de una reflexión sobre las relaciones afectivas entre padre e hijo: “Quería encontrar mi manera de relacionarme con mi hijo, sin reproducir los roles que había aprendido. Los hombres desarrollamos mucho lo racional, pero menos los sentimientos. Yo no quería ser el duro, el que castigaba, y su madre la que le consolara. No me apetecía ese papel”. Muñoz buscó libros de autoayuda sobre crianza, pero vio que sobre todo estaban dirigidos a mujeres y optó por montar su grupo. “La receptividad ha sido brutal”, dice. “Hay mucha necesidad de hablar y de cuestionar”. Al Arenero los hombres van con sus hijos, porque creen que de lo contrario la actividad supondría una carga más para la madre.
El reparto de las tareas en casa es uno de los temas estrella en este y otros grupos. A estas alturas. Sí, porque incluso en los universos domésticos más igualitarios, la llegada de los niños desbarata cualquier equilibrio de género posible. Lo certifica Leandro Carmona,coordinador de La Tribu, un grupo de Barcelona. “Los padres que vienen se plantean una distribución más equitativa de las tareas. Quieren responsabilizarse más allá de llevar el salario, pero no siempre es fácil. A veces, las mujeres no quieren perder su exclusividad, que es toda una identidad”.
Ese es otro de los grandes temas del debate de los nuevos padres. Alejandro Busto, psicólogo y fundador de El diván de Peter Pan disiente de Carmona. Para él, el latiguillo de que las mujeres no ceden espacio corre el riesgo de convertirse en coartada. “Hay parte de inseguridad en los hombres, pero también comodidad. Cuando tú quieres ser parte, eres parte. Si desde el principio te implicas, lees desde el embarazo, participarás”. Aún así, Busto piensa que el entorno sociolaboral está plagado de prejuicios sobre el papel de los padres. “Lo que está claro es que cuando nos apetece ser parte de esta historia, los hombres lo tenemos más complicado”.

La papesfera despega

La Red es un buen espejo de la mutación que átraviesan los llamados nuevos padres. Al boom de tuiteras y blogueras sobre asutnos de crianza -desde el blog de qué bonito es mi niño, pasando por el de qúe agotada estoy o la conciliación es poco más que un mito- le ha seguido su némesis en versión paternal. Aunque hay muchísimos menos, en España hay ya decenas de iniciativas en Internet dedicadas a la crianza y diseñadas por y para padres (hombres).
Armando Bastida es padre, enfermero y un bloguero con mucho tirón. “Este es un momento en el que estamos rompiendo con la educación que recibimos de pequeños. Muchos padres no quieren repetir la educación autoritaria que recibieron y buscan otro camino”, cuenta por teléfono desde Cataluña mientras cambia el pañal a uno de sus hijos que gimotea al fondo.
“Cada vez veo más padres implicados. En las charlas, cada vez vienen más y cuelgan más comentarios en mi blog”. Lo abrió hace ya ocho años, al poco de nacer uno de sus hijos. Fue entonces cuando sintió la necesidad de expresar lo que iba viviendo, lo que le iba pasando. Desde entonces, ha escrito más de 2.500 entradas dedicadas a la crianza.
Las vivencias de padre primerizo y la incomprensión de una sociedad en la que no acaban de cuajar los nuevos modelos de paternidad son los grandes temas de la que ya se conoce como papaesfera. Relató con humor algunos de esos econtronazos con el mundo real Enric Bastardas, otro ciberpadre, durante la presentación de #papiconcilia, una iniciativa que pelea por horarios de conciliación para padres que trabajan y que aspiran a llegar a casa antes de que sus hijos estén ya en la cama. “Despierto a mi hijo, le doy el desayuno, le visto, le monto en el carrito y salimos a la calle a pasear. Una señora se para a mirarnos y le dice al bebé: ‘Ay hijo cómo te ha abrigado tu madre”. Es lo que Bastardas llama con cierta sorna las abuelas sin fronteras, espontáneas de la vida, propensas a ofrecer consejos no solicitados y considerar a los hombres incapaces de criar a sus propios hijos.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Los nueve beneficios de salir a la Naturaleza

Y seguro que hay aún más... Os copio el artículo tal cual me llegó a mí, creo que este tipo de cosas hay que compartirlas lo más posible!!!

Los nueve beneficios de salir a la naturaleza con nuestros hijos
Los nueve beneficios de salir a la naturaleza con nuestros hijos
En una reunión de padres de un colegio me pidieron que participara en un coloquio sobre actividades de tiempo libre que se pueden hacer juntos padres y niños.
Como Director del portal Viajar en Familia y como padre de dos hijos, aporté mi experiencia y razones por las que es importante salir de forma periódica a la naturaleza con nuestros hijos y amigos. En mi caso puedo afirmar que mis hijos han aprendido, disfrutado y madurado con nosotros a lo largo de pequeñas salidas a la naturaleza con otras familias. Todas estas excursiones las he publicado en cinco libros, para que cualquier padre y madre pueda disponer de rutas fáciles, seguras y divertidas. Tanto a parques naturales de montaña, zonas de costa, como ciudades con sus parajes naturales y rincones al aire libre.

Educar en verde a las familias

Mi experiencia puede ser útil para las familias, que a consecuencia de la crisis han tenido que renunciar a salir con sus hijos y se refugian en su casas, en esta situación creí conveniente presentar las conclusiones de mi amiga psicóloga ambiental Heike Freire que en su Blog Educar en Verde expone de forma científica los nueve beneficios de salir a la naturaleza con niños:
  1. La naturaleza mejora el desarrollo cognitivo ampliando la auto conciencia, la capacidad de razonamiento y de observación.
  2. Necesitamos estar al aire libre, para compensar el tiempo que estamos en espacios cerradosdesarrollando un sentido de independencia y autonomía…
  3. Cuando disponen de vistas y contacto con el mundo natural, puntúan más alto en los test de concentración y auto-disciplina. A más verde, mejores resultados.
  4. Cuando pasan tiempo en espacios naturales, despliegan un juego más variado, imaginativo y creativo lo que les ayuda a desarrollar el lenguaje y las habilidades de cooperación.
  5. Los niños que juegan con regularidad al aire libre desarrollan más sus habilidades motoras de coordinación, equilibrio y agilidad, y caen enfermos con menor frecuencia.
  6. El mundo natural minimiza el impacto del estrés en la vida de los niños y les ayuda a enfrentar la adversidad. Cuanto mayor es el contacto, mayores los beneficios.
  7. La naturaleza ayuda a los niños a desarrollar su capacidad de observación, su creatividad y les proporciona una sensación de paz y unidad con el mundo.
  8. El contacto cotidiano y las oportunidades de juego en la naturaleza, con unos valores éticos positivos, hacen crecer en los más pequeños un sentimiento de amor y armonía con el mundo.
  9. Los niños a quienes no se les permite ejercer su derecho al aire libre, pueden desarrollar actitudes biofóbicas y constituir una generación futura que no estará interesada en la ecología ni en la responsabilidad humana de cuidar y preservar la tierra y su diversidad.

Podemos salir a la naturaleza pese a la crisis

Al finalizar la reunión expuse que buscaran lugares cercanos para ofrecer a nuestros hijos espacios al aire libre donde desarrollar valores y actitudes. No hace falta realizar grandes viajes a la naturaleza para disfrutar de experiencias socializadoras: solo falta la voluntad de dedicarle un tiempo a dejar la ciudad, la casa y las nuevas tecnologías para descubrir que tenemos parques, jardines y espacios naturales periurbanos para andar, ir en bici o simplemente jugar con nuestros hijos.
Esta filosofía de vida es la que me mueve cada semana cuando propongo desde Viajarenfamilia.net  excursiones y viajes a las familias españolas. Todos merecemos disfrutar del medio ambiente y de los numerosos beneficios que no vemos directamente pero que en el futuro, lo agradecerá toda la familia.
Carlos Ferri
Director del portal Viajar en Familia